Fitness ESP

Ocho ajustes en las rutinas de ejercicio para adultos mayores de 50

Disponer de tiempo y energía para hacer ejercicio es todo un desafío para cualquier adulto. Pero es aún más complicado para los adultos mayores (de más de 50 años) que tienen enfermedades que los condicionan a la hora de realizar ejercicio físico.

Sin embargo, existen muchísimas maneras de maximizar sus niveles de energía y de encontrar tiempo para el tipo de actividad que lo ayude a sentirse mejor, tanto física como mentalmente. A continuación, le presento ocho consejos para mantenerse activo como en sus años dorados…

1. No permita que la fatiga de la tarde lo venza

Muchos adultos mayores prefieren ejercitarse pasada la tarde por una muy buena razón. Después de todo, sus jornadas laborales llegan a su fin y, en unas pocas horas, pueden disfrutar de la cena sin culpas. Por desgracia, es el momento en el que los niveles de energía están por el suelo.

Para evitar la fatiga de la tarde, beba grandes cantidades de agua. Mantenerse hidratado lo ayuda a aumentar la energía y le permite completar con éxito su rutina. Si no es suficiente, coma algo saludable, como una fruta o un vegetal.

fruit

2. No se olvide de ejercitar su cerebro

Un entrenamiento completo no sólo implica cuidar su aspecto. También requiere concentración y energía mental. En otras palabras, también debe mantener activo su cerebro.

Para hacerlo, juegue a juegos de ingenio– como crucigramas o sopas de letra– o a juegos de mesa como Scrabble o Clue. Si lo desea, puede darles una oportunidad a los videojuegos, ¡no sólo son para niños!

smarter crossword

3. Dé una caminata

Si bien salir a caminar no quemará tantas calorías como trotar o andar en bicicleta, es una forma segura de mantenerse saludable y en forma. El problema es que muchos adultos mayores sienten dolor o molestias al caminar largas distancias.

Una buena solución son los bastones para trekking. Estos elementos brindan equilibrio y son más cómodos que los caminadores o los bastones tradicionales. Además, lo ayudan a fortalecer los músculos superiores y maximizan la resistencia cardiovascular.

Walking dog

4. Busque un compañero

Hay una muy buena razón por la que muchas personas van al gimnasio con un compañero. Ejercitarse con alguien más transforma un simple entrenamiento o caminata en una actividad social, lo que ayuda a desviar su atención de lo que está haciendo y hace que la actividad física sea más amena.

También es muy buena idea salir a comer acompañado. Tener a alguien que controle su alimentación es un gran incentivo para no cometer deslices ni zafarse de la dieta.

Healthy Seniors

5. La monotonía es aburrida

¿Sabe qué es lo que más frustra sus metas de entrenamiento? Hacer los mismos ejercicios una y otra vez. Esto hace que la actividad física se convierta en un pasatiempo aburrido y tedioso.

Por eso, es clave cambiar su plan de ejercicios con regularidad. Pruebe nuevos ejercicios de levantamiento de pesas. Salga a caminar o a trotar en lugares distintos. Haga lo mismo con su alimentación. Trate de comer menús distintos todos los días.

Weight Training

6. Consiga el soporte que necesita

Muchas personas dejan de hacer actividad física porque sienten dolor en los pies, los tobillos o las piernas. No utilizar el calzado apropiado aumenta las molestias en estas áreas y dificulta aún más poder completar rutinas intensas.

Es clave conseguir zapatillas apropiadas para el tipo de deporte que practica. ¿Sale a trotar con frecuencia? Busque zapatillas con una suela resistente. ¿Realiza varias actividades distintas? Consiga zapatillas para cross-training. Asegúrese de que el calzado sea su mejor aliado en sus entrenamientos.

new running shoes

7. Busque el punto de equilibrio

Estar en forma y sentirse bien en su época dorada implica mucho más que comer bien y quemar calorías. Hay miles de ejercicios que pueden mejorar su equilibrio y su flexibilidad.

El tai chi y el yoga son excelentes maneras de aumentar su fuerza en todos los grupos musculares y de mejorar el equilibrio. Esto previene caídas e incrementa su resistencia general. Lo más importante es que estas actividades facilitan la realización de otras – como caminar, andar en bicicleta o trotar.

Osteoarthritis Exercise

8. ¡A mover el esqueleto!

El mejor ejercicio físico es, justamente, ese que no parece ejercicio físico. En otras palabras, los mejores entrenamientos son los que incorporan actividades tan divertidas que no nos damos cuenta de que estamos haciendo algo bueno por nuestra mente y nuestro cuerpo.

Es por eso que la danza es una excelente alternativa. Moverse al ritmo de la música aumenta los beneficios en la salud física y cerebral y lo ayuda a quemar calorías y grasas. Así que no se quede sentado. Póngase a bailar como si no hubiese mañana.

shutterstock_319838195

Share This Article

X