Infarto ESP

10 desencadenantes sorprendentes de infartos

Está claro que una dieta alta en grasas y fritos deliciosos y una vida llena de presiones financieras, laborales y personales sin dudas tendrá consecuencias en su corazón. ¡Todos sabemos eso!

Sin embargo, los médicos apuntan ahora a otros, menos considerados, culpables de ataques al corazón. Aquí le presentamos diez alertas cardiovasculares sorprendentes de los que podría no estar al tanto…

1. Enfermedad de las encías

Ya debe saber que la enfermedad de las encías (o enfermedad periodontal) puede poner en peligro a su niño nonato si durante su embarazo tiene la boca llena de bacterias. Sin embargo, parece que la caries puede también representar una amenaza para el corazón, ya que aumenta las probabilidades de sufrir un ataque al corazón en un 25% en comparación con aquellas personas con encías sanas.

2. Productos anti-bacterianos

La limpieza es sinónimo de santidad. Sin embargo, muchos jabones antibacterianos o antimicrobianos, limpiadores y dentífricos contienen Triclosan, un producto químico que, si se lo utiliza con frecuencia, fomenta la producción de gérmenes resistentes a los antibióticos que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y dañan los tejidos del corazón y hasta el mismo músculo.

3. Antibióticos

Si ya padece una enfermedad cardíaca o tiene antecedentes de problemas cardiovasculares en su historia familiar, tomar el antibiótico azitromicina (o antibióticos Z-Pak) lo pondrá en mayor riesgo de un futuro ataque cardíaco. Si sus genes están plagados de problemas del corazón, hable con su médico para la prescripción de un fármaco libre de azitromicina la próxima vez que se enferme.

4. Pescados y mariscos

Soy un amante de los mariscos… ¡Veo las vieiras y las como! Dejando los chistes a un lado, celebramos las variedades que nos ofrece el mar porque son ricas en ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón. Sin embargo, los estudios demuestran que ciertos peces contaminados con altos niveles de mercurio pueden, en realidad, aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón debido a la creación de niveles mayores de cortisol en el cuerpo. Así que manténgase alejado del atún, del pez espada, de la caballa y del tiburón si tiene una enfermedad del corazón.

5. Conservas

Ya sabe que los alimentos enlatados están llenos de sodio. Sin embargo, también están repletos de un químico llamado bisfenol A (o BPA) que altera la producción hormonal normal y conduce a una peligrosa arritmia, a tener latidos irregulares y hasta a sufrir un paro cardíaco espontáneo.

6. Infecciones persistentes

¿Tiene una infección sinusal o una gripe que simplemente no desaparece? Las formas comunes de gripe y de infecciones del tracto respiratorio pueden aumentar su riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular debido a una respuesta inflamatoria en el cuerpo que ejerce presión excesiva sobre el corazón.

7. Cambio climático

La contaminación del aire no es buena para el asma y ciertamente tampoco lo es para el corazón. En zonas propensas a tener altos niveles de calor y contaminación atmosférica, las PM2.5 (partículas de polución) se acumularán en los pulmones y en la sangre e incluso obstruirán las arterias, lo cual hará que los residentes sean más propensos a sufrir ataques cardíacos y apoplejía.

8. Antiadherentes químicos

Los sartenes antiadherentes son convenientes para revolver los huevos. Sin embargo, un estudio de los Archivos de Medicina Interna ha descubierto que los productos químicos del ácido perfluorooctanoico (PFOA) en utensilios de cocina y en utensilios para hornear “antiadherentes” aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Por el contrario, opte por cocinar con recubrimientos de acero inoxidable, de hierro fundido, o por la cocción en vidrio y con utensilios para hornear.

9. Estrés en relaciones

Su jefe puede ser alguien desagradable, pero puede irse a casa al final del día. No pasa lo mismo con su relación. Si sufre de estrés conyugal, es difícil tener paz y ese constante estrés negativo puede afectar negativamente su corazón. Estudios recientes vinculan los problemas de relaciones con un mayor riesgo de ataque al corazón y contextualizan el famoso “corazón roto”, ¿no?

10. Viajes

Estar atrapado en el tráfico es malo para su salud y no es por la ira en la carretera. Resoplar los vapores de gas durante un largo viaje significa que está recibiendo altos niveles de contaminación atmosférica que incrementan el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Así que independientemente de si es conductor, pasajero, ciclista o conductor del metro, la excesiva exposición a la contaminación del tráfico puede estar dañando su corazón.

X