Salud ESP

Diez propósitos de Año Nuevo para mejorar la salud

¡Llego esa época del año otra vez! La víspera de Año Nuevo está a la vuelta de la esquina y, aunque su atuendo para salir de fiesta o sus planes de tener una noche tranquila desplacen todo lo demás, también debería pensar en formular los tradicionales propósitos para este año que comienza.Dichos propósitos pueden ser de diferentes tipos y que tenga más de uno en mente, aprovecha para que se conviertan en un motivo para mejorar su salud. Con tantas posibilidades, es muy difícil decidir cuáles elegir y es igual de complicado poder llegar a cumplirlos.

Este año defina sus propósitos pero no se presione para cumplir con todos ellos. Muchas personas fallan en sus logros debido a que se proponen más de los que son capaces de lograr.Así que opte por uno de los siguientes 10 propósitos de Año Nuevo para mejorar su salud y tener, de esta manera, una mejor calidad de vida tanto a nivel físico como psicológico…

1. Deje de fumar

Quizás sea uno de los propósitos más comunes de Año Nuevo y debido a que es tan complicado dejar este hábito por completo, muchas personas no logran cumplir con sus promesas.

De todos modos, es muy buena idea intentarlo aunque ya haya fallado antes. Fumar es un hábito extremadamente adictivo y puede provocar diversos tipos cánceres mortales, entre otras enfermedades para su salud. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), “el tabaquismo es la principal causa evitable de muerte en los Estados Unidos”; con más de 480.000 muertes al año, es una cifra alarmante si tenemos en cuenta que estas terribles consecuencias podrían evitarse. El CDC afirma que fumar cigarrillos no sólo aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sino que también el 90 por ciento de las personas que lo padecen mueren.

Y como si esto fuera poco, también eleva el riesgo de padecer enfermedades del corazón, infartos y otros muchos tipos de cáncer entre los que se incluyen de vejiga, cervical, de esófago, leucemia, de estómago y el de páncreas. Si todas esas amenazas para la salud aún no le han asustado lo suficiente, fumar es un hábito muy caro. La carga financiera influye tanto en el coste actual para mantener el hábito como en los costes médicos y tratamientos futuros. Así que piénselo bien y deje este terrible hábito de una buena vez.

2. Intente hacer algo distinto

Todos necesitan un cambio en sus vidas de vez en cuando. Puede que haya una clase de arte o un club de literatura que le haya llamado la atención o puede que le interese correr una maratón o intentar probar una nueva manera de hacer ejercicio. Ya sea porque su propósito sea de tipo social, mental o psicológico, hacer algo diferente puede ser muy saludable. También se convierte en todo un desafío dada su nueva situación, lo cual es un incentivo para ponerse a prueba.

Diversificar su rutina de ejercicio puede ser justo lo que necesita para empezar a ponerse en forma o para perder esos kilitos de más que tanto odia. O simplemente puede unirse a alguna liga deportiva y combinar su salud mental con la oportunidad de hacer nuevas amistades. Desafiar y ampliar sus habilidades, en la clase de arte o en el club de literatura, puede ser extremadamente gratificante. Una vez que el curso o las clases hayan terminado, seguramente se sentirá orgulloso de haber alcanzado su meta. No importa qué decida hacer, ya que mejorará su bienestar general sin lugar a dudas.

3. Póngase en forma

Si ir al gimnasio forma parte de su rutina diaria, probablemente odie volver en enero ya que es el momento en el que mucha gente decide ponerse en forma. Por lo general, a mediados de febrero muchos abandonan, la muchedumbre se dispersa, no siendo necesario hacer fila para usar la máquina elíptica. Pero si es de esas personas que se proponen bajar de peso en este nuevo año, cumpla sus objetivos si de verdad quiere ver los resultados en su salud. Aunque sienta la presión de ponerse en forma de inmediato, tendrá más éxito si se toma un tiempo para buscar distintos gimnasios locales y toma unas clases de prueba.

Lo mejor que puede hacer si su propósito de Año Nuevo es bajar de peso es diseñar un plan realista. Muchos fallan en este tipo de propósitos porque piensan que tienen que hacer ejercicio los 5 días a la semana queriendo bajar los primeros 5 kilos en ese mismo mes. ¡No tenga prisa! Estar sano es un modo de vida, así que póngase objetivos pequeños que le harán sentir feliz con cada progreso.

4.Duerma lo suficiente

Muchos propósitos de Año Nuevo involucran cambios radicales en el modo de vida y aunque dormir lo suficiente puede no parecerle gran cosa, sí que lo es. Por lo general, muchos expertos recomiendan que los adultos duerman de 7 a 8 horas por la noche. Tampoco es saludable dormir poco durante la semana con la excusa de “compensarlo el fin de semana”. El cuerpo y la mente no funcionan bien si no se duerme lo suficiente, dando lugar a una disminución de productividad en el trabajo y creando problemas de concentración y aprendizaje. Es probable que si su bienestar emocional está colapsado tenga problemas en sus relaciones.

No dormir lo suficiente (o despertarse muchas veces durante la noche) no sólo es agotador sino que también puede acarrea diversos problemas de salud. Los estudios demuestran que la falta de sueño ha sido asociada con el incremento de las posibilidades de sufrir enfermedades del corazón y del riñón, así como diabetes y derrames. Si enferma con frecuencia, puede deberse a la falta de sueño ya que esto puede afectar negativamente a su sistema inmunológico. Su agotado cuerpo no puede protegerse a sí mismo de infecciones como un resfriado común. Así que concéntrese en dormir bien el año próximo y en seguida verá los resultados.

5. Desconecte de vez en cuando

Como la era de la tecnología y la conexión 24/7 continúa, cada vez más expertos enfatizan la importancia de desconectar de vez en cuando. Debería sentirse afortunado si en su casa no se permiten los teléfonos móviles durante la cena o en las reuniones familiares – o durante las citas, si tiene una relación o saliendo con alguien. Y es mucho más impresionante ver cómo todos guardan sus teléfonos móviles en las reuniones de amigos. Probablemente hubiese sonado ridículo 15 años atrás que alguien predijera que el tiempo de socialización en línea sería mayor que en persona, aunque hoy en día esto parece ser l norma.

Ya sea por motivos de trabajo, porque está escribiendo mensajes constantemente o porque controla las redes sociales cada hora (¡o menos!), puede estar dañando su salud. Muchos estudios realizados demuestran que estar conectado todo el tiempo aumenta el estrés, daña la salud mental, causa problemas en el cuello, en la espalda, en la muñeca así como en las manos deteriorando la calidad del sueño y de descanso. Además, trabajar demasiado puede volverlo menos productivo debido al agotamiento. Por eso, este año intente desconectarse. A menos que se trate de una urgencia, deje de revisar su correo por las tardes y si está con su familia o amigos, mantenga alejado su teléfono.

6.Disfrute del sol

Salir de su casa y disfrutar del sol puede traer muchos beneficios a su salud, así que propóngaselo para este 2015. La exposición solar aporta a su cuerpo vitamina D, una importante vitamina que ayudará a su sistema inmunológico a funcionar correctamente, a combatir enfermedades y a prevenir problemas óseos como la osteoporosis. El sol también puede disminuir la presión sanguínea siendo capaz de mejorar notablemente su humor y su forma de ver la vida.

Incluso si vive en lugares donde nieva, disfrute del sol aunque tenga puestos un abrigo de invierno, un gorro, una bufanda, manoplas, calcetines largos y hasta pantalones de nieve cuando sea necesario. Ahora bien, no salga ni se quede fuera mucho tiempo si hace demasiado frío. También colóquese protector solar si va a permanecer fuera mucho tiempo. Existe muchísima controversia acerca de tomar el sol sin usar protector solar. Son varios expertos los que aseguran que la exposición moderada no es perjudicial. Usted es el que decide pero, si se pone protector, hágalo todo el año.

7. Tómese descansos con regularidad

Con la aparición constante de nuevas tecnologías y nuestra dependencia a las mismas, ha dado lugar a que cada vez más trabajos consistan en sentarse en un escritorio frente a un ordenador durante más de 8 horas diarias. Incluso si trabaja un promedio de 40 horas semanales, estar sentado todo el día puede causarle serios problemas de salud muchos de ellos volviéndose crónicos afectándolo para el resto de su vida. Sucede que, tanto su cerebro como su cuerpo necesitan descansar con regularidad para poder mantenerse saludables.

Esto puede aplicarse a cualquier trabajo; desde los que implican esfuerzo físico, como los empleos en la construcción o trabajar como bombero, hasta aquellos más sedentarios que requieren el uso de un ordenador. Saturarse física y mentalmente puede incrementar el estrés sin importar lo que haga. Trabajar es muy importante pero estar sano es una prioridad. Si aún no descansa con frecuencia, considérelo como una meta para este nuevo año. Los resultados serán asombrosos. Los descansos no sólo lo ayudarán a relajar sus músculos y a aclarar sus pensamientos sino que también lo volverán más productivo en su trabajo; tanto su salud como su jefe saldrán ganando.

8. Aprenda a cocinar

No importa si ya sabe hacer comida casera o si mete su cena congelada al microondas después de un largo día de trabajo o incluso si tiene un repartidor de comida favorito, aprender a cocinar bien no se trata solo de preparar la comida sino hacerlo de una manera más sana. Después de todo, muchos platos caseros están llenos de sodio, azúcar y calorías innecesarios. Además, comer comidas pre-cocinadas y procesadas o menús para llevar casi todos los días de la semana están muy lejos de ser una práctica saludable.

Si no sabe de dónde sacar recetas saludables para llevar al trabajo o para hacer en casa, existen miles de formas de poner en práctica este propósito de Año Nuevo. Los libros de cocina de hoy en día responden a todo tipo de necesidades, especialmente a las que tienen que ver con las comidas saludables. Hay miles de recetarios e innumerables blogs sobre comida que se centran en dar recetas para una sola persona, ya que muchos utilizan esa excusa para escapar de las sartenes. Si no hace comida casera porque “no tiene tiempo”, también existe una solución. Prepare sus menús por adelantado (durante el fin de semana); deje sólo los de los dos primeros días en la heladera y congele las sobras.

9. Dedíquese un poco de tiempo

Oh, el tan preciado tiempo para uno mismo. ¿Acaso siente que está de aquí para allá todo el tiempo y que lo único que puede hacer al final del día es desplomarse sobre la cama? Como tantas otras, puede que la combinación de trabajo, con obligaciones familiares, vida social y voluntariados lo deje, como resultado, saturado y muy estresado. Estar ocupado todo el tiempo lo consume física y mentalmente. Si piensa que es una locura y algo imposible tener algo de tiempo para estar a solas cada semana, aunque sea un ratito, este propósito es para usted. Necesita tiempo para estar a solas y hacer lo que desee, ya sea tomar un baño relajante, leer un libro, tener un hobby; no necesariamente tiene que ser algo que le lleve horas. Incluso media hora puede reducir en gran medida el estrés y aumentar su felicidad.

Por supuesto, lo ideal sería dedicarse unas horas a la semana pero puede empezar por asegurarse media hora de su abultada agenda. Anótelo en su calendario y disfrute de este momento a solas. Puede costarle un poco de tiempo acostumbrarse a relajarse, pero no se dé por vencido.

10. Fortalecer los buenos vínculos y acabar con los malos

Su bienestar general y felicidad están muy relacionados con sus amistades, familiares e incluso con compañeros de trabajo y jefes. Las malas relaciones causan estrés y malestar emocional, lo que puede desencadenarse en miles de problemas de salud – más allá del estrés adicional, también pueden incrementarse las posibilidades de padecer alguna enfermedad cardiaca, elevar su presión sanguínea, depresión y baja autoestima y hasta puede experimentar lesiones físicas. Y estas no son todas las posibilidades dañinas.

Hay muchos tipos de malas relaciones, pero las más comunes son aquellas con nuestras parejas cónyuge. Estas relaciones no tienen por qué implicar abuso físico, a pesar de que puede formar parte de ellas. También puede tratarse de alguna forma de un abuso emocional, por medio de palabras y acciones que continuamente destruyan el equilibrio mental. Si se encentra atrapado en algún tipo de relación abusiva tanto a nivel físico como psicológico, muchas ciudades (incluso una cerca de la suya) ofrecen servicios que lo protegerán de estos abusos. Busque ayuda contactando con alguno de estos servicios, al hablar con algún amigo de confianza o una vez haya roto estos vínculos innecesarios y tóxicos.

Share This Article

X