Salud ESP

Entérese de los beneficios para la salud del polen de abeja

El polen de abeja es un alimento esencial creado por las abejas más maduras para criar a las más jóvenes. La mezcla de polen recolectado por estos insectos al ir de flor en flor es considerada por muchos un “súper alimento”, ya que contiene casi cualquier nutriente vital para la salud humana — entre los que se incluyen ácido fólico y complejos de vitamina B, proteínas y aminoácidos. Este es un plus muy obvio para veganos y vegetarianos, particularmente porque los apicultores pueden remover el polen de la colmena sin necesidad de hacerles daño a sus ocupantes.

A pesar de que se hayan realizado muy pocos estudios focalizados en los beneficios del polen de abeja, muchos aseguran que aporta energía, fortalece el sistema inmunológico, le brinda salud al corazón, mejora la digestión y mucho más. Pero recuerde, siempre debe consultar a su médico antes de tomar algún suplemento o de consumir algún tipo de alimento nuevo (particularmente si es alérgico, si está embarazada o si padece de algún trastorno por inmunodeficiencia)…

1. Disminuye las alergias

Muchos médicos recomiendan la incorporación de polen de abeja a la alimentación para reducir la activación de los mastocitos, los cuales emiten histamina cuando un alérgeno está presente. Estos mastocitos son los responsables de producir y de liberar la histamina cuando al estar en contacto con un alérgeno. La histamina desencadena una respuesta inflamatoria — caracterizada por el goteo nasal, por estornudos, tos y comezón en la garganta y en los ojos.

Cuando un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad japonesa de Juntendo puso a prueba esta teoría al alimentar diariamente ratones con polen de abeja, la cantidad de mastocitos activados disminuyó notablemente, lo cual resulta en la reducción de la producción de histamina. De hecho, los hallazgos revelaron que mientras más polen se les daba a los ratones, más se reducía la activación de mastocitos. No olvide que es necesario llevar a cabo mayor investigación científica y que el polen puede ser peligroso si se es alérgico a la miel o a los aguijones de abeja o si nota que al ingerir polen empeora los síntomas de alergias ya existentes.

2. Alivia los síntomas de la menopausia

Los investigadores del Centro Médico Langone de la UNY realizaron un pequeño estudio a doble ciego para probar los efectos del polen de abejas, de la jalea real (secreción de la abeja trabajadora) y del polen del césped (o pueraria mirfica) en mujeres menopáusicas. Se sabe que el polen de abejas contiene numerosos fitoesteroles activos, aminoácidos y fitoestrógenos que alivian efectivamente los síntomas de la menopausia.

Las participantes del estudio a doble ciego reportaron una reducción de la sequedad vaginal junto con la disminución de la irritabilidad y de los cambios de humor y un alivio de los sofocos, lo cual les otorga una mejor calidad de vida durante esta época causante de tantas molestias.

3. Fortalecimiento del sistema inmunológico

Tiene sentido que un suplemento natural como el polen de abejas, muy conocido por sus propiedades antivirales, antimicrobiales y antiinflamatorias sea utilizado para mejorar la inmunidad.

Según un estudio realizado en el año 2010 y publicado por la revista Phytotherapy Research, el polen de abejas es capaz de regular el sistema inmunológico al producir mayores niveles de flora intestinal beneficiosa, de antioxidantes, de compuestos protectores y de proteínas, los cuales protegen al organismo de los virus y de los efectos dañinos de los radicales libres.

4. Mejora de la digestión

A pesar de que los estudios realizados no hayan sido finalizados todavía, los investigadores del Departamento de Cuidados de la Salud de la Universidad de Utah afirman que además de las vitaminas, de los minerales y de las proteínas, el polen de abeja contiene enzimas digestivas de abejas, las cuales se cree que contribuyen en el proceso digestivo.

Web MD sostiene que a pesar de que el polen de abejas se haya estado consumiendo por años como una ayuda gastrointestinal (GI) para aliviar la constipación y la diarrea, su efectividad aún no ha sido comprobada.

5. Mantiene la piel flexible y suave

Debo admitir que siempre llevo en mi cartera un bálsamo labial con cera de abejas Burt’s Bee. Lo uso todo el tiempo para suavizar mis labios secos en invierno y juro que es tan efectivo que muchos lo utilizan como un tópico para la piel — para aliviar la resequedad, los sarpullidos de pañal y hasta los eczemas.

Según un único estudio monográfico especializado que fue publicado por la base de datos de Medicina Natural Integral, el polen de abeja es efectivo como suavizante para piel debido a la gran cantidad de aminoácidos y de vitaminas que contiene, lo cual fomenta la regeneración celular.

6. Protege su próstata

Ciertas enfermedades que afectan la próstata representan una gran preocupación para los hombres mayores. Ciertos investigadores del VA Center for Chronic Diseases Outcomes Research de Minneapolis han estudiado la efectividad del polen de abeja como método preventivo no quirúrgico para la hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés).

El estudio del año 2000 revisó numerosas publicaciones acerca del polen de abejas y del BPH y estableció que tanto éste como sus derivados demostraron ser beneficiosos a la hora de combatir esta enfermedad, ya que ayudan a reducir la inflamación y la frecuencia urinaria.

7. Mejora los niveles de energía

Según una investigación realizada por la Facultad de Ciencias de la Salud de Huntington, una gran cantidad de aminoácidos esenciales, de vitaminas A, C, D, E, K y B completa, B5 (ácido pantoténico), de niacina y de bioflavonoides presentes en el polen de abeja constituyen un poderoso energizante natural.

Las investigaciones indican que muchos atletas olímpicos consumen polen de abeja para mejorar su desempeño, particularmente debido a sus altos niveles de vitamina B5, la cual protege la función de la glándula suprarrenal mientras mejora la resistencia y previene la fatiga.

Share This Article

X