Alimentación ESP

Ocho alimentos que debe dejar de refrigerar

Si los alimentos tienen advertencias que indican que debe “refrigerar después de abrir” — como el yogur o la leche — es obvio que debe hacerlo inmediatamente. No obstante, muchos productos frescos no traen ningún tipo de indicación. Esto nos deja con la duda de si los tomates están mejor en el refrigerador o en un recipiente en la mesada. Para muchos es una cuestión de sentido común almacenar las frutas y los vegetales en lugares frescos (a excepción de las bananas, claro).

No obstante, según expertos en agricultura, al refrigerar ciertos alimentos, sólo les quitamos el sabor, arruinamos su textura y aceleramos el proceso de deterioro. Es por eso que es mejor mantener a los siguientes 8 a temperatura ambiente…

1. Albahaca

Si alguna vez cometió el error de almacenar un delicioso y aromatizante ramo de albahaca en su refrigerador, seguramente se haya sorprendido al ver que horas después las hojas estaban negras y sin vida. El frío y la humedad decoloran, marchitan y deterioran la albahaca con facilidad.

Para mantener su condimento favorito en óptimas condiciones, colóquelo en un florero con agua sobre su mesada. No sólo aromatizará su cocina, sino que preservará la textura y el sabor por mucho más tiempo.

2. Aguacates

Si ama los aguacates tanto como yo, es muy afortunado si puede soportar las ganas de devorar la fruta completa de un solo bocado (sí, es un tipo de baya). Lo peor que puede hacer es almacenar un aguacate sin madurar en su refrigerador — ¡le costará años ablandarse!

Debido a que los aguacates no inician el proceso de maduración hasta que son arrancados de los árboles, necesitará un par de días para que alcancen la textura perfecta para preparar guacamole. Para facilitar las cosas, deje que el aguacate madure sobre la mesada. Una vez que haya cortado la fruta, no le retire el hueso (la semilla del centro) y almacénela en el refrigerador.

3. Melones

Los melones son la fruta favorita de muchos por su sabor dulce y su textura firme y a la vez jugosa. No obstante, las cosas pueden salir mal (esto también se aplica a la variedad cantalupo) si almacena la fruta inmediatamente en el refrigerador.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), los melones pierden antioxidantes esenciales, betacarotenos y licopeno y su proceso de deterioro se acelera en ambientes fríos y húmedos como el de su refrigerador. Es preferible que los deje madurar en su mesada a temperatura ambiente. Sin embargo, una vez que estén cortados, sí que será necesario guardarlos en un recipiente cubierto en el refrigerador.

4. Cebollas

¿Alguna vez se ha preguntado por qué las cebollas se venden en esas bolsas de red? La National Onion Association de los Estados Unidos asegura que es por una muy buena razón. Resulta que las cebollas sin pelar necesitan almacenarse en bolsas en las que el aire circule con facilidad. También se mantienen bien en ambientes frescos, no fríos ni húmedos, bien ventilados, como en alacenas o armarios.

Una vez que las ha utilizado, deberá almacenar el resto en el refrigerador — preferentemente en un contenedor cubierto, ya que el ácido que liberan puede impregnarse en otros alimentos. Además, se recomienda mantener alejadas las cebollas de las papas. Aunque no estén peladas, estas desprenden gases y humedad que perjudican a las cebollas.

5. Papas

Si cree que guardar sus papas en el refrigerador las mantendrá frescas — ¡piénselo dos veces! No sólo les quita el sabor, sino que convierte el almidón en azúcar con mayor rapidez, según la Asociación de Productores de Papa de Alberta, Canadá.

Para evitar que se arruinen, almacénelas sin lavar en una bolsa de papel en su despensa o en cualquier ambiente fresco pero no frío. También puede guardarlas en una caja de papel o de madera en un armario oscuro, seco y bien ventilado. Evite los contenedores de plástico y los lavados previos, debido a que la humedad acelera el proceso de descomposición.

6. Ajo

Al igual que la cebolla, los ajos prefieren los lugares en los que circule bien el aire, como un armario o alacena ventilados.

Si los almacena correctamente, los dientes de ajo pueden mantenerse frescos hasta por dos meses. Sólo debe colocarlos en el refrigerador una vez que comiencen a tener textura gomosa o, en el peor de los casos, moho.

7. Zapallos o calabazas

Con tantas variedades de zapallos disponibles tales, como el comestible maduro, el Cucurbita pepo y el Cucurbita moschata, puede llegar a pensar que todas necesitan formas de almacenamiento diferentes.

Por suerte y para su sorpresa, este no es el caso de acuerdo con expertos de la Produce Marketing Association de Canadá. Ellos aseguran que tanto los zapallos como las calabazas de cualquier tipo deben guardarse en lugares frescos y secos para preservar los nutrientes. Una vez que el vegetal comience a deteriorarse será necesario pasarlo al refrigerador.

8. Tomates

Es probable que los tomates blandos que suele consumir hayan pasado un largo rato en el refrigerador. Los tomates enteros pierden su sabor cuando se los coloca en lugares fríos. Según la Greenhouse Vegetable Growers’ Association de Ontario, los ambientes húmedos y las bajas temperaturas aceleran el proceso de descomposición de las deliciosas frutas rojas (sí, ¡son frutas!).

Para que se mantengan firmes y llenos de sabor, apenas regrese del supermercado o de su almacén local, coloque los tomates en recipientes sobre su mesada. El proceso natural de maduración por lo general tarda entre 2 y 3 días. Además, nunca debe guardarlas en bolsas de plástico si no quiere que se pudran. Si por alguna razón necesita colocarlas en una bolsa, opte por las de papel.

Share This Article

X