Consejos ESP

¡Aprenda a elevar al máximo su potencial!

Las personas estamos llenas de buenas intenciones. Nos encantaría ser más productivas en cada cosa que nos proponemos— perder peso, llevar un estilo de vida más saludable o cumplir con nuestras obligaciones. Lo que más nos cuesta es convencernos de que estos sacrificios son necesarios. Tener fuerza de voluntad no siempre es suficiente para mejorar el rendimiento.

Nos pareció interesante presentarle siete trucos que le permitirán elevar al máximo su potencial…¡a ponerlos en práctica!

1. Levántese y brille

Ponga su reloj despertador en el baño. Entonces, cuando suene la alarma por la mañana, estará obligado a levantarse de la cama y alejará la tentación de quedarse acurrucado entre las sábanas.

Steve Pavlina, el autor del libro de autoayuda Personal Development for Smart People, explica que las personas nos despertamos con una especie de “niebla cerebral”. Según Pavlina, es casi imposible confiar en la fuerza de voluntad en ese estado de confusión. Al estar más espabilado es mucho más probable que tome decisiones más sensatas.

2. Retrase los relojes

La medición del tiempo se basa en percepciones. Retrase su reloj unos minutos; cuando crea que está retrasado, se alegrará al saber que cuenta con 5 minutos de ventaja. Cuando le asignen una tarea con fecha límite de finalización, agéndela dos o tres días antes del día de entrega real. De esta manera, la costumbre de postergar sus obligaciones tendrá menos impacto en su vida.

Un análisis realizado en el año 2007 por Piers Steel, psicólogo de la Universidad de Calgary, explica que “del 85 al 95% de los alumnos universitarios posterga sus responsabilidades, en especial cuando se trata de asuntos académicos.” Trabajar bajo presión es agotador, a menos que tenga tres días de margen para editar el producto final. Adelantar el día de entrega no sólo lo ayudará a acabar con la procrastinación sino que mejorará su desempeño y sus resultados.

3. Saque provecho de su domingo

¿Acaso pretende comer bien durante la semana con todo lo que tiene para hacer?¿Cree que podrá armar un menú elaborado antes de irse al trabajo si debe salir de casa al amanecer? De pronto, Starbucks se vuelve una opción tentadora cuando está hambriento entre reunión y reunión. Un estudio llevado a cabo por la revista QSR Magazine reveló que el tiempo promedio de espera en un restaurante de comida rápida es de casi 3 minutos. Suena bastante conveniente si lo compara con las horas que pierde al cocinar en su hogar.

Lo mejor que puede hacer es aprovechar la tarde del domingo para adelantar tareas. Ponga su lista de reproducción favorita y prepare viandas distintas para toda la semana. Cocine pechugas de pollo y arme una gran ensalada césar — o lo que sea que se adapte a su estilo de vida. Coloque cada menú en un recipiente distinto y etiquételo con el día de la semana que planea comerlo. De esta manera, por la mañana sólo necesitará tomarse unos segundos para sacar su almuerzo del refrigerador.

4. Ejercítese antes de que salga el sol

Aproveche para ejercitarse antes de que su cerebro se despierte. Es fácil posponer su entrenamiento de mediodía cuando surge una reunión de trabajo o simplemente porque se siente agotado. Además, un estudio realizado por la Universidad Estatal de los Apalaches descubrió que aquellas personas que asisten al gimnasio por la mañana, ¡duermen mejor por la noche!

Invite a su mejor amigo, únase a un grupo de entrenamiento o inscríbase en la primera clase de aeróbica del día. De esta forma, tendrá que olvidarse de este tipo de compromisos por el resto de la jornada.

5. Responda sus mensajes en tandas

Si bien los correos electrónicos son una forma maravillosa de mejorar la comunicación, muchas veces atentan contra la productividad. Catherine Clifford, que trabaja para la revista Entrepreneur Magazine, asegura que los trabajadores pasan el 15% de su jornada laboral respondiendo mensajes y es el 43% de los motivos por los que no logran cumplir con todas sus obligaciones. Una buena solución es desactivar las notificaciones de sus cuentas de correo y verificarlas cuando haya terminado con todo lo demás.

Tim Ferris, autor de The Four Hour Work Week y experto en administración del tiempo, sugiere que las personas revisen sus correos electrónicos dos veces al día. Ferris también aconseja que hable con sus socios y compañeros de trabajo y les explique cuáles son sus horarios de atención. De esta manera será eficiente en todo lo que hace, ya que no tendrá distracciones que lo desconcentren.

6. Aplique la regla 40/20

Todos tenemos que hacer cosas que no nos gustan; proyectos para la universidad, papeleo, impuestos o cualquier otra cosa. A veces, nuestra percepción de la lista de pendientes es lo que nos impide empezar. Alejandro Lleras, profesor de psicología en la Universidad de Illinois, asegura que es muy útil desconectar y reconectar sus objetivos. Explica que “tomarse recreos mentales cortos nos permite mantenernos focalizados en lo que estamos haciendo.”

Enfóquese en sus obligaciones por 40 minutos y los 20 restantes dedíquelos a descansar o a hacer algo que disfrute, como ver un capítulo de su serie preferida. Aunque parezca una pérdida de tiempo, es mucho más tentador pensar que después de un periodo corto de trabajo habrá una recompensa.

7. Comparta sus metas

Cuénteles a los demás sus objetivos, ya que las personas temen hacer el ridículo en público. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de California descubrió que aquellos que compartían sus metas con los demás eran un 75% más exitosos. Si todos saben a dónde quiere llegar, es mucho más probable que sienta la obligación de cumplir con lo que se ha propuesto.

Si bien, muchas veces, el deseo de complacer a otros puede ser algo abrumador; úselo a su favor. Aproveche las redes sociales como Facebook y Twitter para contarles a sus amigos cuáles son sus planes o registre su progreso con alguna herramienta como stickk.com. Aunque no sepa con exactitud a quiénes les interesan sus metas, no querrá decepcionarlos. Haga que su orgullo le sirva de motivación.

X