Nutrición ESP

Cómo dañar su organismo en diez simples pasos

Resulta abrumador ver tanta publicidad en los medios sobre productos milagrosos que prometen alargar nuestra vida y hacernos lucir más delgados. ¿Acaso nota alguna diferencia? Cada vez son más las personas que desarrollan enfermedades crónicas aún estando informados sobre salud y bienestar general. Quizás estos mensajes ya pasaron de moda o no les estamos prestando la misma atención que antes. Quizás estamos demasiado ocupados y estresados para preocuparnos por nosotros mismos. Para aquellos que estén hartos de escuchar siempre lo mismo y busquen un enfoque fuera de lo común, a continuación le presentamos diez pasos simples para lograr el cuerpo menos saludables del mundo…

Paso 1: consuma bebidas con muchas calorías

Para lograr un físico flácido y hacer que sus niveles de glucosa estén por el cielo, lo único que necesita es consumir sodas, jugos artificiales, bebidas energéticas o cualquier líquido que contenga azúcar. Un vaso de tamaño promedio de cualquier bebida azucarada contiene 30 gramos (alrededor de 8 cucharadas soperas de azúcar por cada lata de soda). Esto incluye zumos de fruta, bebidas energizantes y hasta variedades saludables como leche de soya o almendra (aunque el contenido de azúcar sea mucho menor). Los expertos aseguran que las dietas ricas en azúcares aumentan los riesgos de desarrollar complicaciones de salud crónicas como diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares…sin mencionar obesidad.

Los que saben le sugerirán que beba mucha agua, aunque eso sólo lo hidratará y lo hará sentir lleno de vida. La mejor manera de enfermarse es ingerir niveles desorbitantes de azúcares. Para asegurarse de hacer lo correcto, verifique los porcentajes de la información nutricional. Recuerde que la debilidad muscular se logra con las bebidas carbonatadas, ¡no con agua!

Paso 2: saltéese el desayuno

Si de verdad desea aumentar el tejido adiposo y sentirse abrumado por el resto del día, lo mejor que puede hacer es dejar de desayunar. De hecho, algunas investigaciones hasta sugieren que no existe ningún tipo de conexión entre la primera comida del día y el aumento de peso. Entonces, ¿para qué arriesgarse?

Al esperar hasta el almuerzo para ingerir alimentos (o incluso hasta más tarde), se verá obligado a comer de más para satisfacer el hambre voraz que lo ataca después. Eso no es todo, lo que menos querrá es optar por ensaladas y productos que sean beneficiosos para su organismo, ya que los antojos de carbohidratos refinados se apoderarán de usted. No tardará mucho en quedarse sin energía y así le costará el triple concentrarse.

Paso 3: siempre tenga a mano alimentos procesados

Para obtener resultados muy poco saludables, recuerde pasar por alto las frutas y verduras. En cambio, frecuente su restaurante de comida rápida preferido. Los productos que se comercializan allí están repletos de sal y grasas trans y de una gran variedad de químicos que provocarán un gran caos en su organismo.

No sólo tendrá músculos débiles y flácidos, ¡aumentará los riesgos de desarrollar problemas cardiovasculares y cáncer! Espere…¡hay más! Un grupo de investigadores de la Universidad Yale, en los Estados Unidos, y de la Universidad de Erlanger-Núremberg, en Alemania, sugiere que la comida chatarra es la principal responsable de causar enfermedades autoinmunes como esclerosis múltiple, asma y eczema.

Paso 4: asegúrese de dormir menos de siete horas por noche

Si de verdad quiere lograr el cuerpo menos saludable del planeta, es importante que se quede despierto hasta tarde y duerma menos de siete horas por noche. Ciertos estudios han confirmado que la falta de descanso nocturno viene acompañada de diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, niveles elevados de estrés e inflamación.

Como si esto fuera poco, ciertos estudios epidemiológicos realizados en grandes poblaciones donde las personas dormían menos de seis horas por noche han demostrado que existe una conexión directa entre falta de sueño y obesidad. Olvídese de esas locas ideas de sentirse bien y quédese toda la noche viendo televisión y navegando en Internet.

Paso 5: eleve al máximo sus niveles de estrés así sus músculos se tensionan

Asegúrese de trabajar mucho, dormir menos y preocuparse más por todo. Los investigadores aseguran que la tensión acelera el deterioro de los músculos esqueléticos al elevar la producción de cortisol, la hormona que produce estrés.

De esta forma, activará las enzimas que destruyen la fibra muscular. Olvídese de tonificar sus músculos y concentre toda su energía en lograr un estilo de vida lleno de preocupaciones y problemas. Pronto notará esa sensación de fatiga y letargo tan poco anhelada.

Paso 6: muévase lo menos posible

Es un hecho. Las personas que realizan entre 30 y 60 minutos de actividad física a diario sufren de buena salud y se jactan de tener una mejor calidad de vida. ¡Al diablo con las estadísticas! Siéntese en su vehículo, en su oficina y en el sillón todo el tiempo que pueda, así conseguirá elevar los riesgos de sufrir lesiones y de desarrollar todo tipo de enfermedades crónicas vinculadas con el sedentarismo.

James Levine, director del departamento Obesity Solutions en la clínica Mayo, en Phoenix, Arizona, sugiere que pasar una hora sin realizar ningún tipo de esfuerzo físico daña su salud. El Dr. Joan Vernikos coincide con Levine y asegura que el sedentarismo es muy peligroso. Alteraciones en la densidad ósea, pérdida de masa muscular, enfermedades cardiovasculares y cáncer son algunas de las consecuencias de vivir una vida sin actividad física.

Paso 7: enójese y reprima emociones negativas

¿Para qué desperdiciar su preciado tiempo en aprender técnicas de manejo de la ira y la frustración, si lo único que logra es mejorar su calidad de vida y su salud física y mental? Los estudios sugieren que aquellas personas que suprimen sentimientos negativos tiene mayores posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares y problemas crónicos como cáncer. Mejor aún, el Dr. Dave Montgomery, un médico cardiólogo del hospital Piedmont en Atlanta, asegura que aquellas personas que reaccionan de forma agresiva a todo tipo de situaciones presentan mayores riesgos de sufrir un ataque al corazón.

Ya sabe, ¿para qué preocuparse tanto por controlar sentimientos de frustración, tristeza y decepción si pueden hacernos cada vez peor? No sólo llenará de hoyos la pared, sino que se aislará de sus seres queridos y su corazón estará en peligro.

Paso 8: evite los equipamientos de seguridad

Los cascos, las rodilleras y los cinturones de seguridad nos alejan de sufrir lesiones cerebrales permanentes y parálisis cerebrales. ¿Para qué preocuparse por el futuro si podemos tentar al destino? Según los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), ignorar los equipamientos de seguridad nunca ha sido tan popular.

Los CDC aseguran que cientos de estadounidenses disfrutan de andar en bicicleta y sólo la mitad de ellos se preocupa por su seguridad. Sí, claro, los cascos nos protegen de los golpes y hasta de la muerte pero…¡a nadie le gusta andar despeinado!

Paso 9: trabaje mucho y disfrute poco

Asegúrese de no destinar ni un sólo minuto a la vida familiar y al ocio y llene su agenda de obligaciones y compromisos. No tener tiempo libre favorece el aumento de peso y eleva los niveles de estrés. Además, le impide relajarse, disfrutar y hacer todas esas cosas que lo acercan a vivir una vida plena. Un artículo publicado en la revista Scientific American resalta la importancia de permitirse descansar de la rutina para mejorar su atención, sentirse motivado y aumentar la productividad y la creatividad. Qué va, ¿qué sabe esa gente?

Para lograr que su organismo colapse, no se le ocurra parar ni un segundo. Trabaje en exceso, pásese horas completas verificando sus cuentas de e-mail y sus perfiles de redes sociales y así sus niveles de estrés siempre estarán elevados. Si tiene suerte, luego llegarán la depresión, la ansiedad y la fatiga. ¡Vamos! ¡Trabaje, trabaje, trabaje!

Paso 10: hágase adicto a algo

Por fortuna, existen miles de cosas a las que nos podemos volver adictos. Desde sustancias como alcohol y drogas hasta la televisión, las redes sociales, el juego, el ejercicio y las compras; lo importante es automedicarse sin hablar con un experto acerca de lo que le preocupa. Pasar horas frente al televisor o llenar su closet de zapatos aplacará aunque sea por un rato esos sentimientos de tristeza, depresión y vacío. Como si esto fuera poco, ¡lo dejarán en bancarrota!

El Dr. Bruce Alexander, profesor de Psicología en la Universidad Simon Fraser, en la Columbia Británica, sugiere que el desarrollo de una adicción se relaciona con sentimientos de aislamiento social y psicosocial (lo que se conoce como dislocación). La falta de contacto humano resulta en vacíos que necesitan ser llenados con objetos, apuestas, drogas, alcohol y hasta ejercicio. ¡La buena noticia es que todos somos susceptibles a la dislocación! Lo único que necesita hacer es cultivar relaciones ficticias a través de las redes sociales y olvidarse del contacto humano.

X