Cardio ESP

Diez consejos de salud para el corazón al ejercitarse bajo el sol

Mientras disfrutamos de las últimas semanas del verano, aún podemos experimentar unas cuantas oleadas de calor. Si no es como la mayoría de las personas que se ejercitan regularmente, probablemente disfrute de salir del gimnasio o de su casa para hacer su entrenamiento al aire libre bajo la luz del sol y a menudo en un clima bastante caluroso. Sin embargo, ejercitarse en el calor puede poner mucha tensión en su corazón, así que es importante asegurarse de tomar precauciones para proteger su salud cardiovascular.

Hacer ejercicio durante un día de intenso calor puede conducir a una insolación, generar tensión en su corazón y aumentar las posibilidades de sufrir complicaciones o fallas cardiacas. Muchas veces se desconocer que la salud del corazón está en riesgo. Con estos diez consejos de salud para el corazón aprenderá cómo protegerse mientras disfruta de sus entrenamientos al aire libre…

1. Beba más agua

Quizás, la forma más fácil y uno de los consejos más importantes para mantener saludable su corazón al ejercitarnos al aire libre. Hacer ejercicio en temperaturas calientes le hará sudar más y como resultado, su cuerpo puede deshidratarse rápida y fácilmente, por lo cual se subraya la importancia de beber suficiente agua. Incluso muchos entusiastas extremos del ejercicio no beben la suficiente cantidad de agua para permanecer hidratados en el calor, a menudo porque el calor puede tener efectos muy particulares sobre nuestro cuerpo. Puede no sentir sed, pero eso no significa que no necesite agua. Hidratarse antes, durante y después del entrenamiento es esencial.

2. Ejercítese temprano o tarde en el día

Por lo general, el día alcanza su temperatura más caliente desde temprano en la mañana hasta mediados de la tarde. Deberá evitar ejercitarse durante las horas pico de temperatura si desea prevenir el estrés adicional en su cuerpo, especialmente en su corazón. En cambio, intente hacer ejercicio temprano en la mañana o en la tarde – aún así estará bastante caluroso algunos días, pero no presionará a su cuerpo cuando el calor y la radiación del sol estén en su peor y más peligroso nivel. Ejercitarse en la mañana o pasada la tarde también puede ser una gran manera de comenzar el día de forma positiva o de liberarse del estrés cuando lo termina.

3. Tome descansos

Cuando se ejercita en el calor, usted se exige más – su cuerpo trabaja más duro para enfriarse y gasta más energía al hacerlo. Por eso es necesario hacer pausas regularmente durante su entrenamiento, para darle así a su cuerpo el descanso que necesita con el fin de continuar ejercitándose. Y si puede relajarse en la sombra, mucho mejor. Aproveche estos descansos para beber agua y mantenerse hidratado e incluso comer un pequeño refrigerio. Si desea comer algo, escoja frutas en lugar de barras de energía u otros alimentos secos y altos en calorías. La fruta es refrescante y no le sentará muy pesado en el estómago cuando continúe su entrenamiento.

4. Vístase adecuadamente

Lo que usa mientras hace ejercicio al aire libre afecta de manera importante su entrenamiento. El calor de por sí hace que su cuerpo requiera más energía, por lo que no querrá que su ropa contribuya a esto. Elija ropa transpirable, como el algodón o ropa especial para hacer ejercicio – que le permite a su cuerpo sudar y que ese sudor se evapore en el aire. Su ropa ligera también debe ser de colores claros porque entre más clara la ropa, será menos golpeada por el sol y atrapará menos calor, lo cual evitara seguir agregando calor innecesario a su entrenamiento.

5. Disminuya la intensidad en el punto máximo de calor

Mientras que la última cosa que querrá hacer es disminuir la intensidad de sus entrenamientos, a veces, es la manera más inteligente y segura de actuar. Si es un día de verdadero calor, la alta temperatura va a ponerle mucha presión a su corazón porque éste debe trabajar más duro bajo el sol. Cuando su corazón es puesto bajo tensión adicional, se aumenta el riesgo de experimentar latidos cardiacos irregulares y peor aún, de padecer una insuficiencia cardiaca congestiva. Incluso las personas más saludables que trabajan demasiado su corazón pueden dañar considerablemente su salud cardiaca general cuando practican ejercicio en días calurosos sin tomar las precauciones correspondientes. Así que cuídese y disminuya la intensidad cuando haga mucho calor.

6. Disminuya el consumo de alcohol y cafeína

Obviamente no estamos hablando de beber alcohol durante su ejercicio ni llevar un termo de café a su corrida. Pero lo que consume la noche anterior a su corrida matutina o justo antes de ésta, puede afectar la salud de su corazón durante el ejercicio bajo el sol. Consumir cafeína y alcohol – ambos diuréticos – lo harán orinar más, lo cual contribuirá así a la deshidratación. Estar deshidratado al hacer ejercicio es peligroso para el corazón e incluso más cuando está haciendo ejercicio al aire libre y bajo el sol. El alcohol reduce la presión arterial, lo cual agrega presión adicional al corazón, mientras que la cafeína puede acelerar su corazón, lo cual tampoco es bueno para su salud cardiaca en general.

7. Use protección solar

La rayos UV de sol hacen mucho más que ponerlo en riesgo de sufrir quemaduras dolorosas y cáncer de piel, también pueden poner tensión en su corazón. Según la Clínica Mayo, la capacidad del cuerpo de enfriarse se ve disminuida cuando se está insolado. Cuando su cuerpo no puede enfriarse ni mantener una temperatura segura, su corazón debe trabajar más duro y puede ponerlo en riesgo de padecer un ataque térmico, lo cual puede causar serias complicaciones médicas. Y si está en riesgo o ya tiene un problema cardiaco, tiene incluso un mayor riesgo de forzar su corazón si su cuerpo no puede enfriarse. Así que use bastante protector solar para proteger mucho más que su piel.

8. Comience poco a poco hasta hacer el entrenamiento completo

El clima cálido siempre nos hace querer estar afuera tanto como sea posible y cuando llega el buen tiempo, su primer pensamiento podría ser: ejercitarse afuera. Pero pasar de ejercitarse en interiores, en lugares con una temperatura regulada, a ejercitarse afuera bajo el calor directo del sol, puede afectar a su corazón. ¿Cómo? Resulta que le toma algo de tiempo a su cuerpo el adaptarse a los cambios de temperatura, específicamente al calor; se necesita disminuir el ritmo cardiaco y la temperatura corporal cuando se está en el exterior y requerirá una o dos semanas para hacer esto. Cuando empieza a ejercitarse en el calor, debe comenzar despacio e ir aumentando la intensidad y la duración de su entrenamiento durante un par de semanas.

9. Asóciese con un amigo

Una de las maneras más fáciles de asegurarse de que no está esforzando demasiado a su corazón es ejercitarse con un amigo que también entienda la importancia de mantener la salud cardiaca durante el ejercicio en climas calurosos. Hacer ejercicio en grupo a menudo sirve como gran motivación para esforzarse, pero cuando se trata de estar seguros, también puede ser un recordatorio convincente para cuidar la salud y el bienestar de otras personas, lo que a su vez cuida su propia salud. Beba agua y tome descansos simultáneamente, además de estar pendiente de los síntomas de insolación. Y de verdad, ¿a quién no le gusta pasar un tiempo extra haciendo vida social y divirtiéndose con un amigo?

10. Cuando sea el momento, retírese

Si se ejercita con regularidad sabrá forzar su cuerpo de buenas formas para alcanzar objetivos, para expandir sus habilidades y para perfeccionar sus capacidades. Sin embargo, también se debe saber determinar cuándo su cuerpo ya ha tenido suficiente y hay que tener la fuerza para poder retirarse. Hacer ejercicio en el calor puede ser estimulante porque su cuerpo trabaja más duro y el sudor se produce más rápido y de manera constante. Como la mayoría de los adictos al ejercicio, las endorfinas son poderosas y deseará los resultados de presionarse a sí mismo. Debido a esto, puede ser difícil darse cuenta cuándo se está haciendo más daño que bien. Si la temperatura está en alza, escuche a su cuerpo y reconozca cuándo debe tomar descansos y detenerse.

X