Salud Ocular ESP

Diez consejos de alimentación para prevenir la degeneración macular

La degeneración macular es algo aterrador. Constituye una de las principales causas irreversibles de la pérdida de visión en los adultos mayores. Quienes la padecen, presentan mayores dificultades a la hora de leer, manejar o hasta de identificar los rostros de sus familiares y amigos. En otras palabras, la enfermedad atenta contra la confianza y la independencia del individuo afectado.

No se alarme. Las medidas de prevención implican, en su mayoría, cambios en la alimentación…

1. Coma más vegetales

Por décadas, los investigadores han notado que quienes comen más vegetales llenos de carotenoides presentan muchísimos menos riesgos de desarrollar degeneración macular.

De hecho, si nos remontamos a 1994, un estudio publicado por la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) llegó a la conclusión de que las personas que incorporaban más carotenoides a su alimentación por medio de vegetales exhibían un 43% menos de riesgos de sufrir problemas en la visión. La buena noticia es que las espinacas y las coles rizada y forrajera están repletas de este pigmento tan beneficioso. ¡Mientras más verdes, mejor!

2. Dígale sí al pescado

Una investigación publicada por el centro médico Massachusetts Eye and Ear Infirmary reveló que los hombres mayores que consumían cantidades elevadas de pescado (al menos dos porciones por semana), disminuían a la mitad los riesgos de padecer degeneración macular.

Un estudio similar llevado a cabo por un grupo de expertos de la Universidad de Sídney arrojó resultados muy parecidos. De hecho, de los 3.000 pacientes examinados, los que comían pescado una vez a la semana tenían un 40% menos de posibilidades de desarrollar problemas de visión.

3. ¡Póngase en marcha!

Un grupo de expertos de origen británico se dedicó a investigar a 4.000 individuos de entre 43 y 86 años durante un periodo de 15 años. Después de considerar factores tales como peso, niveles de colesterol y edad, los investigadores descubrieron que aquellos que se ejercitaban con frecuencia reducían sus riesgos de padecer degeneración macular en un 70%.

4. Coma más frutas

Una investigación llevada a cabo por expertos de la Facultad de Medicina de Harvard en 2004 reveló que las personas que consumían como mínimo tres frutas al día presentaban muchísimos menos riegos de padecer degeneración macular.

La clave está en la luteína, un pigmento que pertenece a la familia de los carotenoides y está presente tanto en frutas como en verduras, al igual que en plantas, algas, bacterias fotosintéticas y en la yema de huevo.

5. Disfrute de los frutos secos

Una investigación llevada a cabo por el National Cancer Institute en Bethesda, Maryland, en el año 2003 reveló que las personas que consumían frutos secos al menos una vez a la semana disminuían un 40% sus posibilidades de padecer degeneración macular. Lo mejor de todo es que no hay nada más sabroso que saborear unas ricas nueces con yogur en la merienda. ¡Delicioso!

6. Dígales adiós a los carbohidratos

Además de incrementar su consumo de frutas, vegetales y frutos secos, es importante desterrar ciertos carbohidratos de su dieta —como panes, pretzels y productos de panadería. La buena noticia es que puede reemplazarlos por alimentos de bajo índice glucémico, como arroz, pasta de trigo y panes de tipo integral.

Según estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, los alimentos procesados incrementan significativamente los riesgos de padecer degeneración macular.

7. Controle su presión arterial y sus niveles de colesterol

Si bien se necesita aún más investigación en esta área, ciertos estudios llevados a cabo por the Framingham Heart and Eye Studies y por the Beaver Dam Eye Study han demostrado que mantener controlados los niveles de colesterol y la presión arterial puede reducir considerablemente los riesgos de padecer degeneración macular.

8. Utilice lentes de sol de buena calidad

Es muy importante que disponga de un par de lentes de sol que lo protejan de la radiación ultravioleta (UV) y de la luz azul, ya que la exposición prolongada a los rayos UV y a la luz visible de alta energía eleva los riesgos de padecer degeneración macular.

Piense que su piel y sus ojos funcionan de la misma manera; la exposición excesiva a los rayos del sol puede traerle consecuencias de salud bastante severas. Recuerde, utilice un buen protector solar para prevenir el cáncer de piel y cubra sus ojos con unas gafas de calidad. ¡Su cuerpo se lo agradecerá!

9. Visite a su oftalmólogo con frecuencia

La American Academy of Ophthalmology recomienda realizarse un examen de fondo de ojo como mínimo cada dos o tres años. Los individuos de entre 45 y 60 años de edad son los que más deben tener en cuenta estos consejos, ya que es el momento crítico en el que la degeneración macular suele desarrollarse. Si supera los 60 años, la asociación sugiere que visite a su oftalmólogo todos los años. Recuerde que mientras antes se detecte la enfermedad, más fácil será tratarla.

10. ¡Deje de fumar!

El tabaquismo viene acompañado de miles de enfermedades y la degeneración macular no es la excepción. Según un estudio llevado a cabo hace muy poco por un grupo de expertos de la Universidad de Mánchester, los fumadores son cuatro veces más propensos a desarrollar este trastorno ocular que el resto de las personas.

De hecho, la organización Macular Society define a este hábito como la causa “evitable” número uno de la enfermedad. La próxima vez que encienda un cigarrillo, piense en todo el daño que está provocándole a su organismo.

Share This Article

X