Síntomas del cáncer de cabeza y cuello

El término “cáncer de cabeza y cuello” puede referirse a los cánceres que afectan a una serie de regiones específicas dentro de esta sección más amplia del cuerpo. A menudo, se trata de cánceres que afectan a la boca, la garganta y la nariz. Aunque el cáncer que surge en estas zonas suele estar fuera del control del individuo afectado, hay una serie de comportamientos que contribuyen significativamente al desarrollo del cáncer de cabeza y cuello, en particular el consumo excesivo de tabaco (a través de fumar cigarrillos, habanos puros o masticar tabaco) y de alcohol.

Como ocurre con cualquier tipo de cáncer, es crucial que las personas detecten los cánceres de cabeza y cuello en una fase temprana de su desarrollo. Para ello, es importante que las personas reconozcan los signos y síntomas de los cánceres que afectan a la garganta, la nariz y la boca. Esto es especialmente importante para las personas cuyos antecedentes familiares o estilo de vida aumentan las posibilidades de desarrollar estas graves dolencias. Hay seis síntomas de cáncer de cabeza y cuello.

Dolor de garganta

El dolor de garganta no suele ser motivo de preocupación. Al fin y al cabo, puede estar causado por una serie de afecciones bastante inofensivas, desde el sobreesfuerzo de los músculos de la voz hasta las alergias estacionales o el resfriado común. Por lo general, el dolor de garganta es muy temporal o sólo el primer signo de que se está produciendo un resfriado.

Sin embargo, un dolor de garganta podría indicar que una persona está desarrollando un cáncer de garganta. Aunque puede ser difícil distinguir entre un resfriado común y un cáncer de garganta, en este último caso, el dolor no desaparecerá después de unos días o incluso semanas. En esencia, si usted desarrolla un dolor de garganta sin ninguno de los otros síntomas de un resfriado y el dolor de garganta no desaparece después de una semana más o menos, puede ser el momento de hablar con un médico para un examen completo.

Dolor en la boca

Como muchos de los otros síntomas de esta lista, el dolor de boca no significa necesariamente que haya algo de lo que preocuparse. Después de todo, puede estar causado por muchas cosas, desde quemarse la lengua con la comida caliente hasta usar un cepillo de dientes nuevo. Por supuesto, el dolor de boca también puede ser el resultado de una mala higiene bucal, como no cepillarse, no usar el hilo dental o enjuague bucal con regularidad.

Pero este dolor debería desaparecer con el tiempo, sobre todo si la persona afectada tiene cuidado con su higiene bucal. Hay otros indicadores de que se trata de algo más grave, como las manchas rojas y blancas en las encías, la lengua o el revestimiento de la boca. El sangrado de las encías y el dolor en la mandíbula también podrían ser indicadores de que el dolor bucal que se siente es más grave y podría estar relacionado con el cáncer de cabeza y cuello. Si experimenta algunos de estos síntomas o el dolor de boca no desaparece al cabo de unos días, sería conveniente que hablara con su médico y/o dentista sobre el problema.

Dificultad al hablar

Cualquiera que tenga una infección grave de garganta o un fuerte resfriado le dirá que estas afecciones relativamente inofensivas pueden dificultar bastante el habla. Los resfriados y las infecciones de garganta pueden dificultar el habla. En la mayoría de los casos, este dolor remitirá al cabo de unos días o de una o dos semanas.

Sin embargo, si el dolor se prolonga, podría ser una señal de que existe un problema más grave que afecta a la garganta, incluida la faringe. El dolor persistente en la garganta que dificulta el habla debe considerarse grave y debe ir seguido de un examen exhaustivo por parte de un médico para descartar un cáncer de garganta.

Problemas al pasar la comida

Hay algunas condiciones de salud que pueden dificultar la deglución, incluyendo problemas moderadamente graves (como la faringitis estreptocócica). Pero incluso el resfriado común puede presentar a una persona un dolor de garganta que dificulte la deglución.

Sin embargo, si este dolor persiste -y no hay ninguno de los otros síntomas que acompañan al típico resfriado de cabeza, como la tos y la congestión nasal-, es buena idea visitar a un médico para determinar la causa del problema. Podría tratarse simplemente de una irritación como consecuencia de una infección o de alergias estacionales, pero también puede estar relacionada con un cáncer de garganta. Si se trata de esto último, es mejor detectar el problema a tiempo, para que los especialistas médicos tengan más tiempo para combatir la enfermedad.

Dolor de sinusitis

El dolor de senos paranasales suele estar asociado a las alergias estacionales o al resfriado común. Sin embargo, también puede ser el resultado de problemas estructurales que afectan a la nariz y a los senos paranasales; en otras palabras, si hay obstrucciones en la nariz, podría dar lugar a senos paranasales obstruidos que no se despejan y provocan un dolor de senos paranasales importante y dolores de cabeza.

Además, la resequedad puede hacer que la nariz se sienta congestionada y puede incluso provocar hemorragias nasales. La aparición del dolor de senos paranasales debe ser respondida con una visita a un médico que pueda ayudarle a determinar si el problema está relacionado con alergias, obstrucciones, resequedad general o algo más grave (como un cáncer de nariz). Si el problema no responde a los medicamentos, como los antibióticos, hay más posibilidades de que se trate de un problema más grave.

Dolor o entumecimiento causados por la inflamación

La aparición de un cáncer en la zona de la cabeza y el cuello puede provocar una inflamación importante. Si se está desarrollando un problema grave, la persona puede notar una hinchazón en la mandíbula o en la zona situada justo debajo de la barbilla. La sensación de hinchazón, que suele ir acompañada de dolor, en esta parte de la cabeza podría ser el resultado de la aparición de un cáncer en las glándulas salivales.

La inflamación resultante del desarrollo del cáncer de cabeza y cuello también puede provocar sensaciones de entumecimiento o parálisis en los músculos de la cara; esto también puede ir acompañado de dolor. Si este dolor dura más de unos días, es fundamental que se ponga en contacto con su médico de inmediato para que realice un examen de la zona de la cabeza y el cuello.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X