Bebidas ESP

Cinco maneras de beber más agua a diario

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el 78% de los adultos estadounidenses bebe menos de ocho vasos (o 2 litros) de agua al día. De hecho, el 43% bebe menos de la mitad de las cantidades recomendadas. Si bien las necesidades de cada individuo varían según determinados factores, — contextura física, nivel de actividad, ambiente, etc.— el promedio por persona es de 2 litros a diario.

Todos los líquidos, incluso las bebidas alcohólicas y con cafeína, lo ayudan a cumplir sus objetivos, aunque muchos profesionales de la salud aseguran que lo más recomendable es beber agua. No tiene azúcar ni calorías y es la opción más hidratante (las bebidas con alcohol y cafeína actúan como diuréticos y, por ende, lo alejan de su objetivo). A continuación, le presentamos cinco consejos para mantenerse hidratado a diario…

1. Siempre tenga una botella a mano

Los norteamericanos son lo suficientemente afortunados de poder beber agua del grifo, aunque muchas veces no sea la opción más conveniente. Por eso, le recomiendo que siempre tenga a mano una botella reutilizable para poder rellenarla en alguna fuente de agua o canilla. Estos recipientes vienen de materiales y de diseños variados, por lo que tendrá la posibilidad de elegir el que mejor se adapte a sus necesidades. Otra solución efectiva es colocar botellas de agua en distintos puntos estratégicos — en su oficina, su vehículo, dentro de su bolso de mano, etc.

En lo posible, busque botellas que tengan marcas de volumen para poder saber cuánta agua bebe. También puede personalizar la suya con marcas que indiquen dónde debería estar el nivel de agua en determinado momento del día (por ejemplo, mañana, mediodía, tarde, noche). De esta forma, visualizará su progreso.

2. Beba despacio y en sorbos

Un viejo refran asegura que un elefante se come bocado a bocado. Si dos litros de agua le parecen demasiado, intente dividirlos en cantidades más razonables. Incluso, puede empezar a beber más agua de forma gradual, sin necesidad de llegar a los ocho vasos de forma busca.

Beba pequeños sorbos en determinados momentos de su rutina regular. Por ejemplo, cada vez que se detenga durante su caminata o al parar en un semáforo. Además, aproveche para hidratarse cada vez que se tome tiempo libre para ir al baño o cuando realice determinadas tareas, como atender una llamada telefónica. Configure un temporizador en intervalos regulares (por ejemplo, cada media hora) y, en ese momento, beba un poco de agua.

3. Sólidos

¿Quién dijo que el agua sólo debe consumirse en forma líquida? ¡Agréguele un poco de jugo o zumo de frutas y prepare deliciosas paleta de distintos sabores! Lo único que necesita es una cubitera y unos palitos de madera. Es la receta más fácil y simple que jamás haya “preparado”.

Además, hay miles de frutas y vegetales con alto contenido de agua, como las sandías, los melones, las uvas, los pepinos, la espinaca y las verduras de hojas verdes. De hecho, ¡la sandía y la espinaca son 90% agua!

4. Agregue un poco de sabor

Si el causante de su consumo deficiente de agua es la falta de sabor, la solución son las frutas, los vegetales y las hierbas. No se quede con la típica rodaja de limón — pepino, melón, lavanda, menta, naranja y bayas son apenas algunas de las opciones entre las que puede elegir.

Los fanáticos de las gaseosas pueden usar agua gasificada en lugar de agua común y mezclarla con jugo o zumo de frutas. Así, obtendrá una bebida llena de sabor y nutrientes, sin contar con el azúcar excesivo y la cafeína.

5. Beba agua antes de comer

Con frecuencia, las personas confunden la sed con el hambre, por lo que antes de devorar su almuerzo o cena, por más saludable que sea, beba agua. Si nota que el hambre prevalece después de unos cuantos sorbos, reconsidere comer algo.

Como si esto fuera poco, una investigación llevada a cabo por Virginia Tech indica que beber agua antes de cada comida ayuda a perder peso. Los participantes del estudio demostraron que al hidratarse antes de comer consumían menos calorías que el resto.

X