Salud ESP

Desafíate a Ti Mismo: Prueba Algo Nuevo y Bueno para la Salud

Puede ser difícil motivarse a sí mismo constantemente para tomar decisiones saludables y mantener un estilo de vida sano. Bien porque se aburra de su régimen de ejercicios, se canse de la misma comida, o no prospere desafiándose a sí mismo, probar algo nuevo y sano puede dar motivación y generar cambios que mejorarán su salud en general. Dependiendo de su personalidad y sus preferencias de salud y bienestar, lo que sea que intente no tiene que ser extremo — de hecho, cuando comienza un nuevo año, muchas personas establecen metas de salud poco realistas que terminan fallando. Y el impacto del fracaso podría terminar haciéndolo aún más difícil el lograr las metas y mantenerse motivado.

Este año, coseche los beneficios de establecer una meta manejable para desafiarse a sí mismo con algo nuevo y bueno para la salud…

1. Entrene para una carrera

Para algunos, las maratones pueden estar mucho más allá de su nivel de condición física, pero lo que muchos no saben es lo alcanzables que pueden llegar a ser. Y la alegría, realización y auto-apreciación que se siente la primera vez que se cruza la línea de llegada lo abrumará de la mejor manera — no se parece a ningún otro sentimiento que haya experimentado alguna vez. Para su primera carrera, pruebe con una de 5 Kilómetros y dese el tiempo suficiente para entrenar. Establecer metas pequeñas en el camino le mantendrá motivado y le generará un sentimiento de logro cada vez que se acerque a la meta final, a la carrera como tal. También podría fijarse si hay grupos de corredores en su área que entrenen específicamente para carreras.

Si ya participa regularmente en maratones y carreras, desafíese a si mismo inscribiéndose en algo más difícil. Con lo populares que son las carreras, seguramente su ciudad o una ciudad cercana ofrece varios tipos de carreras durante todo el año, y algunas de estas carreras pueden requerir mucho más que correr. Una carrera como la Tough Mudder es una carrera de obstáculos que requiere escalar y arrastrarse, así como resistencia y trabajo en equipo para ser completada. Un triatlón consta de nadar, correr y andar en bicicleta y también puede ser un buen reto.

2. Pruebe una nueva dieta

Ah, la temida palabra “D”. Las dietas tienen una mala reputación, sobre todo porque a menudo traen consigo sacrificar nuestros alimentos preferidos, momentos de inanición (demasiado dramático) y eliminar grupos de alimentos. Pero no todas las dietas son así. Muchas de las mejores dietas que ayudan a perder peso, prevenir y reducir el riesgo de enfermedades graves, no restringen totalmente ciertos alimentos ni le harán renunciar a los postres. Pruebe una dieta que le proporcione variedad, alimentos ricos en nutrientes y que se centre en el control y la moderación de las porciones.

Mientras que muchas dietas son buenas para su salud en general, no todas lo son, así que tiene que ser cuidadoso cuando comienza una nueva dieta. Evite las dietas de moda que prometen una drástica pérdida de peso en poco tiempo, las dietas líquidas que consistan en una mezcla de zumo o polvos para cada comida y aquellas que corten varios grupos alimenticios principales. Las dietas como éstas a menudo traen como resultado deficiencias y pueden causar problemas de salud porque su cuerpo no obtiene las vitaminas, nutrientes, minerales, proteínas y fibra que necesita para estar sano y funcionar correctamente.

3. Tome una clase de cocina

No hay nada mejor que probar algo nuevo y divertido como una clase de cocina, con la ventaja añadida de aprender a cocinar comidas deliciosas, pero saludables. Con lo populares que son, probablemente será capaz de encontrar cerca de su zona una clase de cocina que se centre sólo en comer saludable. Es una idea equivocada y muy común entre quienes comen alimentos procesados y pre-cocinados que cocinar comidas saludables desde cero es difícil y nada apetitoso. Pero esto dista mucho de la realidad, ya que las comidas y aperitivos saludables son mucho más fáciles de hacer y más satisfactorios que las comidas insalubres.

Inscriba a un amigo o a su pareja para pasar tiempo juntos, probar algo nuevo y divertirse. Los beneficios de aprender a cocinar comidas saludables definitivamente valen la pena, y el tiempo de calidad que se comparte con un ser querido no tiene precio. Sólo asegúrese de inscribirse en una clase que le enseñe a hacer comidas saludables. La idea de tomar una clase de cocina es desafiarse a sí mismo y mantenerse concentrado en unos hábitos alimenticios saludables.

4. Planee unas vacaciones activas

Las vacaciones, sean cortas o largas son vitales para lograr y mantenerse saludable. Tomarse un descanso de una apretada agenda personal y profesional le permitirá descansar y relajarse verdaderamente. Pero este año, pruebe algo nuevo haciendo que uno de sus fines de semana largos o semanas de vacaciones sean activas. Las oportunidades para actividades y viajes de aventura son infinitas, siempre hay algo disponible para cada tipo de persona, incluyendo a las familias. Algunas vacaciones activas pueden incluir, actividades en canoa, kayak, senderismo diurno y camping nocturno, canotaje, ciclismo, ciclismo de montaña y buceo. Podrá disfrutar de la naturaleza y hacer un buen ejercicio.

Si es el tipo de persona que no utiliza todo su tiempo de vacaciones y su jefer no lo obliga a ello, deje este mal hábito. Cualquier tipo de vacaciones podría ayudarle a reducir el estrés (alejándolo de las situaciones estresantes, como una apretada agenda laboral) y hacerlo realmente más creativo y eficiente en el trabajo si se toma el tiempo necesario para despejar su cabeza. Vale la pena equilibrar su tiempo de vacaciones usando algunos días para probar una nueva actividad vacacional y el resto para no hacer nada más que relajarse.

5. Haga del ejercicio una actividad social

Hacer ejercicio por su cuenta puede volverse algo solitario o aburrido, a veces haciendo que se salte un entrenamiento porque simplemente no está motivado. Es fácil caer en la costumbre de saltarse un entrenamiento diciendo que “es sólo por esta vez” y antes de que se de cuenta, habrá arruinado totalmente su rutina. De por sí es difícil comenzar una rutina y si se pierde la motivación, después puede ser difícil recuperarla. Este año, desafíese a si mismo haciendo que por lo menos uno de sus días de entrenamiento semanal sea social, o planee reuniones sociales activas.

Pídale a sus amigos encontrarse en el gimnasio, satisfaciendo sus necesidades sociales poniéndose al día y disfrutando de una conversación mientras continúa su objetivo de mantenerse activo y saludable. O, si prefiere hacer ejercicio sólo en el gimnasio o en su casa, puede agregar algo de tiempo social planeando salidas en canoa, paseos en bicicleta o caminatas semanales (si es que tiene acceso al agua). No siempre tiene que hacer ejercicio con sus amigos, pero socializar mientras realiza una actividad saludable es divertido, puede mantenerle motivado y con el ánimo de compartir con sus amigos.

6. Inscríbase en una nueva clase

Inscribirse en una nueva clase es una gran manera de conocer personas nuevas con las que va a tener algo en común — hacer ejercicio. O si usted tiene amigos con los que hace ejercicio regularmente, esta es una buena oportunidad para probar juntos algo nuevo. Muchas personas se sienten incómodas o nerviosas al unirse a una nueva clase solos, así que hacerlo con alguien que usted conoce puede darle la confianza que necesita para continuar. Comprometerse con una nueva clase también lo puede alentar a cumplir con esta, sea que lo haga con un amigo o por su cuenta.

Ya que es importante mantener su régimen de ejercicios divertido y desafiante, pruebe algo que esté fuera de su zona de confort, como el kickboxing, danza, yoga caliente, bootcamp, entrenamiento de obstáculos, escalada en roca, o cross fit.

Los buenos instructores dan apoyo, son profesionales y querrán ayudarle a tener éxito. Muchas personas necesitan el estímulo o empujón para desafiarse a sí mismos, haciendo que el ambiente de la clase sea perfecto para satisfacer estas necesidades. Además, está el aliciente de que así puede obtener tiempo social adicional, especialmente si siempre está en movimiento y tiene una agenda estresante.

7. Aprenda técnicas de reducción del estrés

Algo a lo que mucha gente olvida dedicarle tiempo es a mantener una buena salud mental y emocional. Pero descuidar estas áreas puede afectar su salud en general y le impedirá ser verdaderamente feliz y saludable. Para asegurarse de tener una mente sana, comprometa su tiempo en actividades que reduzcan el estrés, despejen su cabeza y aumenten su positividad. Hay varias maneras de hacer esto, incluyendo el yoga, meditación y ejercicios de respiración profunda. Para prevenir el aumento del estrés, asegúrese de programar tiempo para usted mismo y hacer algo relajante, como leer un libro. Desconecte regularmente del trabajo y los medios sociales, organice su vida personal y profesional, haga ejercicio y enfóquese en las cosas positivas de su vida.

El estrés y el desequilibrio pasan factura y eventualmente pueden afectar otras áreas de la salud — según la clínica Mayo, el estrés puede causar dolores de cabeza, insomnio, ansiedad, malos hábitos de alimentación, dolor torácico, muscular, problemas estomacales, y depresión – y la lista sigue y sigue. Así que intente algo nuevo este año comprometiéndose a aliviar su estrés. De esta manera será más versátil, feliz y probablemente más saludable y productivo en el trabajo.

8. Únase a un Club Social o a un voluntariado

Otra forma de desafiarse a sí mismo para mejorar su salud es comenzando o uniéndose a un club social, pero no uno que se centre sólo en el ejercicio. En su lugar, piense en un libro, en cocinar o en un club de cine. O también puede abordar el aspecto de ser emocionalmente sano inscribiéndose como voluntario en una organización local. La salud emocional es tan importante como la salud física, por lo tanto comenzar o unirse a un club o voluntariado es una forma efectiva de mantenerse sano y asegurar su salud.

Pasar tiempo con los demás y establecer relaciones personales llena una necesidad que todas las personas tenemos — cultivar amistades fuertes e interaccionar positivamente con los demás. Algo que puede ayudar a reducir el estrés es usar algo de su tiempo para divertirse, especialmente si tiene una agenda apretada. Y en el caso de querer participar en voluntariados, ayudar a la comunidad seguramente tendrá un impacto positivo, no sólo porque cumple su deseo de hacer algo bueno, sino además por las personas a las cuales está ayudando directa o indirectamente. Este año desafíese a si mismo a llenarse emocionalmente uniéndose a un club o voluntariado.

9. Añada súper alimentos a su dieta

Algunos expertos en la salud han cuestionado la aparición de los súper alimentos y su impacto en la salud, específicamente si estos realmente ayudan a prevenir enfermedades. Pero independientemente de la controversia, no se puede negar que muchos superalimentos le ayudarán a alcanzar las cantidades diarias recomendadas de vitaminas y nutrientes vitales que pueden ayudarle a prevenir, regular y reducir el riesgo de varios cánceres y enfermedades. Los superalimentos contienen varios componentes saludables, incluyendo antioxidantes y antiinflamatorios naturales que pueden ayudar a regular el colesterol y la presión arterial.

Incluso sin los beneficios potenciales que ayudan a regular o prevenir problemas de salud, la diversidad de nutrientes que se encuentran en los superalimentos es asombrosa. Añadirlos a su dieta puede ser muy divertido porque puede aprender nuevas recetas y disfrutar de los ricos y diferentes sabores de las frutas, verduras, hierbas y especias que cumplen el papel de superalimentos. Desde la canela y la cúrcuma hasta el ruibarbo y las bayas de gogi, la oportunidad de incorporar estos alimentos en su dieta le aportará unas comidas deliciosas. Sin mencionar todas las semillas, granos, aceites, nueces y legumbres que entran en esta categoría. Además es muy fácil añadir estos superalimentos a todas sus comidas y meriendas.

Share This Article

X