Señales y síntomas comunes de un coágulo de sangre

Los coágulos sanguíneos suelen formarse en lo más profundo de las venas de las piernas, lo que se conoce como trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés), y pueden viajar por todo el cuerpo. Además de ser potencialmente mortales, uno de los aspectos más aterradores de los coágulos sanguíneos es que la mayoría de las veces no se detectan, lo que provoca una embolia pulmonar, y la muerte, cuando los coágulos de las piernas se desprenden y se alojan en los pulmones.

Para protegerse de esta condición potencialmente peligrosa, lea los 15 signos más comunes de un coágulo de sangre…

1. Agotamiento o fatiga inexplicable

La aparición repentina de fatiga o agotamiento es una señal de advertencia común relacionada con la salud, y no es diferente para un coágulo de sangre que podría estar formándose en alguna parte del cuerpo, ya sea en el brazo, la pierna, el cerebro, el vientre o el pecho.

2. Enrojecimiento, inflamación o varices

La inflamación suele producirse en el lugar del cuerpo donde se encuentra el coágulo. Si es en el brazo o la pierna, puede hincharse toda la extremidad. Además de la hinchazón, suele aparecer una coloración, ya sea roja o azul, así como calentura y picazón. Cuando se forma un coágulo en la pierna se denomina trombosis venosa profunda. Esta situación es grave porque el coágulo puede desplazarse por el torrente sanguíneo hasta los pulmones y convertirse en una embolia pulmonar. Si se forma un coágulo en la pierna, suele comenzar en la pantorrilla y suele sentirse como un calambre o un dolor.

3. Falta de aliento

Este síntoma en particular puede ser muy aterrador, porque podría significar que el coágulo de sangre ha viajado a los pulmones. Según WebMD, la dificultad para respirar, acompañada de una tos persistente, es uno de los signos más comunes de advertencia temprana de una embolia pulmonar. Como es lógico, se trata de una situación alarmante y debe tomarse en serio. Si esto ocurre, llame al 911 y busque ayuda médica de inmediato.

4. Dolor en el pecho o dolor al respirar profundamente

Si un coágulo sanguíneo se desplaza a los pulmones, se habla de embolia pulmonar, que, como ya hemos dicho, puede ser mortal. Una embolia pulmonar se produce cuando un coágulo de sangre (que suele empezar en otra parte del cuerpo, como la pierna) se desplaza hasta los pulmones y bloquea un vaso sanguíneo. Uno de los principales síntomas a los que hay que prestar atención es el dolor en el pecho o el malestar general al respirar. También puede ser difícil respirar profundamente a causa del dolor.

Un coágulo de sangre en los pulmones no es lo único de lo que debemos cuidarnos cuando se trata de dolor en el pecho. También podría significar que se ha formado un coágulo en una de las arterias del corazón, lo que, según advierte WebMD, podría provocar un infarto.

5. Fiebre o sudores

Ya hemos hablado de algunos de los signos de advertencia de un coágulo de sangre en los pulmones, el corazón y las extremidades, pero la fiebre y el sudor son síntomas que, en particular, se asocian comúnmente con un coágulo en los riñones. Según WebMD, el principal peligro en este caso es que podría bloquear la eliminación de residuos del organismo, lo que provocaría hipertensión arterial e incluso insuficiencia renal. Además del dolor en el vientre, las piernas o los muslos, las náuseas, la hinchazón de las piernas y la dificultad para respirar, un coágulo en los riñones puede provocar fiebre alta o sudores.

6. Mareos o desmayos

La combinación de dolor en el pecho y falta de aliento también puede llevar a una sensación de mareo o vértigo e incluso a un desmayo.

7. Aumento del ritmo cardíaco

El pulso acelerado es otro signo y síntoma de advertencia de una embolia pulmonar. No es raro que un coágulo de una trombosis venosa profunda se desprenda y se desplace por el torrente sanguíneo hasta otra zona del cuerpo potencialmente más peligrosa, como los pulmones o el corazón. Busque atención médica de inmediato si experimenta un aumento de la frecuencia cardíaca, además de dolor en el pecho, falta de aire y empeoramiento de la tos.

8. Tos inexplicable

Si empieza a sentir molestias en el pecho y la tos aparece aparentemente de la nada después de pasar varias horas en un espacio reducido o estrecho, o incluso después de estar simplemente sentado durante un largo periodo de tiempo, podría significar que un coágulo de sangre que se inició en otra parte del cuerpo ha viajado y ahora corre el riesgo de bloquear un vaso sanguíneo en los pulmones.

9. Asintomático o “sin síntomas”

Una de las razones por las que una trombosis venosa profunda da tanto miedo es porque a menudo no presenta ningún síntoma. Al menos con una manifestación de síntomas sabemos que debemos buscar atención médica, pero a veces el daño está hecho antes de que sepamos que está ocurriendo. Por eso es importante tomar medidas preventivas para que no se produzca, en primer lugar. Intente evitar estar sentado durante largos periodos de tiempo, ya que es más probable que una persona sufra una trombosis venosa profunda si no se ha movido, como durante un vuelo largo, una jornada de trabajo o una cirugía.

10. Mucosidad sanguinolenta con empeoramiento de la tos

Como se ha mencionado anteriormente, la Clínica Mayo incluye la tos fuerte y la expectoración de sangre (conocida clínicamente como hemoptisis) como uno de los síntomas de una embolia pulmonar. Esto se suma al dolor en el pecho y a la falta de aire.

11. Dolor

La restricción del flujo sanguíneo causada por un coágulo de sangre también puede dar lugar a que la persona afectada experimente un gran dolor. Este dolor tiende a limitarse a la zona donde se encuentra el coágulo.

Por ejemplo, si el coágulo está en los pulmones, puedes sentir dolor en el pecho. O si está en el corazón o alrededor de él, se siente dolor en el pecho o en el brazo. WebMD indica que este dolor suele intensificarse a medida que el coágulo empeora y “puede ir desde un dolor sordo hasta un dolor intenso”.

12. Sensibilidad

Junto con el dolor, la sensibilidad es otro síntoma común de un coágulo de sangre. Es especialmente frecuente cuando el coágulo se localiza en la pierna, donde la piel que lo rodea se vuelve sensible al tacto, a pesar de lo profundo que está el coágulo dentro del tejido.

Aunque sólo haya un coágulo en una de las piernas, esta sensibilidad suele presentarse en ambas piernas. Esto ocurre porque, en un esfuerzo por aliviar las molestias en la pierna con el coágulo, tendemos a confiar más en nuestra otra pierna para apoyarnos, lo que puede causar dolores y tensiones musculares y articulares.

13. Piel caliente al tacto

Con los coágulos de sangre, la temperatura de la piel también puede cambiar, específicamente en el área donde se encuentra el coágulo de sangre; la piel en esta zona se sentirá caliente al tacto. Esto ocurre como resultado de la interrupción del flujo sanguíneo.

Thrombocyte.com añade que el calor también puede “ser experimentado como una sensación persistente de hormigueo en el lugar del coágulo”, y tiende a ser muy localizado. Para algunos, la temperatura elevada de la piel cerca del coágulo puede ir acompañada de síntomas como palpitaciones y comezón.

14. Dolor de pantorrilla

El dolor en la pantorrilla es otro de los síntomas más frecuentes, sobre todo cuando se ha formado un coágulo de sangre en la parte inferior de la pierna. Este dolor se describe a menudo como una sensación de calambre muscular o contracción del músculo involuntaria, y suele producirse porque hay una trombosis venosa profunda en un vaso sanguíneo importante.

Pero como los calambres musculares son comunes y pueden ocurrir por una variedad de razones, la gente puede pasar por alto la trombosis como la causa del dolor, y no darse cuenta de que se debe a un coágulo de sangre. Livestrong.com señala, sin embargo, que los calambres musculares tienden a producirse de forma brusca y sólo duran unos minutos, mientras que el dolor de pantorrilla por un coágulo de sangre “aparece gradualmente” y “puede persistir durante días o semanas”.

15. Coloración de la piel

El enrojecimiento es, sin duda, la coloración de la piel más común asociada a los coágulos de sangre y generalmente está presente en el lugar del coágulo, pero también pueden producirse otros tipos de coloración de la piel. Por ejemplo, la piel que rodea el lugar del coágulo puede palidecer como resultado de la disminución del flujo sanguíneo en las zonas circundantes.

A medida que el coágulo se agrava y el flujo sanguíneo se restringe aún más, la piel puede incluso adquirir un color azulado y se sentirá notablemente más fría al tocarla. Si esto ocurre, asegúrese de hacer una cita con su médico inmediatamente.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X