Alimentación ESP

Los 9 maridajes más saludables

Los maridajes de vino y comidas se han convertido en una gran tendencia. Ya sea porque se encuentre en un restaurante, o porque tenga algunos invitados en casa, o sólo porque desee disfrutar de relajarse después de un largo día, tomar su vino preferido con una entrada o comida puede realzar el sabor si sabe darse cuenta de qué comida combina bien con su cosecha. Hay un balance definitivo que se encuentra en un maridaje adecuado – pues querrá complementar el sabor de la comida y del vino sin saturar ninguno de ellos.

Sin embargo, la mayoría de maridajes populares de vino y comida terminarán enviándolo al gimnasio para una sesión adicional de ejercicio debido a que son muy altos en calorías, en grasa y en azúcar. Así que si le gusta el vino, pruebe algunas de estas opciones de maridaje mucho más saludables. Ricos en sabor y más saludables que el queso y el chocolate estándar, lo harán sentirse satisfecho y no arruinarán su dieta.

1. Salsa de espinaca

Cuando piensa en salsas, su primera percepción probablemente será “no saludable”. Pero hay maneras de hacer que las salsas sean más livianas sin sacrificar el sabor ni vencerse ante la idea de compartir una velada con sus invitados. Para que la salsa de espinaca sea un alimento saludable en el maridaje, utilice yogur griego sin sabor o requesón bajo en grasa como base, en lugar de usar crema agria. Incluso, al reemplazar la mitad de la base con una de estas opciones hará un gran trabajo en cuanto a la reducción de grasa. Los vinos blancos y secos van muy bien con las salsas cremosas, así que compre una botella de su vino favorito y deguste esta versión más sana de la salsa de espinaca.

2. Pavo en chile

Cuando piensa en chile, piensa en confort y sabor. Debido a que la carne de res molida no es la opción más saludable, reemplazarla con carne molida de pavo hace que esta comida se vuelva más saludable sin necesidad de perder la intensidad del sabor. El chile es una comida sustanciosa que se puede rellenar con verduras, frijoles, pavo y montones de especias y se presta también para el maridaje de vinos. Los amantes de vino tinto que disfrutan de las variedades fuertes y complejas les encantará tomar un buen Zinfandel o Côtes du Rhône con pavo en salsa de chile. Sólo asegúrese de no preparar el chile demasiado picante porque demasiado calor saturará a sus papilas gustativas y, por lo tanto, tomar un buen vino no tendría sentido.

3. Salmón a la parrilla

El salmón forma parte de muchas listas como un alimento saludable debido a su alto contenido de ácidos grasos omega 3, además de ser una buena fuente de vitamina D. Se recomienda que una dieta saludable incluya dos porciones de pescado semanal y es posible cosechar estos beneficios para la salud mientras disfruta de una buena comida y de un buen vino al mismo tiempo. Existe una gran variedad de recetas para hacer salsas deliciosas y de hierbas frescas que van muy bien con el salmón a la parrilla. Combínelo con un vino tinto porque es un pez carnoso. Pruebe con un Pinot Noir o Gamay – el toque frutal de estos vinos va bien con la carne del salmón a la parrilla. Si prefiere el vino blanco, un Chardonnay también podría funcionarle.

4. Frutas exóticas

Bajas en calorías, pero ricas en sabor; las frutas son un maridaje de vino y comidas mucho más saludable que puede fácilmente satisfacer su deseo de comer buena comida mientras bebe un buen vino. En lugar de usar las frutas regulares y cotidianas, intente usar frutas y bayas más exóticas para darle un toque especial. Carambolo, kiwi, maracuyá y mango; todos están llenos de sabor. Agréguele algunas fresas, moras o frambuesas y tendrá una colorida y atractiva bandeja de fruta, especialmente si corta las frutas más grandes en formas bonitas. Además, es una excusa grandiosa para probar algunas de esas frutas exóticas que ha estado mirando en el supermercado.

5. Duraznos a la parrilla

Mezclar tipos diferentes de frutas con los vinos es una opción interesante y convenientemente saludable; es algo que no sólo cualquier tipo de persona puede disfrutar, también los expertos conocedores del vino pueden hacerlo. Por lo general, los vinos ligeros quedan bien con las frutas pero un vino Moscato o incluso un Rosé se mezcla deliciosamente con los duraznos a la parrilla. Lo más genial sobre esta mezcla es que no sólo es saludable – sino que además se puede ofrecer como una opción de postre. Al usar un poco de miel y yogur griego para rociar los duraznos a la parrilla, obtendrá un postre sabroso y único para ofrecer a sus huéspedes y eliminará así los altos niveles de azúcar y grasa que tienen otros postres típicos.

6. Pescado blanco

El pescado blanco es un alimento saludable para mezclar con el vino y también es una buena oportunidad para probar diferentes tipos de vinos blancos y ligeros. Cuando se mezcla el vino con el sabor suave de un pescado blanco, se debe escoger una variedad blanca, ya que los vinos tintos tienden a dominar el sabor de los mariscos. El pescado blanco es bajo en grasa y su alternativa más saludable de preparación es hornearlo o asarlo. Y aunque no tenga tanta cantidad como los pescados aceitosos, siguen siendo una fuente importante de ácidos grasos omega 3. Póngale un poco de zumo de limón y eneldo fresco encima y como resultado obtendrá una comida saludable y gustosa. Sólo asegúrese de evitar los peces cultivados, ya que pueden ser bastante insalubres.

7. Verduras a la parrilla

Aunque muchos expertos se centran en los maridajes con carnes y pescados, las verduras a la parrilla son una opción sana y deliciosa para acompañar un vino tinto. Unas simples verduras a la parrilla funcionan perfectamente con vinos bajos en taninos, como un Grenache o un Merlot. Si le gusta cocinar sus vegetales a la plancha en una salsa gruesa y espesa, un Syrah complementará los sabores muy bien. Parece que las verduras a la brasa ofrecen un montón de opciones para el maridaje de vinos y, por lo tanto, querrá probar unos cuantos tipos diferentes de vino para descubrir lo que su paladar prefiere. Y, por supuesto, experimentar puede ser muy divertido.

8. Camarones al curry

Hay una gran diversidad de platos de mar que son saludables y quedan muy bien con el vino; el camarón no es una excepción. En vez de hacer el típico coctel de camarones, trate de hacer un plato de camarones con curry. Los sabores picantes y especiados son una combinación perfecta para complementar y mejorar una buena botella de vino. El tipo de vino depende del curry – desde medio picante hasta verde y muy picante, pruebe un Pinot Gris o un Riesling y para un curry suave como el korma, mézclelo con un frutal vino Rosé. A algunas personas les gusta el Gewurztraminer también. Un poco de dulzor y la frescura de estos vinos blancos contrastan bien con los sabores picantes y fuertes del curry.

9. Pollo asado

Si está interesado en encontrar una carne que quede bien con el vino y que sea más saludable que la roja, el pollo asado es una manera fácil y buena de conseguir lo que busca. Hay muchas maneras diferentes de añadirle buen sabor a un simple pollo asado – existe una gran variedad de salsas y especias que puede utilizar así como un sinfín de diferentes rellenos para ponerle a esta ave. Y si tiene compañía en su casa y desea ofrecer una selección de vinos, o prefiere el vino rojo en vez del vino blanco (o viceversa), ambos vinos quedan muy bien para mezclarlos con un simple, pero delicioso pollo asado.

X