Alimentación ESP

¡Diez alimentos que te llenan de energía!

Vivimos tan deprisa y cargados de obligaciones que a veces se vuelve imposible seguir una dieta equilibrada. Y lo peor de todo es que cuando nos comprometemos a comer sano, en el 99,9% de los casos caemos en la tentación. Los principales culpables suelen ser los antojos de las 3 de la tarde, justo cuando estamos atrapados en la oficina y sabemos que falta muchísimo para la hora de la cena. Todos sabemos que cuando el apetito ataca, es muy difícil concentrarse. Entonces, para callar las quejas del estómago, recurrimos a la salida más fácil, las barras de chocolate o las papas fritas.

Una solución efectiva para evitar los antojos de comida chatarra es tener siempre a mano bocadillos nutritivos. Cuando se trata de buscar productos que lo mantengan lleno de energía, la regla de oro es evitar los preenvasados. Por más bajos en calorías que sean, no le brindan los nutrientes que necesita para estar en pie todo el día.

Hemos elaborado una lista de 10 alimentos que podrá comer cada vez que sienta que se está quedando sin combustible. Estos son ideales tanto para niños como para adultos. Siempre tenga alguno de estos en su mochila o portafolio y jamás volverá a preocuparse por la fatiga de la tarde…

1. Frutas desecadas

Las frutas desecadas son un sustituto natural para los dulces tradicionales. Las manzanas son blandas y un poco ácidas, por lo que puede transformarlas en una alternativa natural para los aros de gelatina. Las cerezas secas son deliciosas y es casi imposible resistirse a su sabor. Los higos son muy llenadores y están repletos de azúcares naturales que lo mantendrán alerta por el resto del día. Lo mejor de todo es que ningún fruto contiene azúcar agregado, sólo azúcar natural.

2. Bananas

No hay nada más práctico en este mundo que las bananas. Tienen envase propio y puede comerlas con una sola mano. Es muy fácil meter una en su bolso, mochila o portafolio. Además, están repletas de azúcares naturales, lo que equivale a una dosis de energía asegurada. Disfrútelas por sí solas, acompáñelas con un poco de deliciosa mantequilla de maní o mézclelas con algunos frutos secos. Para los días calurosos, no hay nada mejor que saborear una banana congelada. Los azúcares naturales evitan que la fruta se endurezca, por lo que su textura se vuelve muy parecida a la del helado.

3. Coco

El coco es muy popular por sus propiedades energizantes. Muchos atletas beben agua de coco para recuperar electrolitos y azúcares. Si de verdad le gusta esta bebida, busque marcas que no contengan tantos azúcares agregados. Muchas compañías agregan azúcares refinados a sus productos para que sean más agradables para el público general. Por desgracia, eso deja de lado muchos beneficios para la salud. El coco desecado o las hojuelas de coco son un agregado maravilloso para las mezclas caseras de frutos secos.

4. Semillas de girasol

Las semillas de girasol son perfectas para saciar antojos. Quitarles la cáscara puede ser bastante molesto y más aún cuando dispone de poco tiempo para disfrutarlas. Sin embargo, las semillas son una increíble fuente de grasas saludables y de antioxidantes. Estos frutos son uno de los mejores suplementos de grasas poliinsaturadas que existen. Cuando vaya de compras, opte por variedades secas tostadas y evite las saborizadas. Estas contienen azúcares, aceite adicional y toneladas de sal.

5. Frutillas

Las frutillas son un clásico de verano que, por fortuna, se consiguen los 365 días del año. Estas bayas agridulces están llenas de sabor y fibra soluble. Comer sólo un par lo hará sentir satisfecho entre comidas. Además, las frutillas desecadas tienen un maravilloso sabor concentrado y retienen todas las fibras y los nutrientes de la fruta fresca. Los azúcares naturales hacen que la textura del fruto desecado sea suave como un dulce de gelatina. Un truco maravilloso es congelar las frutillas desecadas y luego disfrutar de su sabor y su textura exóticos.

6. Apio con mantequilla de maní

El apio con queso es un combo aclamado por los más pequeños, aunque está repleto de grasas saturadas y de ingredientes dañinos. Mejor reemplace el queso con mantequilla de maní. También puede acompañar el menú con arándanos secos o pasas de uvas para aportar un plus de energía. Por otro lado, la mantequilla de maní está repleta de aceites energizantes que combaten la fatiga matinal. Siempre opte por mantequilla natural, no por las variedades procesadas llenas de azúcar.

7. Cecina de vaca

Puede que la cecina de vaca no sea una opción muy tentadora para los vegetarianos pero sí que es un favorito de los carnívoros. Al ser 100% proteínas, este alimento permite que nos sintamos satisfechos por más tiempo que con los carbohidratos. Es muy fácil de preparar en casa; lo único que necesita es hornear unas fetas delgadas de carne con bastante sal a temperatura baja. Para obtener un bocadillo más tierno puede usar carne molida. Condiméntela con sus aderezos preferidos, como salsa creole o pimienta. Trate de no usar tanta azúcar, como hacen muchas de las marcas ricas en carbohidratos que se comercializan en las tiendas.

8. Yogur

El yogur es una opción maravillosa para los días de mucho trabajo. Los envases son muy prácticos y permiten que llevemos la bondad de este alimento a cualquier sitio que se nos ocurra. El yogur griego, por ejemplo, está repleto de proteínas que lo mantendrán satisfecho por más tiempo. Además, las marcas de yogur tradicionales han lanzado productos de mil sabores diferentes, como tortas y budines, para que pueda disfrutar de un bocadillo casi tan sabroso como el real. Si necesita algo más saciante y energizante, agregue pedacitos de frutas al yogur.

9. Hummus con vegetales

El hummus, un bocadillo delicioso y saludable y su popularidad parece no tener fin. Se prepara con garbanzos, tahini y una gran variedad de especias. Los garbanzos están repletos de fibra soluble, carbohidrato y proteínas. De hecho, media taza de hummus aporta alrededor de 6 gramos de proteínas y apenas 200 calorías. Reemplace las rodajas de pan de pita para untar el hummus por trocitos de vegetales como pimiento rojo, que están llenos de azúcares y fibras vegetales, que le aportan el plus de energía que necesita para estar activo todo el día.

10. Sandía

Por más que la sandía sea un clásico de verano, se consigue los 365 días del año. Está compuesta mayormente de agua si se la compara con el resto de las frutas. Además, está repleta de fibra soluble, que lo mantiene hidratado y satisfecho por más tiempo. Como si esto fuera poco, aporta grandes cantidades de energía gracias a los azúcares naturales. Córtela en cubitos para que sea más fácil de comer en la oficina. ¡Las manos sucias no se llevan bien con los teclados de computadora! La sandía queda deliciosa con un poco de jugo de lima o con polvo de jengibre. En verano, ¡no hay nada más sabroso y refrescante que unos trocitos de sandía congelados!

Share This Article

X