Veganos y Vegetarianos ESP

8 consejos de alimentación saludable para volverse vegetariano

La mayoría de nosotros tiene las mejores intenciones cuando decide volverse vegetariano — pero mientras le está dando un descanso al reino animal; puede estarle haciendo daño a su salud si no está seguro de cómo mantener una dieta equilibrada.

Una dieta vegetariana equilibrada puede bajar su instancia de hipertensión arterial y mejorar su salud cardiovascular general… eso siempre y cuando siga estos consejos para garantizar la ingesta de todos los nutrientes vitales…

1. Mordiscos de bebé

Iba a decir pasos de bebé, pero me parece un poco más apropiado decir mordiscos de bebé en este caso. Sólo porque ha decidido adoptar un estilo de vida vegetariano no significa que tenga que empezar a lo grande o irse a casa. Puede poner de su parte comiendo como vegetariano la mayor parte del tiempo al principio — con algunas comidas con ingesta de carne más reducida hasta que se acostumbre a una dieta totalmente vegetal. Una dieta con menos alimentos derivados de la carne se traducirá en muchos de los beneficios de una dieta vegetariana total.

2. Mantenga las cosas equilibradas

Mientras se concentra en eliminar por completo la carne de su dieta, tenga cuidado de no eliminar accidentalmente algunos nutrientes esenciales también. Por ejemplo, muchos vegetarianos se vuelven deficientes de hierro debido a que éste se absorbe a través de fuentes animales. Sin embargo, puede aumentar la ingesta de hierro mediante el consumo de cereales fortificados y panes, así como de frutas y verduras altas en vitamina C (es decir, cítricos, tomate, brócoli y coles chinas).

3. No espere que todas las personas se vuelvan vegetarianas

Sólo porque usted valore la ética o los beneficios para la salud de una dieta puramente vegetariana, no significa que todas las personas a su alrededor se montarán en el vagón anti carnívoro. Por esta razón, aprenda a hacer versiones libres de carne de sus platos familiares favoritos — en los que la carne pueda ser dejada de lado o como salsa donde esta pueda ser incorporada al final para que todo el mundo quede felizmente saciado.

4. Escoja alternativas de proteínas saludables

Mientras que la mayoría de nosotros necesita un promedio de 45 gramos de proteína por día, todavía puede satisfacer sus proporciones de proteínas sin carne. Añada frijoles, lentejas, nueces, huevos, lácteos y queso bajos en grasa, quinua, mantequilla de nueces, soya y tofu a sus comidas.

5. Sea aventurero con la comida

Sólo porque sepa que la quinua y los garbanzos son un equilibrio saludable en la comida vegetariana no significa que tenga que comerlos todas las noches para cenar. Muchos nuevos vegetarianos se encuentran perdidos en la búsqueda de alimentos equilibrados pero deliciosos para la preparación de comidas vegetarianas. Así que no tenga miedo de experimentar con nuevos granos (como por ejemplo cebada y espelta), harinas (como almendra y quinua), leches (como de arroz y de almendra), frijoles, nueces y alternativas sin carne.

6. Llene su despensa

Al abastecer su alacena con verduras se asegurará de que no vaya a pedir pizza cada vez que tenga hambre. Así que llene su despensa con artículos como frijoles enlatados y secos, cereales como el cuscús, la quinua, la pasta de arroz integral, las frutas secas y las nueces, las especias y los artículos que pueda combinar en una abundante sopa o en una pizca de curry.

7. Opte por los congelados fuera de temporada

Las verduras y frutas frescas locales pueden ser difíciles de conseguir durante el invierno. Y para algunos, comprar alimentos frescos puede ser demasiado costoso. En lugar de eso, examine detenidamente el pasillo de alimentos congelados en su supermercado para encontrar vegetales y frutas congeladas recién recogidas, pero sin aditivos para obtener unas deliciosas y rápidas cenas vegetarianas.

8. Complemente su dieta

Si no obtiene una dieta balanceada como vegetariano debido a los alimentos que está consumiendo, la suplementación es otra opción. Muchos vegetarianos y veganos incorporan suplementos vitamínicos — tales como hierro, vitamina B12, ácidos grasos esenciales y vitamina C — en sus dietas diarias para garantizar una nutrición equilibrada.

X