Trabajo ESP

Diez consejos para trabajar desde casa de manera saludable

Trabajar desde casa se ha vuelto una gran tendencia. Cada vez hay más empresas que ofrecen trabajos desde el hogar y gracias a la tecnología se han logrado realizar muchas más labores de manera remota. Pero trabajar desde casa no significa poder holgazanear, pues en muchos casos, los empleados que trabajan remotamente son más productivos y trabajan más que alguien en un entorno de oficina. Los beneficios de no tener que desplazarse y de tener horarios flexibles parecen ser la situación ideal, pero pueden dificultar el mantenimiento de un estilo de vida saludable.

Si no se esfuerza por estar saludable, trabajar desde el hogar puede disminuir notablemente su actividad física, así como causar problemas en la espalda, hombros y cuello o resultar en jornadas de trabajo más largas, lo cual puede tener un impacto negativo en su salud en general. Con estos diez consejos para trabajar desde casa de manera saludable, podrá cosechar los beneficios de su situación sin sufrir daños…

1. Establezca y mantenga un horario regular

Es fácil estar conectado al trabajo todo el tiempo cuando se trabaja desde casa. Al no establecer tiempos de inicio y de finalización de la jornada laboral, se puede terminar trabajando por las noches y los fines de semana. No es saludable estar siempre conectado al teléfono e incluso a la oficina en casa para responder mensajes de correo electrónico fuera del horario regular de trabajo. A menos que sea un requisito de trabajo mantenerse siempre en contacto, desconectarse al final de la jornada laboral puede ayudar a reducir el estrés y a mejorar su salud en general – su mente necesita descansos y tiempo libre para pasar con su familia. Tomar algo de ese tiempo tan necesario hará una diferencia notable en su vida.

2. Tenga un espacio de trabajo u oficina designada

Trabajar desde su sofá e incluso desde su cama podría parecer un sueño hecho realidad, pero el hecho de no tener un espacio de trabajo designado puede ser perjudicial tanto para su salud física como mental. Los sofás cómodos y los cojines de la cama no ofrecen el soporte necesario para su espalda, lo cual puede conducir a una mala postura y a sufrir dolor en la espalda, los hombros y el cuello. Al establecer una oficina en casa o un espacio de trabajo que quede lejos del área de su casa que utilice con frecuencia fuera del trabajo, podrá separar adecuadamente su hogar de su vida laboral. También necesita tener un buen soporte y buena postura, así que es buena idea invertir en una silla de oficina que le dé el soporte físico que necesita.

3. Tome descansos cada hora

Los estudios han demostrado que los trabajadores que toman descansos cada hora son más productivos. Es por ello que tomar descansos no sólo incrementará su productividad, sino que además es bueno para la salud. Sentarse todo el día sin levantarse o dar un paseo puede afectar negativamente la salud del corazón y disminuir su metabolismo. Para recordarse a sí mismo de tomar estos descansos cada hora, ponga un temporizador en su reloj, computadora o teléfono. Utilice estos recordatorios hasta que se vuelva rutina realizar estas pausas – puede ser justo la motivación que necesita para mantener un estilo de vida saludable al trabajar desde casa.

4. Haga que su espacio sea ergonómico

Algunos de los problemas físicos más comunes que las personas experimentan al trabajar en un escritorio todos los días es dolor en el cuello, hombros y espalda. Sentarse a mirar un monitor de computador todo el día está destinado a causar problemas, tanto a corto como a largo plazo. Con el fin de tener un área de trabajo óptima para una mejor salud al trabajar desde casa es convertir su espacio en un lugar ergonómico. Según la Clínica Mayo, hay varios factores que hacen que un espacio sea ergonómico: tener una silla con altura y apoyo adecuados, mantener los objetos claves cerca, la posición del ratón, la posición de la muñeca, la altura del monitor, la dimensión del escritorio, los auriculares, los reposa pies, los reposa muñecas y la postura. Siga la configuración ergonómica recomendada para prevenir los problemas de salud relacionados.

5. Haga algo de ejercicio

Durante la pausa del almuerzo tiene el tiempo suficiente para levantarse del escritorio y dar un paseo o hacer alguna otra forma de ejercicio. Aunque normalmente no haría ejercicio durante el día si estuviera en una oficina, el hecho de no estar en una oficina realmente disminuirá la cantidad de pasos que da. Puede que no le parezca que camina mucho cuando está en una oficina pero cada vez que va a la cafetería o al comedor, o incluso cada vez que tiene que caminar hacia el baño en el otro lado del edificio, está sumando pasos. Cuando su baño y su cocina están tan cerca, no va a estar moviéndose mucho; así que alejarse de su monitor para ejercitarse quemará calorías y le dará un descanso a su cerebro.

6. Siéntese en una pelota de ejercicios

Probablemente haya visto o por lo menos ha escuchado acerca de personas que usan una pelota de ejercicios de estabilidad como silla en sus escritorios. Las pelotas de ejercicio son geniales para desarrollar fuerza en el torso y pueden ayudar con su postura, siempre y cuando las use correctamente. Una silla de escritorio regular no requiere de actividad muscular, mientras que una pelota de estabilidad hace que los músculos del torso, caderas y piernas se contraigan con el fin de lograr el equilibrio. Utilizar una bola de ejercicios durante todo el día puede mejorar considerablemente su tono muscular y la fuerza general. Sólo asegúrese de estar consciente de mantener una buena postura, de tener el tamaño adecuado de bola para su altura y de moverse a una silla normal si experimenta dolor en la espalda baja.

7. Salga de la casa

Existen miles de problemas de salud física causados por trabajar desde casa, pero es importante recordar que también debe cuidar su salud mental. Trabajar sólo desde su casa hace que esté realmente aislado – pues no tiene colegas para charlar mientras toma un café y los descansos para almorzar son muy solitarios. Todo este aislamiento no es bueno para su salud mental, así que salir de la casa con regularidad es importante. Vaya a una cafetería con Wi-Fi para estar cerca de otras personas o acuda a eventos o convenciones para experimentar interacción social cara a cara. Puede volverse alguien muy solitario si está sólo todo el tiempo, aunque tal vez no se dé cuenta.

8. Póngase de pie cada vez que pueda

Hay muchas maneras en las que puede incorporar el ponerse de pie en su día de trabajo. Si es posible, consiga un escritorio de pie o uno que pueda ajustarse a la altura de la silla y de la posición de pie. Estos escritorios pueden reducir las posibilidades de padecer obesidad, cáncer y enfermedades cardiovasculares. Sólo tenga en cuenta que puede tomar un tiempo acostumbrarse y asegúrese de tener el calzado adecuado cuando lo use. Otra forma de estar parado e incluso de caminar un poco es cuando realiza una llamada. Pasee alrededor de su oficina, no hay nada malo con caminar mientras está al teléfono y, haciendo esto, aumentará sus pasos diarios y mantendrá su metabolismo activo.

9. Tome un almuerzo regular

Tener una cocina cerca en todo momento puede llevarlo a comer bocadillos poco saludables. También puede ser lo contrario – muchas personas omiten totalmente el almuerzo cuando trabajan desde casa. Pero necesita una comida saludable en el almuerzo para llenarse de energía y subir los niveles de azúcar en la sangre. Una comida al mediodía le ayudará a enfocarse y a concentrarse en el trabajo el resto del día. Si normalmente trabaja durante las horas de almuerzo cuando está trabajando desde su casa, en el momento en que llegue a la cocina estará muerto del hambre y probablemente comerá de manera desenfrenada, lo cual no es saludable y fomenta el aumento de peso.

10. Manténgase abastecido de alimentos saludables

Es tan fácil ir a la cocina y comer refrigerios de todos los alimentos poco saludables que compró para alguna ocasión especial o para recibir a sus visitantes. Merendar constantemente ya es una tentación demasiado común cuando se trabaja desde casa debido a que la cocina es muy accesible… ¿Para qué hacer aperitivos y almuerzos cuando se puede ir a la cocina cada vez que uno quiere? Sin embargo, hacer esto probablemente lo conducirá a consumir comida chatarra. Para evitar comer refrigerios insalubres, mantenga bocadillos saludables a su disposición. Puede incluso hacer un almuerzo completo e incluir aperitivos y mantenerlos juntos en su refrigerador. De esa manera ya sabrá cuánto come y se asegurará de estar comiendo cosas sanas.

X