Salud ESP

Diez beneficios para la salud de la dieta mediterránea

El estilo de vida europeo es conocido por promover la buena salud y parece que una buena parte de los europeos posee cuerpos increíbles que nos hacen morir de envidia. Como muchas otras dietas europeas, la mediterránea ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud que vale la pena incorporar en nuestra dieta. Lo que hace que la dieta sea tan saludable es una combinación de factores, desde los productos frescos con aceite de oliva hasta las carnes específicas. Cuando esto se combina con el hecho de que los europeos tienden a hacer ejercicio regular al caminar casi a todas partes, obtenemos un estilo de vida completamente saludable que si lo imitamos correctamente, podría ayudarnos a tener un menor riesgo de sufrir muchas enfermedades graves y a mejorar nuestra salud general.

Así que siga leyendo el artículo para conocer los diez beneficios de la dieta mediterránea…

1. Menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas

Un ingrediente principal en la cocina y el sabor Mediterráneo es el aceite de oliva. El aceite de oliva contiene grasas monoinsaturadas, las cuales son un buen componente para tener un corazón sano. Por otro lado, consumir alimentos ricos en grasas saturadas contribuye al desarrollo de las enfermedades cardiacas. Muchos platos mediterráneos son cocinados con aceite en lugar de mantequilla y las salsas y aderezos incluyen aceite de oliva como uno de los ingredientes principales.

Mezcle tipos diferentes de vinagres balsámicos — de cualquier sabor que le guste — con aceite, y conseguirá un aderezo saludable para las ensaladas. No hay necesidad de comprar aderezos premezclados llenos de grasas innecesarias cuando se puede crear uno sano de forma simple y fácil con tan sólo unos pocos ingredientes. Además, cuanto más fresco esté, mucho mejor y si utiliza un poco de aceite de oliva y de vinagre balsámico se crea un sabroso aderezo de ensalada.

2. Menor riesgo de tener diabetes

El aceite de oliva tiene muchos beneficios para la salud. Puesto que las dietas mediterráneas lo utilizan de diversas maneras, seguramente se beneficiará de él si sigue la dieta al pie de la letra. Ciertos estudios de investigación han demostrado que el aceite de oliva y, específicamente, la dieta mediterránea podrían ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los investigadores creen que la gran cantidad de minerales ricos y fitoquímicos presentes en la dieta mediterránea pueden reducir la resistencia a la insulina y la inflamación. Su cuerpo necesita descomponer los azucares con éxito. Si el cuerpo no puede hacer esto correctamente, podría tener un riesgo mayor de padecer diabetes tipo 2.

3. Previene la hipertensión

Todo lo que come afecta directamente su presión arterial y la dieta mediterránea tiene alimentos que pueden ayudar a disminuirla. Además, esta dieta está formada por alimentos saludables que no aumentan su presión arterial. La genética puede desempeñar un papel importante si tiene o no hipertensión aunque una dieta poco saludable que contenga mucha grasa y sal no es de gran ayuda.

Al no consumir alimentos procesados en la dieta mediterránea, no se ingerirá sodio innecesario que hará que suba y mantenga su presión arterial en niveles muy altos. La presión arterial alta puede conducir a la hipertensión y a otras enfermedades cardiovasculares, así que esta dieta podría ayudarle a prevenir estos riesgos tan graves para su salud que esto implica.

4. Previene la enfermedad del hígado graso

Muchos norteamericanos siguen una dieta llena de alimentos procesados que contienen sodio, azúcar, calorías y grasas innecesarias. Al seguir una dieta poco saludable como esta, hay un mayor riesgo de desarrollar obesidad, la cual es la causa principal de la enfermedad del hígado graso. La cantidad de aceite de oliva en la dieta mediterránea ayuda a eliminar muchas grasas saturadas de su dieta, lo cual, al mismo tiempo, previene la enfermedad del hígado graso.

La dieta tampoco incluye mucha carne roja, ya que ésta contiene mucha cantidad de grasas saturadas. En cambio, las carnes de elección de esta dieta son el pollo y el pescado ricos en minerales. Todo lo que coma y la cantidad que coma de algo que sea difícil de procesar para el hígado (como la carne roja) pueden conducirlo a desarrollar otras enfermedades del hígado.

5. Una vida útil potencialmente mayor

Algunos estudios vinculan la dieta mediterránea con la longevidad. La dieta también puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, lo que en última instancia contribuye a que las personas vivan vidas más largas. Así que comience a comer más productos frescos, nueces, semillas y aceite de oliva para cosechar los beneficios de salud, incluyendo la posibilidad de vivir más tiempo y la disminución de las probabilidades de sufrir problemas cardíacos.

A pesar de que obviamente es ideal iniciar esta dieta en la juventud y seguirla a lo largo de la vida, las investigaciones han demostrado que también puede afectar positivamente a aquellos que comienzan a consumirla más adelante en la vida. De hecho, un estudio centrado únicamente en personas consideradas en alto riesgo de sufrir enfermedades cardíacas experimentó un menor riesgo cuando adoptaron la dieta mediterránea.

6. Mejoría de la función cognitiva

Las investigaciones sugieren que existe una correlación entre los alimentos presentes en la dieta de estilo Mediterráneo y la mejoría en la función cerebral, así como una menor tasa de declinación de la salud mental. A medida que envejecemos, las funciones cognitivas disminuyen y hasta a veces esto conduce a la aparición de afecciones sumamente graves como la enfermedad de Alzheimer o la demencia.

También es normal sufrir una leve pérdida de memoria y episodios de confusión cuando se está en una edad mayor y esto no es considerado un síntoma de una enfermedad cognoscitiva. La dieta mediterránea puede ayudarlo a mantenerse activo intelectualmente a pesar de la edad, con el fin de disfrutar la vida al máximo y de reducir potencialmente los efectos naturales del envejecimiento.

7. Menor riesgo de padecer cáncer

Además de todas las otras enfermedades serias que la dieta mediterránea puede ayudar a reducir, también se la ha vinculado con la reducción del riesgo de desarrollar y morir por ciertos tipos de cáncer. Comer muchas frutas y verduras es un componente principal de la dieta, la cual es una de las razones por las que se puede disminuir el riesgo de sufrir cáncer — la mayoría de frutas y verduras son ricas en antioxidantes.

Los antioxidantes son conocidos por ser anti cancerígenos. Las nueces y los aceites prevalentes en la dieta mediterránea también desempeñan un papel importante en la reducción de la inflamación y en la segregación de la insulina, lo que podría ser un impedimento para el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

8. Reducción de conservantes y productos químicos

La dieta mediterránea está llena de productos frescos, de verduras y frutas, de carnes traídas directamente de la carnicería y de pescado recién sacado del océano. Esto nos asegura que no comamos alimentos pre-cocidos y procesados que generalmente contienen una gran cantidad de productos químicos y conservantes que no son buenos para nadie.

Si quiere ver algo tan común como una caja de pollo congelado, la lista de ingredientes tiene generalmente varias líneas — no sólo está comiendo pollo. Los alimentos pre-cocinados ponen un montón de ingredientes potencialmente dañinos en su sistema, además de sodio, grasas, azúcar y calorías. Seguir una dieta al estilo mediterráneo evitará estos ingredientes que pueden ser perjudiciales para su salud.

9. Mayor consumo de antioxidantes

Los antioxidantes son una sensación hoy en día. Lista tras lista de súper alimentos contienen elementos ricos en antioxidantes. Estos han sido vinculados con la disminución del riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y los beneficios no se detienen ahí — tienen propiedades antiinflamatorias naturales y pueden ayudar a prevenir enfermedades del corazón, a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes y a impulsar el sistema inmunitario. Además, poseen propiedades de antienvejecimiento.

Esa es una gran lista de beneficios potenciales y todo lo que tiene que hacer es comer más frutas y verduras frescas. Pruebe diferentes tipos y cosas que nunca haya comido antes. ¡No hay ninguna razón por la cual no pueda explorar nuevos alimentos!

10. Menor probabilidad de sufrir la enfermedad de Parkinson

Hay cierta controversia sobre si la dieta estilo mediterráneo podría o no reducir la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Parkinson, pero hay suficientes científicos que creen que hay una conexión que vale la pena considerar.

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que hubo una disminución del 13% en el desarrollo de enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer cuando los participantes seguían una dieta mediterránea, el cual es un número bastante importante en términos generales. El componente exacto de la dieta que reduce este riesgo no ha sido localizado, pero los hechos están a la vista.

Share This Article

X