Cardio ESP

Diez razones por las cuales la angustia puede afectar su corazón

La angustia viene de muchas maneras y afecta a las personas de formas diferentes. Amar y ser amado trae mucha alegría y felicidad a su vida y cuando ese amor es arrebatado, no es algo que la mayoría de las personas pueda superar fácilmente. Ya sea que esté suspirando por un primer amor o se sienta desahuciado después de un divorcio, la angustia puede tener un impacto significativo en su salud mental y emocional. Y como si eso fuera poco, también puede causar dolor físico y puede incluso afectar la salud de su corazón.

Mientras que la angustia no se considera una verdadera afección médica entre la mayoría de los médicos, hay cosas que las personas experimentan y a las que reaccionan cuando tienen el corazón roto que pueden causar problemas físicos reales. Estas diez razones de por qué la angustia realmente puede afectar su corazón afortunadamente lo motivarán a recurrir a sistemas y estrategias positivas para afrontar una ruptura…

1. Un plus de estrés

Si tiene el corazón roto, sus niveles de estrés probablemente aumentarán. Es posible que experimente confusión o demande respuestas de su ex-pareja que sólo le sumarán tensión. También es común que luego de un rompimiento dé una buena mirada a su vida para saber hacia dónde está yendo y, en muchos casos, puede que no esté feliz con lo que encuentra. Estos pensamientos añaden estrés y, si sale de esos pensamientos sin ninguna respuesta y en cambio siente que tiene más tristeza y decepción, es probable que se su estrés se multiplique, lo cual le añade una gran presión en su corazón. No es algo casual que las personas con cargos muy altos y estresantes tengan enfermedades del corazón. El estrés afecta el corazón y no es selectivo a la hora de buscar un causante.

2. Malos hábitos alimenticios

Comer compulsivamente puede ser una respuesta estereotipada cuando pasa por una mala ruptura, pero no es sólo un estereotipo – le pasa a mucha gente. Estar estresado y molesto puede hacerle querer desquitarse de sus problemas con la comida; comer en más cantidad y elegir alimentos insalubres altos en grasa, azúcar y sodio. Puede que recurra a la comida chatarra o que realice varios viajes a la tienda de la esquina para obtener su dulce o chocolate favorito. No obstante, estos malos hábitos alimenticios a la larga pueden pasarle factura a su corazón. Puede aumentar su riesgo de padecer hipertensión arterial, enfermedades coronarias y colesterol alto, entre otras complicaciones cardíacas de leves a graves.

3. Falta de ejercicio

Para empeorar la ruptura y la alimentación compulsiva, aquellos con el corazón roto no pueden reunir la energía ni la motivación necesarias para hacer ejercicio. El ejercicio es algo integral en el mantenimiento de un estilo de vida saludable, entre lo que se incluye mantener saludable el corazón. Los entrenamientos cardiovasculares tienen un impacto directo sobre la prevención de enfermedades del corazón. El ejercicio puede ser en realidad una buena salida cuando se trata de la angustia por un corazón roto debido a los sentimientos positivos y la afluencia concurrente de endorfinas que se obtienen luego de un buen entrenamiento. Así que ejercitarse no sólo ayudará a evitar daños a su corazón mientras lidia con una ruptura sino que también le proporcionará una herramienta saludable para reducir el estrés y tener sus emociones bajo control.

4. Aumento de la presión arterial

El estrés emocional que siente cuando tiene el corazón destrozado puede afectar directamente su presión arterial. Sentir emociones fuertes – específicamente, sentirse muy molesto o enojado – puede elevar su presión arterial, ya que se produce un aumento en la adrenalina corporal. La presión arterial alta puede aumentar el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiaca o un ataque al corazón, así como de dañar las arterias y en algunos casos, resultar en un aneurisma. Uno de los principales problemas con la presión arterial alta es que puede empeorar lentamente con el tiempo y puede que ni lo note hasta que los síntomas sean severos. Por eso, se recomienda que haga todo lo posible para reducir el estrés emocional durante un desengaño con el fin de mantener su presión arterial bajo control.

5. Depresión

Cuando los anuncios dicen que la depresión puede lastimar físicamente, no están exagerando. También es cierto que la depresión puede afectar severamente todos los aspectos de su vida, desde su carrera hasta sus relaciones con familiares y amigos. Las emociones extremas que sienten aquellas personas con depresión y la dificultad para afrontar las situaciones pueden literalmente causar dolor físico y aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades y problemas de salud. Mientras que mucha gente sufre de depresión, lo que puede no saber es que la depresión puede ponerlo en riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Cuando experimenta angustia, corre el riesgo de que se convierta en depresión y fomente así el riesgo de dañar el corazón.

6. Ataques cardíacos falsos

El estrés emocional, los pensamientos y los sentimientos abrumadores causados por una ruptura pueden simular un ataque al corazón. El incremento de adrenalina en el corazón causa una sensación similar a la que se produce durante un ataque al corazón; como resultado, el estrés y otros traumas emocionales pueden aumentar. Muchas personas que sufren de falsos ataques al corazón terminan en la sala de emergencias, sólo para descubrir que en realidad no hay nada malo en su corazón – y la experiencia puede ser de por sí traumática. Lo bueno es que estos síntomas son generalmente a corto plazo y normalmente no causan ningún daño permanente.

7. Incremento en el consumo del alcohol

El alcohol a menudo se utiliza como una manera de aliviar el dolor generado por el desamor y puede ser tentador recurrir a la botella cuando se está estresado y emocionalmente inestable. Pero el alcohol es una terrible muleta para usar en épocas de angustia por varias razones; una de ellas es que es un tranquilizante. Las drogas y el alcohol son considerados como sedantes y pueden terminar amplificando sus sentimientos de tristeza, de depresión e ira, lo que lo hará sentir peor al final del día. El exceso de alcohol también afecta su corazón – según la Clínica Mayo, el consumo excesivo de alcohol puede resultar en un agrandamiento del corazón y en el aumento la presión arterial, lo cual puede conducir a otras complicaciones cardiovasculares.

8. Ataques de pánico

Los ataques de pánico implican miedo intenso y causan muchas reacciones físicas como palpitaciones, dificultad para respirar, mareos y palmas sudorosas. Sencillamente, pueden ser aterradoras y conducir a un número de fobias que pueden empeorar los ataques. Cualquier persona con un trastorno de ansiedad sabe que uno de sus mayores temores es tener un ataque de pánico y el estrés que ésto genera a menudo conduce a más ataques de pánico. Mientras que estos no necesariamente causan daño al corazón, un ataque de pánico combinado con otra enfermedad puede afectar el corazón y ponerlo en riesgo de padecer un ataque al corazón u otra enfermedad cardiovascular. Puede incluso sentir como si estuviera teniendo un paro cardíaco durante un ataque de pánico.

9. Respiración restringida

La hiperventilación y la respiración restringida son comunes cuando estamos muy molestos. Todos esos pensamientos y sentimientos intensos pueden correr a través de nuestro cuerpo durante una ruptura y eventualmente conducir a problemas respiratorios si no somos capaces de encontrar un mecanismo positivo para afrontar la situación. Puede no tener un trastorno clínico ni sufrir ataques de pánico, pero puede provocar estrés en todos sus músculos, incluyendo el corazón, si tiene episodios prolongados de dificultad para respirar. Al igual que con un ataque de pánico, el estrés de no saber cuándo va a tener otro episodio puede causar otros problemas físicos y mentales, lo que hace que la situación se transforme en un círculo vicioso.

10. Síndrome del corazón roto

Muchos profesionales de la salud no creen en el síndrome del corazón roto, pero la posibilidad de que el desamor sea en realidad una forma de enfermedad o de padecimiento ha ganado popularidad con los años debido a algunas pruebas convincentes. Otros tantos médicos en cambio lo llamarían cardiomiopatía inducida por estrés, ya que el corazón es incapaz de bombear adecuadamente la sangre a través del cuerpo. Es un trastorno temporal que generalmente se desencadena en momentos de estrés extremo, incluso durante una ruptura. Cualquier individuo que esté bajo tensión emocional extrema – incluso aquellos que gozan de buena salud – podrían experimentar el síndrome del corazón roto. Según la Clínica Mayo, éste puede causar dolor en el pecho y dificultad para respirar, pero los efectos negativos suelen invertirse al cabo de una semana.

X