Cancer ESP

Síntomas del linfoma: 10 señales de advertencia de linfoma

Las señales de advertencia de linfoma son, a menudo, muy sutiles, tan sutiles que los síntomas más comunes se componen de malestares que muy bien podrías no dar importancia. Es por eso por lo que si experimentas uno o 2 síntomas no haría ni falta acudir al médico.

Sin embargo, si experimentas síntomas múltiples, no es el momento de entrar en pánico, pero puede ser el momento de reservar una cita para un chequeo con tu médico.

Estos son los diez síntomas de alerta asociados con el linfoma…

1. Inflamación

Inflamación grave en la cara, el pecho y el cuello son síntomas que pueden ocurrir si un linfoma en el cuello o el pecho aumenta considerablemente y bloquea el flujo de los vasos sanguíneos en la zona afectada.

2. Bultos

Ganglios linfáticos agrandados o bultos indoloros al tacto se pueden encontrar en el cuello, en las axilas o en la ingle e indicar la presencia de un linfoma. Si descubres un bulto en tu cuerpo mientras te cambias o te duchas, acude a un médico para que lo revise lo antes posible.

3. Dolor

Así como algunos linfomas no se asocian con dolores, hay otros que pueden causar dolor en la zona afectada, sobre todo si afectan a un órgano como el estómago, el cerebro o el intestino. Por ejemplo, el linfoma del cerebro puede causar dolores de cabeza migrañosos.

4. Pérdida de Peso

La pérdida de peso por lo general se produce rápidamente sin razón alguna. A menudo, una persona puede perder de 4.5 Kg a 6.8 Kg en un par de meses.

5. Fiebre persistente

La fiebre y los ganglios linfáticos inflamados que regresan intermitentemente durante un largo período de tiempo, y no se relacionan con un resfriado, una gripe o una enfermedad, requieren de la atención de un profesional médico.

6. Falta de apetito

Tu apetito puede disiparse a medida que un linfoma crece en tamaño y se propaga por todo el cuerpo. La pérdida de peso repentina y extrema también puede ser consecuencia de esta pérdida de apetito y de energía.

7. Sudoración excesiva

Los pacientes con linfoma a menudo se quejan de sudoración excesiva, especialmente durante la noche, lo que hace que la persona se despierte repentinamente bañada en sudor, sin razón aparente.

8. Debilidad

Una sensación de pérdida de energía y fatiga acompañará al desarrollo de las células cancerosas, y se agravará a medida que esas células crezcan y se propaguen por el cuerpo. Las células cancerosas literalmente agotan los nutrientes del cuerpo a medida que se desarrollan.

9. Piel irritada

A medida que las células cancerosas se desarrollan, se segregan ciertos productos químicos que causan un picor y sensación de irritación sobre la superficie de la piel. También pueden aparecer pequeñas lesiones similares al acné (llamadas pápulas).

10. Dificultad para respirar

Un síntoma común descrito por los pacientes con linfoma es una sensación de estar constantemente sin aliento. Esta dificultad respiratoria se debe a los nódulos linfáticos agrandados, lo que también puede dar lugar a dolor en el pecho, tos y jadeo en busca de aire debido a la falta de oxígeno.

X