Desencadenantes comunes de un ataque cardíaco

Por supuesto, una dieta rica en delicias grasosas y fritas y una vida llena de estrés financiero, laboral y personal ciertamente pasarán factura a su corazón. ¡Todos sabemos eso!

Sin embargo, los médicos ahora apuntan a otros culpables de ataques cardíacos menos considerados. Aquí hay diez advertencias cardiovasculares sorprendentes que quizás ni siquiera conozca …

1. Enfermedad de las encías

Si usted es una futura madre que sufre de enfermedad de las encías (también conocida como enfermedad periodontal), su médico prenatal probablemente ya le advirtió que puede poner en riesgo a su feto. Sin embargo, parece que la caries de las encías también puede representar una amenaza para la salud cardiovascular. Un estudio reciente concluyó que las personas con enfermedad periodontal tienen inherentemente un riesgo un 25 por ciento mayor de sufrir un ataque cardíaco que aquellas que tienen encías sanas.

Mientras lee esto, los investigadores apiñados en laboratorios de todo el mundo están tratando de averiguar por qué. Una de las primeras teorías principales es que los niveles elevados de bacterias asociados con la enfermedad de las encías permiten que los agentes infecciosos migren más profundamente a su sistema. Y desde allí pueden llegar hasta el corazón, causando estragos en vasos sanguíneos importantes e interfiriendo con el funcionamiento de su sistema circulatorio. Si desea un corazón sano, asegúrese de tener dientes sanos.

2. Productos antibacterianos

Como dice el viejo refrán, la limpieza está cerca de la piedad. Sin embargo, muchos jabones, limpiadores y pastas dentales antibacterianos o antimicrobianos contienen triclosán, una sustancia química que fomenta la producción de gérmenes resistentes a los antibióticos. Estos gérmenes pueden aumentar su riesgo de enfermedad cardiovascular, mientras causan más y más daño a su corazón y tejidos musculares cuanto más los usa.

Los investigadores enfatizan que no corre el riesgo de sufrir un episodio cardíaco repentino y severo solo porque usa productos con altos niveles de triclosán. El problema proviene del uso prolongado y el peligro se manifiesta con mayor frecuencia como una enfermedad cardíaca de aparición más lenta. El triclosán también se ha relacionado con una larga lista de otros trastornos, incluidos los trastornos de la función muscular. Es mejor que se lave las manos con una barra de jabón común, pero si está enganchado al jabón líquido, lea atentamente la etiqueta antes de comprar. De hecho es mejor si puede elegir una alternativa orgánica y natural, en lugar de poner en riesgo su salud y la de su familia.

3. Antibióticos

Los médicos son cada vez más conscientes de los riesgos asociados con el uso excesivo de antibióticos, pero estos medicamentos todavía se recetan comúnmente para tratar una amplia gama de problemas de salud derivados de infecciones bacterianas. Sin embargo, si tiene una enfermedad cardíaca, tiene riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca o tiene antecedentes familiares de problemas cardiovasculares, debe evitar tomar azitromicina, también conocida como “antibióticos Z-Pak”.

Los estudios han relacionado los antibióticos Z-Pak con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cardíaco, particularmente entre personas con sistemas circulatorios debilitados u otros factores de riesgo importantes. Si tiene alguna inquietud sobre la azitromicina, hable con su médico. Si alguna vez contrae una infección bacteriana que requiere tratamiento con medicamentos recetados, solicite una alternativa. Existen otros medicamentos que tratarán el mismo espectro de enfermedades sin poner en riesgo su corazón. Sin embargo, pueden tener otros efectos secundarios, así que asegúrese de preguntar sobre ellos antes de comenzar su régimen de tratamiento.

4. Mariscos

Los frutos secos a menudo elogian los mariscos por sus altos niveles de ácidos grasos omega-3, que se sabe que estimulan la función cardíaca y protegen su salud a largo plazo. Sin embargo, nuevos estudios muestran que el pescado y los mariscos a menudo están contaminados con altos niveles de mercurio, que se sabe que aumenta los niveles de cortisol en el torrente sanguíneo. El cortisol es una hormona del estrés y está relacionado con un mayor riesgo de ataque cardíaco y enfermedad cardíaca.

La buena noticia es que no es necesario eliminar el pescado y los mariscos de su dieta por completo, y no debería hacerlo de todos modos, ya que tienen demasiados beneficios que ofrecer. Simplemente manténgase alejado de los productos fabricados en masa y preparados comercialmente, incluido el atún enlatado, así como el pez espada, la caballa y el tiburón frescos.

5. Alimentos enlatados

Los alimentos enlatados presentan un doble golpe en lo que respecta al riesgo de ataque cardíaco. Primero, tienden a ser muy altos en sodio, ya que los fabricantes los cargan con sal para preservar la frescura y mejorar el sabor. En segundo lugar, muchas latas están revestidas con un producto conocido como bisfenol A o BPA (para abreviar). Si bien el uso de BPA se está eliminando, todavía es lo suficientemente común como para justificar cierta precaución a la hora de comprar.

Se sabe que el BPA interrumpe la producción de hormonas y puede alterar el nivel de numerosas hormonas en su cuerpo. En los niños pequeños, se cree que causa el inicio temprano de la pubertad junto con otras afecciones físicas y neurológicas. En los adultos, el BPA se ha relacionado con arritmia o latidos cardíacos inestables. Esto ejerce una gran presión sobre su corazón y, en circunstancias extremas, incluso puede causar un paro cardíaco espontáneo. Si no está seguro de si un producto enlatado en particular no contiene BPA, es mejor evitarlo por completo. Si desea incluir estos alimentos en su dieta, asegúrese de comprar solo productos orgánicos certificados, idealmente de una fuente sostenible.

6. Infecciones persistentes

Muchas personas sufren infecciones recurrentes de los senos nasales o episodios de gripe que parecen reaparecer una y otra vez. La gripe y otras infecciones del tracto respiratorio superior, incluido el resfriado común, pueden aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. ¿La razón? Estas enfermedades desencadenan una respuesta inflamatoria en su sistema inmunológico, lo que a su vez ejerce una presión adicional sobre su corazón.

Con este problema, la prevención es la mejor cura. Durante la temporada de resfriados y gripe, evite activamente el contacto cercano con personas enfermas. Lávese las manos con frecuencia con agua caliente y jabón, y evite tocarse los ojos, la nariz, los oídos y la boca a menos que tenga las manos limpias. Estas simples medidas preventivas reducirán en gran medida sus posibilidades de contraer un resfriado o la gripe, y su sistema inmunológico experimentará menos tensión a lo largo de su vida. Asegúrese de que cualquier infección recurrente sea diagnosticada y tratada adecuadamente, pero nuevamente, manténgase alejado de los antibióticos Z-Pak si tiene antecedentes de problemas cardíacos.

7. Cambio climático

Si sufre de asma u otros problemas de las vías respiratorias, ya sabe que la contaminación del aire no le está haciendo ningún favor, por decir lo mínimo. Sin embargo, es posible que no sepa que el cambio climático y la contaminación del aire son tan malos para su corazón, si no peor. Las áreas con altos niveles de contaminación del aire y contaminación por calor hacen que sus pulmones acumulen altos niveles de partículas PM2.5. Estas partículas pueden causar todo tipo de problemas de salud, pero es particularmente probable que causen obstrucciones en las arterias que aumentan el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Si bien puede que no parezca la solución más fácil, la forma más efectiva de protegerse contra estos riesgos es alejarse de la ciudad. Compre una casa en un área periférica donde la contaminación del aire no sea un problema tan grande y pronto se encontrará respirando con más facilidad, tanto literal como figurativamente.

8. Productos químicos antiadherentes

Las sartenes antiadherentes han sido anunciadas como una de las grandes innovaciones de la cocina moderna, y sí, es bueno no tener que preocuparse de que los huevos se peguen a la sartén todas las mañanas. Sin embargo, un estudio de Archives of Internal Medicine sugiere que los recubrimientos de sartenes antiadherentes pueden conducir a tasas más altas de enfermedades cardiovasculares, lo que a su vez aumenta en gran medida el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

El problema es que las sartenes antiadherentes y las bandejas para hornear están cubiertas con un químico conocido como ácido perfluorooctanoico (PFOA). El PFOA puede ser excelente para cocinar, pero es absolutamente terrible para su corazón. Los expertos en salud recomiendan ceñirse a los utensilios de cocina de hierro fundido, o al menos, productos que estén 100 por ciento libres de PFOA. Seguro, tendrás que evitar que la comida se quede como la vieja escuela, pero eso es mucho mejor que un viaje a la sala de emergencias, o algo peor.

9. Estrés en las relaciones

Su jefe puede ser el desgraciado más desagradable que haya conocido, pero al menos puedes sacarlo de su vida por completo cuando vuelva a casa al final del día. Si está atrapado en una mala relación o un matrimonio difícil, escapar es mucho más difícil, e incluso si logra pasar mucho tiempo “fuera de casa”, es probable que esté participando en actividades que no lo son. De todos modos, es muy bueno para su corazón.

Los estudios han demostrado que existen vínculos entre las relaciones difíciles y un mayor riesgo de ataque cardíaco, tanto para hombres como para mujeres. Las peleas constantes, el estrés interminable, la frecuencia cardíaca elevada y los problemas relacionados aumentan sus niveles de cortisol, la hormona del estrés relacionada con los ataques cardíacos. Su mejor apuesta para la recuperación puede ser terminar la relación por completo. Pone tener un “corazón roto” en un contexto completamente nuevo, ¿no es así?

10. Desplazamientos

Estar atrapado en el tráfico es malo para la salud, y no se debe solo al estrés adicional que generan los ataques constantes de furia en la carretera. Cuando está en el tráfico, y particularmente cuando avanza lentamente en un atasco, está inhalando una mayor cantidad de gases de escape, y esa exposición constante a la contaminación del aire aumenta el riesgo de un ataque cardíaco. Si subes las ventanas, estás respirando aire re-circulado y eso no es muy bueno para tus pulmones a largo plazo. Además, los estudios han demostrado que si tiene un viaje largo, definido como 40 minutos en cada sentido o más, tiene un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco, independientemente del medio de transporte que utilice.

Entonces ¿cuales son tus opciones? Si no puede reducir su tiempo de viaje, tal vez sea posible que reduzca la cantidad de días a la semana que realmente va a la oficina. Descubra si es posible trabajar a distancia; Trabajar desde casa un día a la semana reducirá automáticamente su exposición a estos humos nocivos en un 20 por ciento.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X