Alimentación ESP

Con ustedes…¡los seis gemelos malvados de alimentos saludables!

Debe saber que muchos alimentos que se jactan de brindar grandes beneficios a la salud, en realidad, son de lo más dañinos. Estos impostores, por más inofensivos que parezcan, esconden ingredientes que atentan contra el bienestar general.

Es por eso que debe acostumbrarse a leer detenidamente las etiquetas de cada producto que consume y, si es necesario, consultar a un profesional para que lo asesore. Aunque en un principio estas alternativas le resulten más sabrosas y tentadoras, créame que no valen la pena a largo plazo…

1. Margarina vs. Manteca o Mantequilla

Esta batalla es milenaria y parece no tener fin. Ante la duda, la clínica Mayo asegura que la margarina es mucho más saludable, debido a que contiene aceites vegetales y grasas insaturadas. La manteca o mantequilla está hecha a base de grasa de origen animal que, a su vez, es rica en grasas trans (súper dañinas para el organismo), pudiendo elevar de forma considerable sus niveles de colesterol.

Sin embargo, los expertos explican que no todas las margarinas son iguales—asegúrese de echarles un vistazo a las etiquetas del producto para verificar que no contenga grasas dañinas, ya que están vinculadas con numerosas enfermedades cardiovasculares. Las margarinas envasadas suelen ser mejores que las que se venden en barra.

2. Mantequilla de maní regular vs. natural

La mantequilla de maní es deliciosa y nutritiva, ya que contiene maníes — que, a su vez, están repletos de grasas beneficiosas para el organismo. De todos modos, un breve paseo por las estanterías del supermercado puede ser bastante abrumador con tantas opciones disponibles a su alrededor. Tómese unos segundos para decidir; una mala elección puede elevar sus niveles de colesterol y traerle graves problemas de salud.

Algunas marcas artificiales están repletas de grasas trans y, por lo general, contienen aceites hidrogenados (a diferencia de las que son libres de grasas trans). Una investigación publicada en el año 2012 en el Huffington Post asegura que, a pesar de que las variedades naturales de mantequilla de maní no incluyen aceites dañinos entre sus ingredientes, muchos fabricantes utilizan aceite de palma, que tampoco se caracteriza por ser el más beneficioso para su salud.

3. Fideos de arroz vs. fideos de harina de trigo

Los fideos de arroz se incorporan en diversos platillos exquisitos y se han vuelto populares gracias a las sopas Pho (de carne de res). Sin embargo, su valor nutricional deja bastante que desear. De hecho, la pasta común hecha a base de harina de trigo aporta muchas más fibras y beneficios por porción.

Muchas variedades de pasta son reforzadas con hierro y contienen nutrientes vitales como calcio y magnesio y algunas hasta son libres de gluten. Cabe aclarar que los fideos de arroz son libres de gluten por naturaleza, por lo que constituyen una mejor alternativa para los que siguen una dieta balanceada o equilibrada. Además, están repletos de carbohidratos que llenan de energía al organismo y mejoran la digestión. Independientemente de esto, la pasta de harina de trigo gana la batalla.

4. Yogur orgánico vs. yogur tradicional

El yogur es un alimento muy saciante que aporta al organismo todo tipo de vitaminas y nutrientes. No obstante, como ocurre con otros alimentos, siempre buscamos los que tengan mejor sabor — y esto equivale a ingerir una mayor cantidad de ingredientes dañinos.

La revista Prevention comparó los beneficios del yogur orgánico con los del yogur griego y obtuvo resultados sorprendentes. El estudio reveló que el yogur orgánico contiene más carbohidratos, azúcares, sodio y menos proteínas. Si bien la variedad griega es rica en grasas, no es motivo para disminuir su consumo. Sólo recuerde que los que tienen colchones de fruta o cereales van a tener más azúcar.

5. Barras proteínicas vs. barras snack

Aquí es muy fácil caer en la tentación, ya que ambas están apiladas en la misma estantería del supermercado. Para que quede claro, diremos que las barras snack son las de granola o las que se comen en el desayuno, que contienen cantidades desorbitantes de azúcar. Según un artículo publicado en 2010 en el periódico canadiense Globe and Mail, por más que los fabricantes de las barras snack aseguren que sus productos están repletos de fibras y son bajos en colesterol, ciertos expertos en nutrición afirman que estas barras son igual de nutritivas que un paquete de galletas.

Las barras proteínicas no se quedan atrás, debido a que algunas incorporan glaseados y azúcares dañinos. Los expertos explican que una buena barra proteínica debe aportarle menos proteínas que carbohidratos y no debe brindarle más de 200 calorías por porción. Lo ideal es que sea 100% orgánica, baja en grasas saturadas, en azúcar y sodio y que, a su vez, contenga dosis elevadas de fibra y proteína (le recomiendo que visite una tienda que se especialice en productos dietéticos y naturales).

6. Canela china vs. canela de ceilán

Sí, muchachos, hasta la deliciosa y saludable canela tiene una gemela malvada. Es probable que la que consiga en las tiendas de Norteamérica sea la variedad china (cassia) — que, en realidad, está repleta de cumarina, una sustancia química dañina para el hígado. Este compuesto no sólo se utiliza en perfumes, ¡sino también en pesticidas!

Lo ideal es consumir canela de ceilán, que contiene cantidades reducidas de cumarina. Además, regula los niveles de glucosa en sangre en las personas diabéticas, disminuye los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares y hasta mejora las funciones cerebrales. ¡La próxima vez que vaya de compras, abra bien los ojos!

Share This Article

X