Alimentos que puede comer sin peligro después de la fecha de vencimiento

Todos lo hemos hecho: hemos bebido de un cartón de leche dudoso, nos hemos alimentado de los restos de un yogur viejo o, incluso, nos hemos atrevido a cocinar carne que llevaba unos meses en el congelador (bueno, seis para ser exactos).

Aunque solemos seguir la máxima “más vale prevenir que curar”, cuando se trata del deterioro de los alimentos es bueno saber que algunos de ellos pueden consumirse pasada su fecha de caducidad. Estas fechas se imprimen en los envases solo para que los consumidores sepan cuándo el alimento está en su máxima calidad y frescura y, a veces, hay un poco de margen entre esa fecha y su verdadera caducidad.

He aquí una lista de alimentos que incluso los expertos en alimentación admiten que podemos consumir con seguridad una vez pasada la fecha de caducidad que figura en sus envases…

Bebidas carbonatadas

Con la cantidad de productos químicos y aditivos que contienen las bebidas carbonatadas, no debería sorprenderle que estén formuladas para durar mucho, mucho tiempo. Para que se haga una idea de la vida útil, los científicos de la alimentación estiman que los refrescos dietéticos son válidos hasta 4 meses después de su fecha de caducidad, mientras que los refrescos con contenido regular de azúcar pueden consumirse con seguridad hasta 9 meses después de su fecha de caducidad.

Si abre una lata de refresco que lleva un tiempo almacenada, sus propios sentidos y su buen juicio lo ayudarán a determinar si sigue siendo buena o no. Debe verter el refresco caducado en un vaso y observar su carácter y consistencia antes de beberlo: si ya no espumea, o si parece aguado y no hay burbujas, no lo consuma. El consumo de refrescos caducados entraña algunos riesgos para la salud.

Cereales procesados

Si hay un apocalipsis pendiente, debería abastecerse de cereales preenvasados en cajas… siempre y cuando no le importe que su bol sea un poco menos crujiente. A pesar de que se ponen un poco rancios y pierden sabor, la mayoría de los expertos en alimentación afirman que los cereales procesados duran hasta 6 meses después de su fecha de caducidad, especialmente si tiene cuidado de conservarlos después de abrirlos. Envolver la bolsa abierta con una banda elástica o cerrarla con una pinza de ropa es suficiente.

Debería desecharlos si nota alguna decoloración en el propio cereal o algún otro rastro de descomposición física. Los cereales rancios también perderán su crujido; los copos se sentirán endebles, casi como si hubieran estado un rato en la leche cuando tan solo acaban de salir de la caja. En estos casos, lo mejor es deshacerse de los cereales y dirigirse a la tienda de comestibles.

Mantequilla

Quizá le sorprenda que incluya un producto lácteo en esta lista. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los productos lácteos, la mantequilla se congela bastante bien y puede conservarse durante meses. Así que, si tiene un paquete de mantequilla sin abrir que se acerca a su fecha de caducidad, los científicos de la alimentación dicen que puede meterla en el congelador hasta que esté listo para usarla.

Si prefiere la mantequilla blanda, también puede mantenerla con seguridad fuera del frigorífico, preferiblemente en una mantequera con tapa. En estas condiciones se conservará hasta una semana, y no tendrá que desmenuzar el pan al untarla.

Para descongelar la mantequilla, basta con sacarla del congelador y dejarla en el frigorífico para que se descongele lentamente durante unas 12 a 24 horas. Una vez que deje de estar congelada, será segura y fácil de usar para cocinar y hornear. Eso sí, asegúrese de utilizar todo el bloque con prontitud.

Carne vacuna

Es posible que le asuste la idea de consumir carne vacuna cruda más allá de la fecha de caducidad, y siempre es una buena idea ser precavido. Sin embargo, siempre que la carne esté bien cocinada hasta el final, puede meterla en la nevera y consumirla hasta cinco días después de la fecha de caducidad. Sólo tiene que asegurarse de que la carne esté bien cocida antes de refrigerarla.

Desde un punto de vista práctico, si tiene un presupuesto ajustado, puede aprovechar esta característica de la carne vacuna en su beneficio. Prepare una olla grande de chile o fría y sazone un poco de carne picada para usarla en tacos, burritos o salsa para espaguetis, y luego póngala en un recipiente cerrado y recaliéntala cuando sea necesario. Podrá sacar más provecho de su dinero y siempre tendrá una comida medio lista en la nevera para cuando le entre hambre.

Queso duro

Nunca me terminaba todo mi viejo queso cheddar antes de la fecha de caducidad. Entonces, antes de darme cuenta, se formaban pequeñas manchas verdes en los bordes de mi bocadillo favorito. Sin embargo, he aprendido de la investigación alimentaria que, incluso en esas circunstancias, aún me quedan cuatro semanas hasta que se estropee por completo. El queso duro es uno de los productos lácteos más resistentes del mercado.

Sin embargo, hay que tener en cuenta un par de consejos importantes. En primer lugar, si hay pequeños rastros de moho que crecen en el exterior de su queso duro, asegúrese de eliminarlos antes de comer las partes no afectadas. Además, recuerde que este consejo no se aplica a los quesos blandos, como el brie. Estos tienen una vida útil mucho más corta, y nunca deben consumirse después de su fecha de caducidad; desagradables bacterias y otros microbios pueden provocar una terrible intoxicación alimentaria.

Pollo

Nunca sugeriría cocinar pechugas, alas, muslos o patas de pollo crudas después de su fecha de consumo recomendado. Sin embargo, según los profesionales de la alimentación, congelar ese paquete antes de su fecha de consumo recomendada es perfectamente aceptable. De hecho, he congelado sin problemas un paquete de muslos de pollo casi caducados, para descongelarlos y cocinarlos en mi olla de cocción lenta un año después. La clave es asegurarse de que el pollo esté completamente congelado antes de la fecha de caducidad indicada.

Utilizar esta estrategia puede ahorrarle mucho dinero en el supermercado. Busque productos de pollo que se acerquen a su fecha de caducidad, y lo más probable es que los encuentre en oferta a precios muy rebajados. Entonces, cargue su cesta de compras y meta todo en el congelador cuando llegue a casa. Eso sí, asegúrese de cocinar el pollo antes de que pase un día desde que lo descongeló para que no se estropee antes de engullirlo.

Patatas fritas

Puede que pierdan un poco de ese crujido tan sabroso, pero los expertos dicen que las patatas fritas están tan llenas de productos químicos y aditivos que se pueden comer meses después de la fecha de caducidad que aparece en la bolsa.  Eso sí, no se las sirva a los invitados, pues puede que no compartan su espíritu intrépido cuando se trata de alimentos envejecidos. Al igual que muchos otros aperitivos, las patatas fritas están envasadas de tal manera que el exceso de aire ha sido removido en una bolsa sin abrir. De este modo, duran meses y meses sin que se detecte una pérdida de sabor o calidad.

Ahora bien, no conviene comer patatas fritas si están estropeadas, ya que podría acabar con un terrible malestar estomacal o algo peor. Afortunadamente, hay una prueba sencilla que le dirá si sus patatas fritas son seguras para comer. Si aún están crujientes, están bien. Si parecen gomosas, lo mejor es que las abandone y se dirija a la tienda de la esquina para comprar una nueva bolsa.

Cerdo

¿Cómo que no hay carne de cerdo en su cubierto después de la fecha de caducidad? En realidad, no tiene que dejar que ese buen lomo de cerdo o paleta de cerdo entero se vaya a la basura. Siempre que se cocine completamente antes de la fecha de caducidad, las directrices de seguridad alimentaria admiten que se puede consumir con seguridad hasta tres días después de la “fecha de consumo recomendada” indicada en el envase.

Al igual que con el pollo y la ternera, puede ahorrar dinero si compra la carne de cerdo en el supermercado justo antes de que caduque y la mete en el congelador nada más llegar a casa. De nuevo, se aplica el mismo consejo: asegúrese de cocinar la carne dentro de las 24 horas siguientes a su descongelación y de comer las sobras dentro de unos pocos días de haberla cocinado. Tal vez descubra que la carne de cerdo cocida se seca más que otras carnes cuando es guardada en la nevera, así que lo más probable es que acabe tirándola antes de que se estropee.

Mayonesa

Sé que, si mirara en mi nevera ahora mismo, encontraría un tarro (o dos) de mayonesa caducada. Eso es porque mis hijos siempre la empujan al fondo de la nevera, y yo acabo comprando un nuevo tarro porque pienso, erróneamente, que se nos ha acabado. Sin embargo, las investigaciones demuestran que un tarro de mayonesa abierto se puede utilizar incluso tres o cuatro meses después de su caducidad, siempre que se haya conservado a la temperatura adecuada.

Sin embargo, tenga cuidado. Si un tarro de mayonesa se deja sin refrigerar incluso durante unas horas, las bacterias malas pueden empezar a proliferar, y puede que no se eliminen al volver a meter el frasco en la nevera. Una buena regla general es sacar el tarro de la nevera sólo cuando vaya a utilizarlo, y volver a meterlo en cuanto termine. De este modo, hará rendir su dinero y no tendrá que preocuparse de enfermar, siempre y cuando no presione más allá del tiempo recomendado.

Pickles al eneldo

¿Ha encontrado un querido y olvidado tarro de pepinillos al eneldo agazapado en el fondo de su nevera? Por regla general, si los pepinillos se conservan y almacenan en sal y en un líquido ácido como el vinagre o la salmuera, pueden comerse más allá de su fecha de caducidad. El líquido salado y ácido es muy hostil a casi todo lo que puede enfermar (razón por las cual los encurtidos y las verduras en vinagre han sido un alimento popular desde antes de los días de la refrigeración doméstica).

Los frascos de encurtidos sin abrir pueden almacenarse con seguridad durante meses, o incluso años, sin problemas. Si está convencido de que se acerca el apocalipsis zombi, los encurtidos son uno de los alimentos más seguros que puede conseguir. Sólo asegúrese de almacenar mucha agua junto con ellos, ya que los encurtidos y las verduras en vinagre tienden a tener un contenido muy alto de sodio.

Huevos

La gente no suele tener huevos en la nevera durante un tiempo sospechoso. La mayoría de la gente come huevos con mucha más frecuencia que algunos de los otros artículos de esta lista, pero si llega un momento en el que se pregunta si es seguro o no romper ese huevo y comerlo, lo más probable es que esté bien.

La fecha de consumo preferente de los huevos suele estar etiquetada en función de la fecha en que la gallina puso el huevo. Taste of Home escribe: “si el cartón tiene una fecha de envasado con un escudo USDA Grade, tendrá un código de tres dígitos que representa el día consecutivo del año, empezando por el 1 de enero como 001 y el 31 de diciembre como 365”. Según la fuente, se puede consumir huevos con seguridad hasta 30 días después de su fecha de caducidad.

Alimentos enlatados

Los productos enlatados duran tanto que es difícil enfrentarse al dilema de abrirlos después de que hayan caducado (aunque seguro que a todos nos ha pasado alguna vez). Lo mejor de las conservas es que tienen una vida útil muy larga. Podemos agradecérselo a su calidad altamente procesada. Siempre que estos alimentos se hayan almacenado correctamente en un lugar fresco y oscuro, deberían estar bien.

“Cuanto más refinado y procesado sea un alimento, más tiempo podrá conservarlo más allá de la fecha de caducidad”, dice Alan Aragon, M.S., al hablar con Mens Health. Sabrá si ya no son seguros para comer incluso antes de abrirlos. Fíjese si la lata está oxidada, si está abultada por arriba y por abajo, o si el sello tiene fugas. Una vez abierta la lata, compruebe cómo es su textura. “Los signos de botulismo son una textura burbujeante y espumosa en la parte superior de la lata que no querrá probar”.

Pasta cruda

Al igual que los productos enlatados, la pasta tiende a durar mucho, mucho tiempo. Ahora bien, si llega a ser súper vieja, perderá su sabor, pero la mayoría de nosotros comemos la pasta con alguna salsa, ¡así que puede que ni siquiera se note! The Food Network escribe que la pasta seca tiende a durar hasta dos años.

Si la comida huele mal o empieza a tener un aspecto desagradable, probablemente sea el momento de tirarla. La pasta al huevo, por ejemplo, empezará a oler rancio cuando se haya estropeado.

Galletas dulces y saladas

Los alimentos envasados, como las galletas y los crackers, están muy procesados (y son muy malos para nosotros), por lo que no contienen muchos ingredientes que puedan pudrirse. Esto es especialmente cierto si la bolsa o caja no ha sido abierta todavía.

Men s Health escribe que el Departamento de Agricultura de EE.UU. ha dado el visto bueno para disfrutar de alimentos como las galletas dulces y saladas más allá de su fecha de caducidad. Aunque no podemos prometer que tendrán un sabor tan crujiente o delicioso como cuando eran más frescas, no deberían causar ninguna enfermedad grave.

Alimentos congelados

Al igual que los alimentos enlatados, los congelados son muy prácticos porque duran mucho tiempo. La gente tiende a comprar alimentos como verduras, frutas, pizzas e, incluso, cenas precocinadas congeladas, para poder tenerlos a mano para cuando tengan un apuro para cenar.

Men’s Health habló con Toby Amidor, MS, RD, experto en nutrición y autor de The Easy 5-Ingredient Healthy Cookbook, quien dijo que, en su mayor parte, es seguro comer alimentos congelados después de su fecha de caducidad. ¡Incluso puede comerlos si están quemados por el congelador! Lo único que significa es que serán un poco menos sabrosos, pero no causarán ningún daño.

La única advertencia que se hace aquí es sobre descongelar y volver a congelar los alimentos. No es conveniente sacar un artículo del congelador, descongelarlo y luego decidir no utilizarlo y volver a meterlo en el congelador. “Eso implica un peligro potencial de que las bacterias se reproduzcan”, dice Amidor. Taste of Home también advierte que no se debe consumir la carne congelada comprada más del 50 por ciento después de su período de caducidad.

Mostaza

Muchos condimentos pueden durar más allá de su fecha de caducidad. Al igual que la mayonesa, la mostaza también puede consumirse con seguridad después de la fecha de consumo recomendada. De hecho, la mostaza embotellada que se ha conservado correctamente puede durar hasta un año entero.

Si el envase ya ha sido abierto y tiene una fecha de caducidad muy lejana, compruebe el deterioro del condimento: huélalo y examine la textura. Si sigue teniendo el mismo aspecto que cuando era nuevo, probablemente sea seguro comerlo.

Pan

No estoy seguro de usted, pero yo nunca he mirado la fecha de vencimiento del pan. Eso es porque el pan muestra claramente cuándo se ha estropeado. Si se ha pasado la fecha de caducidad y ya no es seguro comerlo, empezará a crecer moho, pero si no hay moho, ¡puede disfrutarlo! Eso sí, asegúrese de hacer una comprobación exhaustiva preliminar.

Para prolongar la vida útil del pan, guárdelo en la nevera. Si se guarda en la nevera, el pan puede durar hasta dos semanas. Cuando están en oferta a buen precio, compro unas cuantas hogazas a la vez y las guardo en el congelador.

Yogur

Por lo general, cualquier tipo de alimento lácteo es uno de los que más miedo nos da de comer después de su fecha de caducidad. Es cierto que los productos lácteos no tienen una vida útil tan larga como otros alimentos de esta lista, pero USDA ha señalado que, a menos que los productos lácteos (como el yogur, la leche y el queso) muestren signos de deterioro, se consideran seguros. Toby Amidor, MS, RD, un experto en nutrición, dijo a Men’s Health que la leche puede durar hasta cinco días después de la fecha de consumo recomendada y el queso duro (del que ya hemos hablado) dura mucho más.

Puedo dar fe de ello. Muchas veces he bebido una taza de yogur unos días después de su fecha de caducidad y he vivido para contarlo. Además, nunca me he enfermado por ello. Si el yogur ha pasado la fecha de caducidad, compruebe si se ha estropeado antes de comerlo: huélalo, examine la textura y el color. Use su buen juicio para determinar si está bien o no.

Chocolate

Según Bustle, el chocolate es como las patatas fritas, las galletas dulces y las galletas saladas, puede ser seguro comerlo incluso cuando está viejo. ¿Ha notado alguna vez una película blanca en el chocolate viejo? La fuente dice que esto se llama “florecimiento del chocolate” y que es seguro consumirlo. “Si el chocolate se almacena en un lugar fresco (a 70 grados, o menos), su vida útil superará su fecha de caducidad”, escribe Bustle.

Productos agrícolas preenvasados y frescos

Puede que lo sorprenda ver productos agrícolas en esta lista, pero estos productos son como el pan: cuando están malos, se nota. No es necesario mirar las fechas de caducidad. Muchas personas consumen con seguridad sus productos después de su fecha de vencimiento.

A menudo compro mezclas de ensalada de espinacas y rúcula preenvasadas. Aunque la fecha de consumo recomendada me da una buena indicación de cuánto tiempo tengo para comerlas, tiendo a prestar más atención a lo que veo. Si todavía tienen buen aspecto, no huelen y no tienen una textura viscosa, entonces me las como (aunque hayan pasado uno o dos días de la fecha de caducidad).

Mientras el producto no esté claramente podrido, blando o tenga otros signos visibles de estar en mal estado (como moho u olores penetrantes), es probable que aún sea seguro comerlo.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X