Relación Sentimental ESP

Diez hábitos dañinos que pueden arruinar su relación

Las relaciones exigen mucho esfuerzo y requieren de compromiso, apoyo mutuo y buena comunicación para poder mantenerse sólidas. Por desgracia, vivimos en una época en la que las tasas de divorcios son altas– hay un 50% de posibilidades de que su matrimonio dure, lo cual resulta un poco deprimente. Algunos piensan que este aumento en las tasas de divorcios surge como consecuencia de ciertos cambios sociales – como la disminución de prejuicios sobre el divorcio y la liberación femenina– o por una combinación de malos hábitos y cambios en la relación.

Lo cierto es que muchos factores pueden conducir a un divorcio; desde la infidelidad y el abuso hasta los malos hábitos de salud. Existen muchas razones por las cuales las relaciones fallan, pero hay cosas que se pueden hacer (o, en este caso, evitar) para lograr que su relación triunfe. Conozca estos 10 malos hábitos de salud que pueden acabar con su relación…

1. Fumadores

Fumar es un punto conflictivo común que puede hacer que una relación se desmorone. En algunos casos, ambos fumaban cuando se conocían y luego uno de ellos decidió dejar de hacerlo. Algunas veces sólo uno fumaba al momento de conocerse y después el otro adquirió el hábito. En realidad, eso no importa porque las peleas recurrentes surgen de querer hacer que el fumador abandone esta práctica dañina.

Pasar de la culpa a la ira, pelear por la salud y el futuro, ser un mal ejemplo para los hijos; este mal hábito tranquilamente puede llevarlos a una separación. Fumar es extremadamente dañino para su salud, así que mejor deje de hacerlo antes de que su relación se consuma.

2. Acumular emociones

Puede que no sea algo muy obvio pero, internalizar sus sentimientos y tragárselos en momentos clave de comunicación puede ser muy dañino para su salud emocional. Piense en sus años de adolescencia, cuando era muy inestable y seguramente se le vendrán a la mente las intensas y dramáticas peleas con sus padres y amigos después de intentar desahogarse.

Esconder sus emociones no favorecerá a nadie en la relación. Terminará dejando salir todo de una vez y diciendo cosas hirientes o maquinará cosas en su cabeza hasta decidir que la relación no vale la pena y que es mejor dejar las cosas como están.

3. Dejarse estar

Puede sonar inútil decirle que no debería dejarse estar cuando está en una relación pero las consecuencias son graves cuando aumenta de peso significativamente y su pareja está en lo correcto al advertirle sobre los posibles daños que ésto puede tener en su salud. Sucede con frecuencia – la gente se siente cómoda en pareja y, por lo general, deja de hacer ejercicio. Y, aunque la persona con la que comparte su vida no debería juzgarlo por su apariencia, estar excedido de peso u obeso puede arruinar su relación.

La buena noticia es que las relaciones se fortalecen al ejercitarse juntos y mantenerse activos. Anotarse en una clase, en una maratón o simplemente hacer alguna actividad juntos es una buena alternativa a dejarse estar.

4. Ser vago

De alguna manera, ser vago va de la mano con dejarse estar, pero hay una diferencia; sus acciones – o, en este caso, su falta de esfuerzo – son poco saludables en ciertos niveles. La vagancia puede conducir a la inactividad física, aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes y diversos tipos de cáncer. Y peor aún, también puede impactar en su alimentación.

Si usted o su pareja se la pasa sentado todo el día o toda la tarde después del trabajo, es probable que termine comiendo comida chatarra. Sin mencionar que, si le da vagancia llevar un estilo de vida saludable, posiblemente también le cueste mantener una relación sólida.

5. Beber en exceso

Cuando su pareja bebe en exceso, los problemas tienden a abundar. Pueden no considerarse alcohólicos según estándares médicos pero no tienen por qué tenerlo a usted preocupado por su salud. Por supuesto, la posibilidad de que esta costumbre se transforme en alcoholismo es preocupante.

Beber en exceso puede causar una serie de problemas de salud, como dañar su hígado, su corazón, su páncreas, su cerebro y hasta su sistema inmunológico. De la misma manera puede aumentar el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer. Los problemas con la bebida en sí arruinan su relación, pero el alcohol vuelve a las personas egoístas, sensibles o abusivas o un poco de las tres cosas. La tensión que todo esto genera deteriora aún más rápido la relación.

6. Trabajar muchas horas / en exceso

Adictos al trabajo – están en todos lados. Con el pasar del tiempo, la gente ha comenzado a trabajar más del estándar de 8 horas diarias, de lunes a viernes y las relaciones personales se han visto muy afectadas como consecuencia de ello. Desafortunadamente, es muy común para la gente controlar o responder sus e-mails por la tarde o los fines de semana; incluso algunos suelen ponerle horas extras a su jornada laboral al regresar del trabajo.

Seguir atrapado en sus obligaciones cuando se supone que no debería hacerlo no es para nada saludable. Trabajar en exceso puede aumentar el riesgo de padecer depresión, dolores de espalda, problemas de corazón, estrés y problemas de visión. Así que salga de trabajar a tiempo y sea justo con su pareja en la relación.

7. Consumir drogas

Admita o no que tiene un problema con las drogas no es para nada relevante. A menos que ambos consuman e ignoren el hecho de que es un mal hábito para la salud, las drogas pueden causar todo tipo de problemas. Ver que un ser querido opta por las drogas y está bajo sus efectos todo el tiempo es doloroso y frustrante. Si no deja las drogas cuando su pareja se lo pide, puede que su relación no llegue a buen puerto.

Puede que esto no pase de inmediato, ya que las personas cuando están enamoradas suelen dar más de una oportunidad al otro para que cambie lo que está mal. Las drogas pueden afectar una gran cantidad de órganos vitales o incluso pueden llegar a matarlo; además, no hay razón por la cual su pareja deba aguantar este tipo de situaciones.

8. No recibir ayuda cuando de verdad la necesita

Muchas personas se sienten descuidadas en sus relaciones cuando sus parejas no les brindan la ayuda que piden a la hora de tener que sobrellevar una enfermedad psicológica. Su salud mental es tan importante como su salud física y cuando las enfermedades son ignoradas o reprimidas, su relación puede estar en riesgo.

Existen muchos tipos de enfermedades psicológicas y algunas son bastante comunes. Al mismo tiempo, hay miles de recursos disponibles para tratar todo tipo de ellas como depresión, ansiedad, trastornos de humor, TOC, trastornos alimenticios y trastornos psicóticos. Ignorar sus opciones de ayuda es malo para su salud y, por lo general, termina destruyendo las relaciones.

9. Mentir

Este es otro mal hábito que, si bien no es muy obvio, puede destruir casi definitivamente su relación. Cualquier tipo de mentira es una mala estrategia en una relación. Las relaciones se construyen en base a la honestidad y a la confianza y si lo descubren mintiendo, especialmente acerca de algo importante o en reiteradas ocasiones, las cosas no van a funcionar.

Más allá de generar desconfianza, de provocar peleas y de causar posibles separaciones, mentir es estresante. Puede jugarle una mala pasada a nivel emocional, sumarte muchísimo estrés y aumentar la tensión en su relación. Y si está mintiéndole a su pareja acerca de su ubicación actual porque le está siendo infiel, el estrés puede ser aún más extremo (suponiendo que tiene una conciencia y que no disfruta de herir a las personas).

10. Falta de intimidad

Está bien, la falta de sexo no es un mal hábito ni tampoco le hará daño a su salid, pero tener sexo puede ser muy saludable. Según la revista Prevention, el sexo mejora el autoestima y fortalece su sistema inmunológico. También le ayuda a liberar el estrés y a fortalecer los lazos con su pareja.

Además, la intimidad física es una parte importante de la relación. Las personas tienen deseos y necesidades físicos y cuando esas necesidades no son satisfechas, la tensión aparece. Si esto es ignorado, su relación puede verse afectada. Esforzarse por mantener una vida sexual activa puede mejorar su salud y sus relaciones – todos salen beneficiados.

X