Cómo prevenir los coágulos de sangre

La trombosis venosa profunda (o TVP) es un tipo de coágulo de sangre que normalmente se desarrolla en las profundidades de las venas de las piernas, y que resulta extremadamente peligrosa ya que el coágulo puede desprenderse y viajar a un órgano principal, o sofocar el flujo de sangre al corazón. Además, la trombosis venosa profunda también podría provocar embolia pulmonar (EP), una afección en la que el coágulo de sangre se traslada a los pulmones y causa graves daños a este órgano.

Según WebMD, aproximadamente 350,000 estadounidenses desarrollan TVP cada año, y para el 10 por ciento de ellos, la formación de estos coágulos de sangre podría desencadenar la muerte. Debido a ello, a continuación te presentamos 10 maneras de prevenir el surgimiento de este tipo de cuadros potencialmente fatales…

Deja de fumar

Fumar es uno de los varios factores de riesgo de la TVP. Según la Clínica Mayo, “este hábito afecta la coagulación y la circulación de la sangre, lo cual puede aumentar el riesgo de que surja la trombosis venosa profunda”.

En esa línea, para evitar la formación de coágulos de sangre debido al tabaquismo… ¡simplemente deja de fumar! Investiga las muchas formas que existen para dejar de fumar de manera efectiva. Por ejemplo, utiliza medicamentos recetados o parches de nicotina, y únete a un grupo de apoyo para obtener ayuda sobre cómo dejar de fumar para siempre.

Fomenta la circulación de la sangre

Utilizar ropa ajustada contribuye a comprimir las venas y a ralentizar el flujo de sangre dentro del cuerpo, propiciando al mismo tiempo la acumulación de sangre en dichas vías. Por ejemplo, los pantalones, los shorts, los calcetines y las mallas muy apretadas pueden causar un flujo sanguíneo deficiente en la mitad inferior del cuerpo.

Incluso cruzar las piernas con frecuencia, especialmente si tienes un trabajo de escritorio o llevas un estilo de vida sedentario, puede hacer que el flujo sanguíneo disminuya en ciertas áreas del cuerpo, volviéndote propenso a la coagulación excesiva en las venas.

Utiliza calcetines de compresión

Esto puede sonar contraproducente después de que acabamos de enterarnos de que la ropa ajustada puede causar coágulos de sangre, pero los calcetines o pantis de compresión están diseñados para ayudar deliberadamente al flujo de sangre, reduciendo a su vez la hinchazón que podría causar la formación de un coágulo.

Hidrátate correctamente

Según un estudio de 2011 realizado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés), el consumo de líquidos y el flujo sanguíneo están estrechamente relacionados. Por ejemplo, si se consume cafeína en exceso, esto podría dejarte expuesto al surgimiento de coágulos de sangre peligrosos.

Si bien algunos líquidos como el agua y los tés de hierbas pueden aumentar el flujo sanguíneo y disminuir las posibilidades de coagulación, el estudio de la FDA indica que las bebidas con alto contenido de cafeína (como las bebidas energéticas, las gasesosas o el café) pueden causar deshidratación. De esa forma, dicha falta de líquidos en el cuerpo podría provocar el estrechamiento de las venas, así como la producción de sangre más espesa y pegajosa, es decir, más propensa a la formación de coágulos.

Muévete durante los viajes y el trabajo

Una investigación de la Organización Mundial de la Salud indica que los coágulos generalmente surgen debido a sangre estancada en las venas, lo cual es causado a su vez por la inmovilidad a largo plazo, como la que experimentamos durante un viaje largo en avión, tren o automóvil.

Asimismo, largos períodos de sedentarismo, como el hecho de trabajar más de 4 horas seguidas, a menudo conduce a la formación de coágulos de sangre en las venas de las piernas. Al respecto, la OMS sugiere levantarse cuando puedas durante los viajes o el trabajo con el fin de moverte un poco o caminar. Sin embargo, si estás atascado en tu asiento y no puedes levantarte, trabaja los músculos de las extremidades inferiores con frecuencia. Por ejemplo, estira las piernas o flexiona los pies y los dedos hacia abajo y hacia arriba durante algunos minutos.

Ejercítate diariamente

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en Holanda, indican que si haces ejercicio a diario, tus posibilidades de desarrollar un coágulo de sangre serán mucho menores. Los hallazgos del estudio revelaron que la posibilidad de formación de coágulos se redujo en el 40 por ciento de los participantes que practicaban deportes a diario o hacían ejercicio moderado (es decir, caminar, andar en bicicleta o nadar) .

El ejercicio contribuye no solo a mantener un correcto flujo de sangre en las venas, sino también ayudará a mantener tu peso ideal. Esto resulta especialmente importante luego de que un estudio publicado en The American Journal of Medicine mostrara que la obesidad aumenta el riesgo de aparición de coágulos sanguíneos, sobre todo en personas menores de 40 años.

Esta investigación elaborada por Paul Stein, MD del Hospital St. Joseph Mercy Oakland en Pontiac Michigan, y por la Universidad Estatal de Wayne, concluyó que “los pacientes obesos tenían 2,5 veces más probabilidades de tener TVP, y 2,2 veces más probabilidades de tener EP que los pacientes no obesos”.

Conoce los síntomas

Es posible que muchas personas no sepan cuáles son los síntomas de un coágulo de sangre. No obstante, mantenerte informado sobre los indicadores que debes buscar alrededor de esta enfermedad podría salvarte la vida. En ese sentido, WebMD describe los síntomas de la TVP como una hinchazón en una o ambas piernas, dolor o sensibilidad, calor en la piel del área afectada, venas visibles, piernas cansadas y piel roja o descolorida.

Si el coágulo de sangre ha viajado a sus pulmones (PE), los síntomas incluirían dificultad repentina para respirar, dolores agudos en el pecho, mareos y tos con sangre. Recuerde que si experimenta alguno de estos síntomas, debe llamar al 911 de inmediato.

Consume anticoagulantes

Este método de prevención debe emplearse solo si has tenido un coágulo de sangre recientemente o si te lo ha indicado tu médico. Sobre este punto, WebMD afirma que el riesgo de tener un coágulo de sangre es más alto dentro de las primeras semanas de haber tenido uno previamente.

Por fortuna, el riesgo disminuye con el tiempo; sin embargo, a muchos pacientes se les recetan anticoagulantes como medida preventiva. Del mismo modo, a los pacientes que acaban de someterse a una cirugía a menudo se les recetan anticoagulantes ya que también corren el riesgo de producir coágulos de sangre.

Revisa tu árbol genealógico

Existe la posibilidad de que estés en riesgo de tener un coágulo de sangre y ni siquiera lo sepas. Por ello es una buena idea estar siempre al tanto de cualquier afección que pueda tener su familia inmediata o lejana, ya que podría ser una condición hereditaria que podría ponerlo en mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave. Debido a ello, si tienes antecedentes de coágulos de sangre en tu familia, debes informar a tu médico para que esté al tanto de cualquier riesgo potencial.

Habla con tu médico

Según los médicos de la National Blood Clot Alliance, las mujeres corren un mayor riesgo de TVP si están embarazadas, toman píldoras anticonceptivas o les recetan terapia de reemplazo hormonal debido a un aumento en los niveles de estrógeno. Entonces, si estás tomando píldoras anticonceptivas, estás embarazada o recibes terapia hormonal posmenopáusica, habla con tu médico al respecto y sigue sus consejos para prevenir la TVP.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X