Nutrición ESP

Diez complementos saludables para una deliciosa tortilla

Ahora que muchos expertos consideran que los huevos pueden incluirse en una dieta sana y balanceada o equilibrada, ¡puede comerlos tranquilo y aprovechar para reforzar su tortilla del desayuno! La receta clásica de huevo, jamón y queso es exquisita pero existen miles de alternativas más saludables e igual de deliciosas para su primera comida del día. Concéntrese en ingredientes repletos de nutrientes, vitaminas, minerales, proteínas y fibras. ¡Hay tantas opciones distintas para acompañar sus huevos! No sólo eso, un buen menú de desayuno le aportará la energía que necesita para el resto del día y lo mantendrá satisfecho por mucho más tiempo. No empiece a batir sus huevos sin antes haber leído las siguientes diez opciones para acompañar su tortilla…

1. Acelga

Para algunos, la acelga tiene un sabor bastante particular. No obstante, como sucede con cualquier otro alimento fresco y saludable, sólo necesita saber combinarla con los ingredientes correctos. El omelette es una excelente manera de incorporarla a su dieta. El sabor amargo y salado de la acelga se equilibra perfectamente con el de los huevos salteados, al igual que con el de otros tantos vegetales (por eso se la utiliza tanto en salteados), por si desea incorporar más ingredientes a su platillo. Recuerde condimentar la acelga antes de incorporarla a la mezcla para quitarle el sabor amargo.

La acelga está repleta de vitaminas y antioxidantes. Por ejemplo, posee un alto contenido en fibra y proteínas así como propiedades antiinflamatorias que fomentan el bienestar y protegen su organismo de enfermedades futuras. Un buena tortilla por la mañana (o, por qué no, por la tarde) es una buena forma de seguir una dieta nutritiva y balanceada. Además, una investigación llevada a cabo por el National Institutes of Health asegura que incorporar huevos a su plan alimenticio para bajar de peso facilita dicho fin, así que no hay motivos para evitar esta deliciosa fuente de proteínas.

2. Manzanas

Seguramente las manzanas sean el último ingrediente que se le cruce por la cabeza a la hora de complementar su tortilla. No obstante, una manzana al día junto con unos huevos es más que beneficioso. Son accesibles y están llenas de vitaminas y antioxidantes y diversos estudios vinculan esta fruta con la prevención de afecciones tales como las de tipo cardiaco. Por fortuna, con tantas variedades disponibles, ¡jugar con los sabores puede resultar en algo delicioso!

Corte una manzana sin quitarle la cáscara y luego agréguela al recipiente con los huevos revueltos. Puede incluir otros ingredientes (por ejemplo, queso bajo en calorías) pero con las manzanas ya es más que suficiente. Una vez que coloque la mezcla en la sartén, incorpore un endulzante natural para ahorrarse calorías extras. La canela, según la Clínica Mayo, es un condimento maravilloso ya que ayuda a reducir los niveles de azúcar (impacta de manera positiva en el control glicémico) y de colesterol dañino. Además, no necesita grandes cantidades para disfrutar de sus beneficios, con una pizca basta y sobra.

3. Espárragos

Los vegetales siempre son un buen agregado para el omelette debido a que contienen muy pocas calorías. No obstante, una porción fresca de su propia huerta incrementa el valor nutricional de su plato y lo ayuda a cumplir con los objetivos y las recomendaciones de alimentación diarios. Los espárragos no son la excepción; constituyen un complemento delicioso para sus omelettes debido a que son fuentes ricas en complejos de vitamina B que aportan energía al organismo. Junto con las proteínas de los huevos, una tortilla de espárragos es un excelente bocadillo para antes de ejercitarse.

Además, los espárragos están repletos de vitaminas que mantienen sus huesos fuertes y saludables, lo que es clave a medida que envejece. Según una investigación llevada a cabo por la Universidad Tufts, estos vegetales son capaces de disminuir los riesgos de desarrollar determinados tipos de cáncer como de colon, de mama, de laringe, de huesos y de pulmón gracias a que contienen compuestos que destruyen los agentes carcinógenos (y otras amenazas tales como los radicales libres). Además, la fibra presente en los espárragos junto con los nutrientes de los huevos lo harán sentir satisfecho por mucho más tiempo. Lo mejor de todo es que ya no hace falta comer sólo la parte blanca del huevo; un estudio reciente reveló que las yemas están llenas de nutrientes y grasas saludables que es mejor no ignorar.

4. Tomates

Los tomates son la base de prácticamente cualquier salsa, ensalada o guarnición. Han sido considerados súper alimentos desde siempre y son perfectos para complementar su tortilla. Los expertos aseguran que estas frutas están asociadas con el cuidado de la salud cardiovascular gracias a sus altos niveles de potasio.

Ciertos estudios realizados por la American Cancer Society revelaron que los tomates también previenen el desarrollo de diversos tipos de cáncer (como de próstata y de pulmón), disminuye los niveles de azúcar en sangre (un dato más que importante para diabéticos), mejora la textura de la piel, previene o disminuye los riesgos de padecer obesidad y alivia los síntomas de la depresión. Así que la próxima vez acompañe su tortilla con estos deliciosos frutos rojos, recuerde todas estas bondades que detallamos anteriormente.

5. Chile jalapeño

¡Los chiles jalapeños han dejado de ser sólo un condimento para sus nachos! Si disfruta de un poco de sabor en sus comidas, los jalapeños son un agregado perfecto para su tortilla. Si bien son pequeños, estas delicias picantes están repletas de nutrientes que mejoran su salud a nivel general.

Los jalapeños contienen principalmente grandes cantidades de vitamina A y C. De hecho, una pequeña porción aporta el 20% de la ingesta recomendada de vitamina C. Como si esto fuera poco, el compuesto que hace que el chile sea picante es un antiinflamatorio natural y mejora el flujo sanguíneo. Anímese y condimente su próxima tortilla con estos frutos. ¡No se arrepentirá!

6. Aguacates

Estoy segura de que estos frutos (sí, son frutos y no vegetales) tan versátiles serán el complemento perfecto para su tortilla. Ya sea como desayuno, almuerzo o colación, una porción aliviará sus antojos y lo hará sentir satisfecho por mucho más tiempo, un dato súper importante a la hora de perder peso. No obstante, muchos se preocupan por la cantidad de grasas que contienen los aguacates. Recuerde que las grasas presentes en estos alimentos son saludables y tienen más pros que contras. Por ejemplo, un aguacate promedio contiene aproximadamente 30 gramos de grasa y de estas 20 son monosaturadas y saludables.

Los aguacates también están repletos de potasio, fitoquímicos, carotenoides (que previenen enfermedades oculares), fibras y folato. Son muy eficientes a la hora de reducir el colesterol malo y de elevar el bueno. Según ciertas investigaciones publicadas en WebMD, contienen propiedades antiinflamatorias y alivian la hinchazón articular. Cuando prepare su tortilla, utilice sólo un cuarto del aguacate junto con otros vegetales; los excesos siempre son malos.

7. Ajo

¡Como si necesitara más razones para comer ajo! Dejará de sentirse mal por hacer sufrir a los que lo rodean con su mal aliento cuando conozca todas las propiedades de incorporarlo a sus comidas. No sólo les aporta un sabor increíble a sus salsas y sofritos, sino que llena de beneficios su tortilla.

De hecho, cierta investigación llevada a cabo por la American Society for Nutrition detalla los principales beneficios del ajo y resalta su habilidad de mejorar la salud cardiovascular, de reducir la presión arterial y de controlar y hasta disminuir sus niveles de colesterol. Se trata de un antiinflamatorio natural y está repleto de antioxidantes que refuerzan su sistema inmunológico y ayuda a su organismo a luchar contra enfermedades y virus (como resfriados, por ejemplo). Más allá de sus innumerables aportes a la salud, el ajo es una maravillosa elección para condimentar su tortilla.

8. Espinacas

Otro vegetal de hojas verdes que le dará un plus nutritivo a su tortilla es la espinaca. Brinda una textura sabrosa y suave al combinarse con los huevos. Además, su sabor va bien con el de otros vegetales. Son pocos los fanáticos de la espinaca sola pero, acompañada con huevos, ¡es simplemente deliciosa!

Este vegetal está repleto de vitaminas de tipo A, C y K. Está repleto de proteínas, fibras, calcio, hierro, potasio, magnesio y… la lista no termina allí. Ciertos estudios realizados por WebMD aseguran que los porcentajes altos de hierro en estas hojas verdes incrementan los niveles de energía y suprimen el apetito. Como si esto fuera poco, es una de las formas de las que nos ha provisto la Madre Naturaleza para regular la presión arterial gracias a los nitratos que purifican los vasos sanguíneos. ¡Qué mejor que optar por una tortilla de espinacas para mantenerse sano y satisfecho!

9. Cúrcuma

A veces, pequeños agregados como la cúrcuma son los que marcan las grandes diferencias en sus platillos. No se trata de un súper alimento, sino de un súper condimento y es justo lo que su tortilla necesita para volverse más saludable. Su aroma es similar al de la naranja y el jengibre y va muy bien con muchas comidas diferentes. De hecho, se la considera una tintura natural y suele utilizarse en muchísimas prácticas de medicina tradicional. Según la National Library of Medicine (NLM) de Estados Unidos, la cúrcuma forma parte de la medicina alternativa desde hace más de 4000 años.

A pesar de que la mayoría de las investigaciones sigan en proceso, este condimento se vincula con la prevención del desarrollo de cáncer, disminuye el riesgo de sufrir ataques cardiacos y ACV y juega un papel crucial en el bienestar general. Como si esto fuera poco, la NML ubica a la cúrcuma entre los tratamientos naturales más eficientes para tratar la artritis reumatoidea, afecciones hepáticas, dolores abdominales y para cicatrizar heridas y promover el flujo sanguíneo y la digestión.

10. Brócoli

El brócoli no puede faltar en ninguna mesa en Norteamérica. Por desgracia, a muchos niños (y adultos) no les agrada del todo. Créame; cuando se entere de la cantidad de beneficios que esconde, le aseguro que lo querrá comer todos los días. Si bien no es un ingrediente que generalmente incorporaría a su desayuno, hervido y cortado en pequeñas piezas es un complemento ideal para su tortilla. Además, las sobras son fáciles de reutilizar con ayuda de un poco de queso y otros vegetales.

El brócoli está lleno de fibra y eso explica por qué lo hace sentir satisfecho por más tiempo y lo aleja de los antojos. Si lo combina por la mañana con huevos (o con cualquier alimento rico en proteína), no tendrá hambre hasta la hora de almorzar. Una porción de este vegetal le aporta la ingesta diaria recomendada tanto de vitamina C como de vitamina K. Según la American Cancer Society, los nutrientes presentes en el brócoli promueven la salud ocular, refuerzan el sistema inmunológico, disminuyen los riesgos de padecer enfermedades cardiacas y distintos tipos de cáncer (de mama, por ejemplo) y refuerzan sus huesos. ¿Ahora entiende por qué insisto tanto con agregarle brócoli a su tortilla? ¡Anímese!

X