Navidad ESP

Diez consejos para disfrutar de las fiestas navideñas libre de estrés

Para algunos, la Navidad es un momento de alegría, ideal para compartir con los demás y disfrutar de la buena comida. Para otros, es una época estresante, en la que hay que enfrentarse a familias disfuncionales, comilonas y deudas desorbitantes en la tarjeta de débito. Con la presión y la expectativa de decorar el hogar, cocinar y organizar fiestas junto con los miles de correos electrónicos con saludos que debe responder, las fiestas nos producen fatiga crónica y angustia oral.

Para todos los que temen la llegada de diciembre, les ofrecemos los siguientes consejos para sacar máximo provecho de este periodo del año sin estrés y de la forma más saludable posible…

1. Descanse bien

La Navidad está a la vuelta de la esquina y con ella llegan las largas noches sin dormir (acompañadas de las tan temidas resacas). Como muchos de nosotros ya hemos comenzado a sentir el peso de las fiestas en nuestros hombros, la falta de sueño hará que se estrese hasta por lo más insignificante.

Una buena noche de sueño (entre 7 y 9 horas de sueño profundo) tiene propiedades restauradoras asombrosas y nos brindará la tranquilidad que necesitamos para enfrentar el 2016 (con los nervios intactos). Si dormir le parece un desafío imposible de cumplir, intente apagar todos los dispositivos electrónicos entre 30 y 45 minutos antes de irse a la cama o dese una ducha caliente para poder relajarse e inducir el sueño más rápido.

Christmas Stress

2. Coma vegetales

Con tanta comida casera en el trabajo y en casa, es todo un desafío no dejar de lado los vegetales. La ingesta crónica de chocolate, galletas y tartas de fruta es maravillosa en el momento, pero con el tiempo causa fatiga, problemas gastrointestinales e incluso depresión.

Durante el día, será necesario elaborar algunos menús que incluyan tantos vegetales como sea posible o preparar un tazón de vegetales con alguna salsa saludable para disfrutar cuando tenga hambre para no tener que recurrir a las papas fritas. Al contar con un régimen de alimentación saludable, será más fácil mantener los niveles de energía a tope durante la época festiva.

Vegetables

3. Salga a caminar

Cuando nuestra agenda comienza a colapsar, lo primero que solemos dejar de lado es el ejercicio. Aceptémoslo, es difícil seguir comprometidos con los entrenamientos con tantas reuniones escolares, fiestas y eventos en la oficina (lo cual es súper positivo). Por más que se tome un recreo de su rutina fitness, podrá seguir obteniendo los beneficios de la actividad física saliendo a caminar.

Si bien una caminata no tendrá el mismo impacto que una clase de Crossfit, elevará la absorción de oxígeno y el ritmo cardiaco, mejorará su estado de ánimo, reducirá sus niveles de estrés y le permitirá respirar aire fresco.

Go For A Walk

4. Aprenda a decir “no”

Con la época festiva llega la presión de entretener, de ser entretenido y de gastar nuestro dinero y nuestro tiempo. Para algunos, esto es algo natural pero a otros los hace sentir exhaustos, abrumados y estresados.

Establecer límites personales es lo mejor que puede hacer por su salud en la temporada de fiestas. Aprender a decir “no” más seguido nos brinda más espacio para concentrarnos en lo que de verdad nos importa. Arme una lista de eventos importantes (como si fuese una lista de compras) y consúltela cada vez que le hagan una nueva invitación. Es mucho más fácil cumplir con un plan cuando se tiene uno armado.

Entertaining Holidays

5. Evite fijar estándares de perfección

Gracias a las redes sociales y a todas esas páginas de decoración, estamos bombardeados con imágenes de la temporada de fiestas “ideal”. Atrás quedaron los días de las guirnaldas de papel en los árboles y de las luces de colores colgadas de la pared. Se podría decir que la decoración festiva y los festejos son más elaborados que nunca.

Ser demasiado perfeccionista genera estrés, ira y otros trastornos psicológicos. Trabajamos contra reloj para preparar la cena familiar perfecta tratando de que no se nos escape ni un detalle, sólo para sentirnos frustrados y enojados cuando no conseguimos lo que queremos. Si esperamos que algo no tenga fallos siempre nos decepcionaremos, ya que la perfección no existe. No nos vendría mal bajar un poco las expectativas y ser felices con el pavo dorado de más y las palomitas de maíz colgadas del árbol de Navidad.

Holiday Dinner

6. Establezca un presupuesto

¿No le ha pasado que cada vez que va a comprar un único regalo, sale de la tienda con miles de bolsas? Lo más triste de todo es que la mayoría de los regalos serán olvidados o dejados de lado, lo que nos hace sentir que hemos malgastado nuestro dinero.

Para cuidar las finanzas, es importante elaborar un inventario realista de cuánto pensamos gastar y así establecer un presupuesto para cada persona de la lista. No vale la pena gastar fortunas si sabemos que la tarjeta de crédito va a sufrir las consecuencias en enero.

Stress

7. Permítase un poco de relax

No hace falta que sea diciembre para contar con una agenda súper ocupada que no nos dé tiempo ni para disfrutar de nuestra familia o de nosotros mismos. Si bien las festividades ofrecen miles de oportunidades para relajarnos, también traen consigo muchísimos compromisos sociales que nos absorben la energía.

No importa cómo sea su personalidad, todos necesitamos un momento para descansar y recrearnos. Al disponer de tiempo libre entre medio de cada celebración, seremos capaces de recargar baterías para poder volver a estar bien. Recuerde, lo importante no es la cantidad de experiencias sociales que le permiten conectarse con los demás, sino la calidad de las mismas.

Holidays Downtime

8. Saltearse las festividades no está mal

Desde especiales navideños en la televisión hasta películas que nos muestran los lazos sólidos entre miembros de familia, estamos bombardeados de mensajes sobre cómo deberíamos actuar durante las fiestas. Para muchas personas, esta época del año está más vinculada con la pérdida y la soledad que con el amor y la armonía.

Tener que cumplir con las exigencias sociales no hace más que alimentar los sentimientos de tristeza y la depresión. Aceptar nuestros sentimientos es una de las mejores formas de liberarnos de las “cargas” festivas y así poder dedicar este tiempo a lo que necesitemos. No siempre nos hace falta tener grandes celebraciones…y eso no tiene nada de malo.

Rest and Relax

9. Cuídese

Muchos, durante las fiestas, nos comprometemos a asistir a miles de fiestas y nos terminamos arrepintiendo de nuestras decisiones cada vez que llega la hora de cambiarnos y salir. De inmediato nos damos cuenta de que, en lugar de estar rodeado de gente y aturdido por la música, le encantaría estar en pijama, viendo una buena película mientras disfruta de un enorme tazón de palomitas de maíz. ¿Le ha pasado alguna vez?

El viejo adagio de ayudarnos a nosotros antes de ayudar a otros también se aplica a la época festiva. Si nuestro instinto nos dice que lo mejor es quedarnos en casa, es probable que nos haga falta descansar y relajarnos. Una vez que aprendamos a cuidarnos, podremos cuidar mejor de nuestra familia (y aprovechar cada instante junto a ellos).

Holidays

10. Dé (de otras maneras)

Si bien compartir mejora la calidad de vida, nuestra sociedad hace hincapié en los regalos más grandes y caros durante las fiestas. Las publicidades se jactan de ofrecer el regalo perfecto “para ellas” y comercializan desde camionetas hasta colgantes de diamantes. ¿Quién podría gastar tanto dinero?

Los regalos más significativos son el tiempo y la dedicación. Brindar experiencias de calidad es más beneficioso que cualquier otra cosa. Además, compartir con los menos afortunados es otra forma maravillosa de ayudar y obtener la satisfacción de haber hecho una buena acción. Recuerde, el espíritu de compartir no se trata de pensar en cuánto dinero gastamos sino en cuánto de nosotros les ofrecemos a los que nos rodean.

Christmas Shopping

Share This Article

X