Alimentos que han demostrado quemar grasas

Es verdad, algunos alimentos en realidad pueden ayudarnos a quemar grasa. Hay nutrientes y compuestos presentes en ciertos alimentos que ayudan a aumentar su metabolismo, a usar su energía para digerir, quemar grasa y generar masa muscular. Combinar estos alimentos con ejercicio regular y con un estilo de vida saludable le ayudarán a liberarse de la grasa y de esas libras no deseadas más rápido.

No necesita tener una dieta estricta y aburrida. Una gran cantidad de alimentos que ayudan a quemar grasa están llenos de sabor, pueden ser cocinados en una gran variedad de formas y pueden ser comerse durante el almuerzo o la merienda.

A continuación, se enumeran 25 alimentos a los que los nutricionistas atribuyen el mérito de ayudar a quemar grasas…

1. Pimientos picantes

Ciertamente, ¡los pimientos se las traen! Tienen un compuesto llamado “capsaicina” que les da su chispa y calienta el cuerpo, activando el metabolismo y ayudando a quemar el exceso de calorías. La capsaicina está presente en los pimientos frescos, encurtidos y secos, así como en las especias molidas como la cayena y los chiles rojos. Los expertos en pérdida de peso recomiendan añadirlos a sus sopas, salsas y platos de arroz para aumentar el potencial quema-grasas automático de su dieta.

Aunque no le guste el picante, aún puede beneficiarse de los pimientos. Un estudio reciente de la Universidad de California descubrió que los pimientos con un compuesto llamado “dihidrocapsiado” también ayudaron a los participantes del estudio a quemar grasa. El dihidrocapsiado es una forma no-picante de la capsaicina que aumenta la capacidad del cuerpo para oxidar la grasa. Los investigadores recomiendan incluirlo en una dieta baja en calorías -si no le gustan los platos picantes-, ya que así podrá beneficiarse de las propiedades quema-grasas naturales del chile sin que le arda la boca.

2. Té verde

El té verde contiene una sustancia conocida como galato de epigalocatequina (EGCG, por sus siglas en inglés), la cual (según se ha demostrado científicamente) proporciona al metabolismo un envión temporal. El EGCG es un antioxidante que ayuda a su cuerpo a utilizar mejor una hormona y neurotransmisor natural llamado “norepinefrina”. El principal efecto metabólico de la norepinefrina es que envía señales al cuerpo, diciéndole que empiece a descomponer las células grasas y a utilizar la energía almacenada.

Aunque el té verde no contiene mucha cafeína, sí tiene algo: entre 25 y 50 miligramos por taza, en promedio. La cafeína hace sinergia con la norepinefrina, potenciando sus efectos quema-grasas. Un estudio reciente demostró que los hombres que tomaron suplementos dietéticos que contenían EGCG quemaron un 17% más de grasa al hacer ejercicio que los que no lo hicieron. Si hace ejercicio con regularidad y sigue una dieta baja en calorías, incorpore el té verde -caliente o frío- a su dieta para poner en marcha un metabolismo quema-grasas.

3. Avena

La avena es muy rica en fibra y, cuando el cuerpo necesita descomponer los alimentos integrales ricos en fibra, quema hasta el doble de calorías durante el proceso de digestión. La fibra alimentaria también ayuda a regular el apetito, proporcionando una sensación duradera de saciedad y ayudando a evitar el hambre a lo largo del día. Esto hace que sea menos probable que recurra a bocadillos azucarados o grasos, especialmente en las horas entre el desayuno y el almuerzo.

Los expertos recomiendan desayunar avena, pero tenga cuidado si compra avena de cocción rápida o instantánea. Muchos de estos productos contienen azúcar añadida, lo que neutraliza sus efectos saludables. En su lugar, opte por la avena de salvado sin azúcar y añada un poco de miel o fruta fresca para potenciar su sabor. Acompáñela de frutos secos ricos en proteínas y tendrá uno de los desayunos más saludables del planeta. También puede espolvorear avena de salvado en sus sopas, ensaladas y platos salteados ¡para ejercitar su cuerpo por dentro!

4. Pomelo

Es probable que haya oído que uno de los mejores desayunos quema-grasas que puede comer es medio pomelo con una taza de café negro. Este puede ser un gran comienzo del día, especialmente si lo sigue un par de horas después con un “segundo desayuno” saludable, que contenga alimentos ricos en fibra y proteínas. El pomelo ayuda a su cuerpo a disolver la grasa y el colesterol, lo que combate el endurecimiento de las arterias (un proceso conocido como “arteriosclerosis”).

Un pomelo de tamaño medio sólo tiene 74 calorías, pero contiene la enorme cantidad de 15 gramos de fibra de pectina -la cual llena el estómago-. Esta fibra lo ayuda a sentirse lleno durante más tiempo, regulando los niveles de hambre a lo largo del día y haciendo que sea menos probable que pique entre comidas. El pomelo también tiene un alto contenido de vitamina C y potasio, y no contiene nada de grasa ni sodio. Incorpórelo a su régimen de desayuno ¡y vea cómo se reduce su cintura!

5. Pavo o pollo magro

Tanto el pavo como el pollo son fuentes de proteínas muy magras, y ambas tienen lo que se conoce en los círculos dietéticos como un “alto efecto termogénico”. En esencia, esto significa que enciende el horno interno de su cuerpo durante el proceso de digestión, empujando su metabolismo a marcha redoblada. Como el pavo y el pollo son muy bajos en grasa, también tienen muchas menos calorías que las carnes más grasas, como la ternera y el cerdo. Este alimento crea una situación para el cuerpo de ganar-o-ganar, ya que obtiene todos los nutrientes y beneficios de la carne con muchas menos calorías, a la vez que quema más energía durante la digestión.

Sin embargo, tanto el pavo como el pollo ameritan una importante advertencia. Si quiere maximizar el potencial quema-grasa de estas carnes, es importante quitarles la piel. La piel de las aves de corral tiene un alto contenido de grasa, y altera significativamente el contenido nutricional de la carne. Deshágase de ella y condimente la carne con especias o salsas bajas en calorías y azúcar.

6. Lentejas

A estas alturas, probablemente esté notando una tendencia: cuanto mayor sea el contenido de proteínas de un alimento, mejor será para perder peso. El cuerpo tiene que gastar más calorías para descomponer las proteínas, por lo que son automáticamente mejores para quemar grasa y, además, el cuerpo tarda más en digerir las proteínas, lo que hace que se sienta lleno durante más tiempo.  Los estudios han demostrado que las personas que siguen dietas altas en proteínas consumen muchas menos calorías durante un día promedio que las que siguen dietas bajas en proteínas.

Las lentejas son una excelente opción porque son muy ricas en proteínas, pero muy bajas en grasa. De hecho, tienen uno de los contenidos de grasa más bajos de todos los alimentos ricos en proteínas. Una sola ración de lentejas cubre el 35% de las necesidades diarias de hierro. Las lentejas también son bajas en sodio y muy ricas en potasio. Pocos alimentos ofrecen el aporte nutricional que ofrecen las dietéticas lentejas. Añádalas a sus recetas de sopa o incorpórelas habitualmente como guarnición.

7. Pescado

Ciertos tipos de pescado tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-3, los que -al poner en marcha el metabolismo- favorecen la pérdida de grasa. La acción dietética de los ácidos grasos omega-3 es similar a la de las proteínas: obligan al cuerpo a quemar más calorías de forma natural y ayudan a mantener el apetito bajo control durante todo el día. El pescado es una gran opción para la hora del almuerzo: cuanto antes lo coma, más tiempo se beneficiará de sus propiedades reguladoras del apetito.

El pescado también reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, disminuye el colesterol y puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis y la inflamación de las articulaciones. Una lata de atún envasado en agua tiene entre 90 y 120 calorías -lo que no es mucho teniendo en cuenta sus beneficios nutritivos-. El salmón, la caballa y el atún blanco tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-3, los que, también, pueden ayudar a proteger el cerebro y potenciar las capacidades cognitivas. Sólo hay que tener cuidado con altos contenidos de mercurio; elija productos orgánicos o de origen sostenible en lugar de sus homólogos producidos en masa.

8. Bayas

Las bayas son muy ricas en antioxidantes. La obtención de más antioxidantes provenientes de fuentes naturales es una gran manera de ayudar a impulsar su metabolismo. Los antioxidantes contenidos en las bayas promueven un mejor flujo sanguíneo, lo que ayuda a su cuerpo a construir músculos más fuertes. Cuanto más músculo tenga tu cuerpo, más calorías quemará -incluso cuando esté en reposo-. Invierta algo de tiempo en mejorar la proporción entre grasa y músculo de su cuerpo y se beneficiará de la quema pasiva de calorías y de la pérdida de peso.

Otro beneficio de las bayas es que son muy bajas en calorías. Las fresas son muy bajas en calorías (sólo unas 45 por taza). Las frambuesas, las moras y los arándanos tienen entre 60 y 80 calorías por taza. Los cuatro tipos de bayas ayudan a mantener baja la presión arterial. Esto reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y ataques al corazón (otra razón para añadir bayas a la avena o a los cereales integrales del desayuno). También son una de las mejores colaciones que puede comer.

9. Manzanas

Ya sabe que “una manzana al día mantiene alejado al médico”.  Pero las manzanas también pueden ayudar a mantener alejadas las calorías. Unos cuantos bocados crujientes son una forma segura de elevar los niveles de glucosa en sangre (azúcar en sangre), proporcionándole una fuente de energía satisfactoria, rica en nutrientes y baja en calorías. Una manzana de tamaño medio tiene sólo 80 calorías, al tiempo que contiene todo tipo de antioxidantes y absolutamente nada de sodio, grasa saturada o colesterol. Al igual que las bayas, las manzanas son un excelente tentempié para el mediodía.

Dado que las manzanas son ricas en antioxidantes, pueden ayudarlo a mejorar el flujo sanguíneo de su cuerpo y a desarrollar músculos más sanos y fuertes. Como regla general, elija más a menudo las manzanas con pieles más oscuras. Cuanto más oscura sea la piel de una manzana, más rica será en antioxidantes y más potentes serán sus efectos quema-grasas. Sin embargo, si prefiere las manzanas Granny Smith o Golden Delicious, puedes estar tranquilo: estas variedades también tienen un gran poder antioxidante.

10. Café

Sin duda, la cafeína tiene sus inconvenientes: un consumo excesivo puede provocar un aumento de la frecuencia cardíaca, así como ansiedad e insomnio. Sin embargo, los bebedores moderados de café pueden consolarse con el hecho de que su taza matutina de café java proporciona un gran envión metabólico, lo que significa que este estimulante acelera naturalmente su metabolismo y lo ayuda a quemar más calorías de lo normal. También ayuda a levantarse y moverse más rápidamente por la mañana, proporcionando a sus niveles de energía un útil empujón en la dirección correcta.

Además de moderar el consumo, hay que tener cuidado con lo que añade al café. El exceso de azúcar y la crema espesa convertirán a esta bebida que estimula el metabolismo en una trampa de grasa. En su lugar, utilice leche descremada y edulcorantes en lugar de azúcar, o evite endulzarlo por completo. El café es más saludable cuando se consume solo, así que, si puede hacer esa transición, su cuerpo se lo agradecerá.

11. Huevos

Los huevos son un alimento habitual en los desayunos y eso se debe a que ofrecen una forma estupenda de empezar el día con un aporte de proteínas. Aunque los huevos solían estar en la “lista de lo que no se debe comer” -debido a su alto nivel de colesterol-, esto ha cambiado porque -tal como lo señala Healthline– los huevos han demostrado proteger la salud del corazón (especialmente de aquellos que corren el riesgo de padecer enfermedades). Los huevos también son una buena opción para quienes quieren perder peso. Contienen una alta concentración de proteínas que nos ayudan a mantenernos saciados durante más tiempo. Esto nos ayuda a evitar comer en exceso o picar calorías vacías a lo largo del día. También aumentan nuestra tasa metabólica durante varias horas después de la digestión. “Una de las razones por las que los huevos llenan tanto puede ser el aumento de la quema de calorías que se produce durante la digestión de las proteínas”, escribe Healthline.

Veamos los estudios que lo demuestran. Healthline cita un estudio controlado de 21 hombres en el que se comprobó que aquellos que desayunaban tres huevos consumían 400 calorías menos que los que no lo hacían. También experimentaron una reducción del 16% de la grasa corporal, en comparación con los que desayunaron pan.

Según WebMD, un huevo tiene sólo 75 calorías y 7 gramos de proteínas -por no hablar de todos sus otros increíbles nutrientes-. Esto no significa que pueda pedir huevos benedictinos para desayunar sin sentirse culpable. No los acompañe con carbohidratos y salsas. Hay otras formas mucho más saludables de disfrutar de los huevos en el desayuno.

12. Aceite de coco

El aceite de coco es una gran alternativa a otros aceites de cocina poco saludables (como el aceite vegetal o de canola). No sólo es mejor para nosotros, ¡sino que también cosecha sus propios frutos! “Añadir aceite de coco a su dieta parece aumentar el colesterol ‘bueno’ (HDL por sus siglas en inglés) y reducir sus triglicéridos, además de ayudarle a perder peso”, escribe Healthline. “Las grasas del aceite de coco son en su mayoría triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés), a los que se les atribuyen propiedades de supresión del apetito y quemado de grasas”.

La fuente cita un estudio publicado en ISRN Pharmacology en el que se descubrió que los hombres obesos que añadieron 2 cucharadas de aceite de coco a su dieta cada día fueron capaces de reducir una pulgada de su cintura sin hacer ningún otro cambio en su dieta o actividad física. Es importante señalar que algunos estudios han descubierto que sus efectos pueden disminuir con el tiempo. Tampoco es un buen método para practicar por sí solo, sino como complemento de otras cosas -como comer más sano y hacer ejercicio-. Empiece con sólo una cucharada al día para minimizar las molestias digestivas.

13. Aceite de oliva

Al igual que el aceite de coco, el aceite de oliva es una alternativa mucho más saludable para cocinar y ha sido promocionado como una de las grasas más saludables disponibles. “Se ha demostrado que el aceite de oliva reduce los triglicéridos, aumenta el colesterol ‘bueno’ (HDL) y estimula la liberación de GLP-1 (una de las hormonas que causan la sensación de saciedad)”, escribe Healthline. “Es más, algunos estudios han demostrado que el aceite de oliva puede impulsar el ritmo metabólico  y promover la pérdida de grasa.

Un estudio publicado en el British Journal of Nutrition analizó a 12 mujeres posmenopáusicas con obesidad abdominal y descubrió que las que consumían aceite de oliva virgen extra durante sus comidas eran capaces de quemar más calorías -y durante más tiempo- que las mujeres que no lo hacían. La mejor forma de consumir aceite de oliva es rociarlo sobre la ensalada o añadirlo mientras se cocina la comida.

14. Aguacate

Los aguacates están de moda. Se han vuelto cada vez más populares debido a su delicioso sabor y a sus increíbles beneficios para la salud. Además, es muy fácil disfrutar de ellos, ya sea solos, en el desayuno, o en una tostada, un sándwich, o una salsa… ¡las opciones son infinitas! Puede que lo sorprenda ver a los aguacates en esta lista porque todos sabemos que, aunque son súper saludables, también contienen grasa. ¿No estábamos hablando de quemar grasas? Déjenos explicarle… hay dos tipos diferentes de grasas: las grasas buenas y las grasas malas. “El 75 de la grasa del aguacate es grasa buena”, dice Erin Palinski-Wade, RD, un experto en nutrición y diabetes, y autor de la ‘Dieta para Diabetes de 2 Días’ publicada en Reader’s Digest. “Ha habido estudios que mostraron que las personas que añadieron la mitad de un aguacate a sus comidas estuvieron más satisfechas después de comer y terminaron picando menos y comiendo menos calorías después”.

Una de las mejores cosas de los aguacates -y de algunos de los otros alimentos de esta lista- es que nos ayudan a sentirnos llenos durante más tiempo, sin que tengamos que comer mucho. “Los aguacates son una gran combinación de grasas monoinsaturadas y toneladas de fibra, lo que ayuda a mantenernos satisfechos”, dice Jess Cording, R.D., al hablar con Womens Health. También están repletos de potasio, el cual ayuda a reducir la retención de agua (también conocida como hinchazón).

15. Proteína de suero de leche

La proteína de suero de leche es estupenda para construir músculo y apoyar un metabolismo eficiente, cuando se combina con el ejercicio. Como la mayoría de nosotros sabemos, el músculo quema más calorías que la grasa, por lo que queremos fomentar el crecimiento muscular y este es el mejor alimento para ayudarnos a hacerlo. “Se ha demostrado que la proteína de suero de leche favorece la reparación, la construcción y el mantenimiento de los músculos”, dice Jess Cording, R.D., en conversación con Women’s Health. Healthline añade que se ha demostrado que la proteína de suero reduce el apetito, más que otras fuentes de proteína. “Esto se debe a que estimula más intensamente la liberación de ‘hormonas de la saciedad’ tales como PYY y GLP-1”, escribe la fuente.

La fuente aconseja, a quienes levantan pesas con regularidad, que pongan una cucharada de suero de leche (u otro suplemento proteico como el guisante, el huevo, la soja o la caseína) en un batido o licuado, después del entrenamiento. Esto ayudará a la persona a sacar el máximo provecho de su entrenamiento.

16. Quinoa

La quinoa es otro de los alimentos que está ganando mucho impulso últimamente como un gran sustituto saludable. Es básicamente como el arroz, pero más saludable. No sólo tiene buen sabor, sino que es una buena fuente de betaína, la que, según Reader’s Digest, es un aminoácido que nos ayuda a ganar músculo y a favorecer la pérdida de grasa. Suena bien, ¿no? Según WebMD, una taza de quinoa también aporta 5 gramos de fibra y 8 gramos de proteínas, además de hierro, zinc, selenio y vitamina E.

“La quinoa no sólo satisface cualquier antojo de carbohidratos, sino que también es una buena fuente de proteínas (6 gramos por porción)”, dice Elizabeth Hurley, R.D., en conversación con Women’s Health. Como ya hemos mencionado en este artículo, las proteínas son “cruciales para mantener la masa muscular y perder grasa mientras se tiene un déficit calórico”. Otro gran beneficio de la quinoa es que promueve el sueño debido a su contenido de magnesio (alrededor de 60 miligramos por ½ taza). Como la mayoría de nosotros sabemos, el sueño es extremadamente importante cuando se trata de la pérdida de peso. La quinoa puede utilizarse fácilmente como un sustituto saludable del arroz o la pasta. Todo lo que necesita es aproximadamente 1/3 de taza, señala Reader’s Digest.

17. Nueces y almendras

Los frutos secos son complicados porque se nos dice que son buenos para nosotros, pero también se nos dice que no debemos comerlos en exceso porque tienen un alto contenido de grasa. Entonces, ¿qué hacen en una lista de alimentos quema-grasas? Según Reader’s Digest, hay muchos estudios que demuestran que estos frutos secos son un gran alimento básico en la cocina, ya que combaten enfermedades y pueden utilizarse como alimento quema-grasas siempre que se disfruten con moderación: “Esto se debe a su fibra, su proteína y su grasa buena -elementos que pueden aumentar la sensibilidad del cuerpo [a la regulación de la glucosa], ayudando a la pérdida de peso-”, escribe la fuente. Además del pescado, las nueces son una de las mejores fuentes de ácidos grasos omega-3 y las almendras aportan una dosis extra de calcio que ayuda a fortalecer los huesos.

18. Bananas

Como todos sabemos, las bananas son una gran fuente de potasio y son súper fáciles de comer en el desayuno porque uno puede simplemente coger una y salir de la casa. ¿Qué tiene de bueno el potasio y cómo se relaciona con la pérdida de peso? Bueno, la revista Redbook habló con la dietista y nutricionista registrada Jackie Newgent, quien explica que “el potasio ayuda a su cuerpo a regular los minerales y los fluidos que entran y salen de las células y puede aumentar potencialmente el metabolismo basal, una medida de las calorías quemadas en reposo mientras está despierto”.

También están llenas de magnesio, lo que las hace buenas para combatir la hinchazón del vientre causada por los alimentos salados. Según Good Housekeeping, las bananas “contienen probióticos de origen vegetal que ‘alimentan’ las bacterias buenas. Meriende una banana al día con una cucharada de mantequilla de frutos secos, o rebánela y agréguela a sus cereales de la mañana”.

19. Yogur griego

El yogur griego es uno de los mejores para comer porque es una gran fuente de proteínas, pero los lácteos en general tienen calcio y aminoácidos que, cuando se consumen juntos, han demostrado quemar grasas. Suena a magia, pero en realidad es probable que tenga que ver con “la forma en que afecta a las bacterias del intestino, o con su composición nutricional -sobre todo cuando se trata de variedades ricas en proteínas como el yogur griego-”, escribe Cosmopolitan. Esto significa que el cuerpo procesa menos calorías que las que asimilaría de otro alimento con menos proteínas.

La fuente habló con la doctora Caroline Apovian, directora de nutrición y control de peso del Centro Médico de Boston (Boston Medical Center) y profesora de medicina de la Universidad de Boston (Boston University), quien afirma que “las proteínas son más saciantes que los carbohidratos simples”. ¿No le gusta el yogur? No hay problema. Puede obtener proteínas de otras fuentes como el pollo y el pescado magro. Ninguno de estos alimentos actuará como una píldora mágica, sino que lo prepararán para tener éxito. La clave del éxito es comer menos calorías.

20. Vinagre de sidra de manzana

Es posible que hayas oído hablar de los beneficios del vinagre de sidra de manzana, ya sea por sí solo o como ingrediente de remedios caseros. De hecho, estamos aquí para confirmar con pruebas que los rumores son ciertos. Al vinagre de sidra de manzana “se le atribuye la propiedad de reducir el apetito y disminuir los niveles de azúcar y [glucosa] en sangre en personas con diabetes”, escribe Healthline. Más aún, “se ha descubierto que el principal componente del vinagre, el ácido acético, aumenta la combustión de grasa y reduce el almacenamiento de grasa en el vientre, según lo demostraron varios estudios con animales. Desafortunadamente, no hay estudios en humanos con estos resultados, pero los resultados siguen siendo alentadores.

Para respaldar estas afirmaciones, Healthline hace referencia a un estudio que examinó a 144 hombres obesos que añadieron 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana a su dieta habitual todos los días durante 12 semanas. Los que lo hicieron experimentaron una pérdida de peso de alrededor de 3.7 libras y perdieron alrededor del 0.9 por ciento de su grasa corporal. Healthline afirma que estos resultados sugieren que el vinagre de sidra de manzana podría ayudar a perder peso. Para evitar las molestias digestivas, empiece por diluir el vinagre y vaya aumentando gradualmente hasta llegar a 1 o 2 cucharadas al día.

21. Kefir

El kéfir es una bebida láctea fermentada que puede parecer poco atractiva, pero es bastante popular entre los miembros de la comunidad de la salud natural. Tiene muchos nutrientes, es bueno para la salud digestiva y se ha demostrado que mejora la digestión. Redbook explica que, como el kéfir es un alimento fermentado, fomenta el crecimiento de las bacterias buenas en nuestro organismo. También ayuda al organismo a descomponer los alimentos de forma más eficaz, de ahí que se considere bueno para la digestión.

“Si ha estado comiendo la dieta americana estándar, probablemente tiene un exceso de la bacteria intestinal que desencadena antojos, y seguirá comiendo de la misma manera”, dice la doctora Robynne Chutkan al hablar con la revista Redbook. ¿No le gusta el kéfir? No se preocupe. Redbook sugiere probar el chucrut, el kimchi o las verduras en escabeche. Todos ellos tendrán efectos similares.

22. Batata

Puede que le sorprenda ver a la batata en esta lista, pero lo cierto es que es una buena fuente de potasio, betacaroteno, vitamina C y fibra, escribe WebMD. Es importante tener en cuenta que no estamos hablando de esas batatas al horno totalmente cargadas o incluso de batatas con cualquier tipo de aderezo como mantequilla, crema agria, queso, y definitivamente no trozos de tocino. Nos referimos a una bonita batata al horno sencilla (con su propio sabor natural). ¿Sigue siendo demasiado insulsa? WebMD sugiere espolvorear un poco de canela por encima.

Entonces, ¿cómo es que la batata quema grasa? Porque la batata es lo que se conoce como un “carbohidrato lento”. Los carbohidratos lentos se digieren más lentamente, lo que nos hace sentirnos llenos y con energía durante más tiempo. “Entre los ingredientes mágicos están los carotenoides, antioxidantes que estabilizan los niveles de azúcar en sangre y reducen la resistencia [a la glucosa], lo que ayuda al cuerpo a convertir eficazmente las calorías en energía en lugar de almacenarlas en forma de grasa”, escribe el autor de ¡Eat This, Not That!

23. Canela

De acuerdo, la canela no es necesariamente un alimento, sino una especia, ¡pero aun así cuenta! La canela está en esta lista porque las investigaciones han demostrado que tiene la capacidad de estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Las investigaciones han relacionado esta sabrosa especia y sus extractos con una mejor regulación de la glucosa, así como con “efectos positivos sobre los lípidos sanguíneos y la masa corporal magra”, escribe Cosmopolitan.

Es importante señalar que esta investigación sobre la canela sólo se ha realizado en animales y no en seres humanos, por lo que su efecto en estos últimos aún no está claro. Para disfrutar de los efectos de la canela, espolvoree un poco en su café matutino, té o, incluso, en un yogur.

24. Chocolate negro

Probablemente no necesite que le den más razones para comer este alimento pero, por si acaso, ¡tenemos algunas! El chocolate negro puede servir para suprimir el apetito y, sorprendentemente, se ha descubierto que ayuda a perder peso. “El chocolate negro tiene sin duda algunas ventajas para la salud”, dice Samantha Cassetty, MS, RD, nutricionista con sede en la ciudad de New York, en conversación con Reader’s Digest. “Relaja los vasos sanguíneos y permite que la sangre fluya más libremente. Y es una golosina tan satisfactoria que puede ayudar a la gente a controlar su antojo de otros dulces.”

En cuanto a las afirmaciones sobre la pérdida de peso, Reader’s Digest hace referencia a un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, según el cual el cacao podría reducir la cantidad de calorías absorbidas durante la digestión gracias a sus enzimas. Sólo hay que tener mucho cuidado con abusar de esta golosina. Es fácil comer demasiado y, cuando eso ocurre, no sirve de nada -sobre todo a la hora de quemar grasa-. Limítese a comer un cuadradito después de la cena como “capricho de final de día”.

25. Agua fría

Se ha demostrado, mediante investigaciones, que las temperaturas extremadamente frías aceleran nuestro metabolismo y aumentan la combustión de grasas. Entonces, ¿cómo podemos trasladar esto a la comida? Se han realizado otros estudios  para comprobar si beber agua caliente también puede aumentar el metabolismo y se ha comprobado que tiene una tasa de éxito de hasta un 30 por ciento, 10 minutos después de beberla. Los resultados también pueden durar hasta 40 minutos después. Aunque beber mucha agua tiene serios beneficios para la salud, no es una buena idea utilizarla como método de pérdida de peso. Al menos no por sí solo.

“La temperatura no supone una gran diferencia a menos que se mire en un tubo de ensayo”, dice el doctor Charlie Seltzer, MD, al hablar con Cosmopolitan. Asimismo, señala que el hecho de que algo funcione en un laboratorio no significa que se traduzca en la vida real. Sin embargo, beber agua puede ayudar a que una persona se sienta llena, lo que suprimirá su apetito y evitará que coma en exceso o pique durante el día.

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X