Signos y síntomas del cáncer de riñón

Independientemente de su edad, es importante estar informado sobre enfermedades peligrosas como el cáncer de riñón, una afección grave que cualquier persona puede desarrollar. En 2020 fueron diagnosticados aproximadamente 73.750 nuevos casos de cáncer de riñón, y 14.830 personas mueren anualmente a causa de esta enfermedad.

Manténgase informado leyendo sobre los 12 signos y síntomas más comunes del cáncer de riñón …

Bulto en el abdomen

Sin duda, un bulto en el abdomen es motivo de preocupación. Una masa (o bulto) causada por cáncer de riñón generalmente se encuentra en el abdomen, el costado (flanco) o la espalda. Desde Healthline explican que lo más probable es que se sienta duro, engrosado o como una protuberancia debajo de la piel, y ocurre en aproximadamente el 45 por ciento de las personas con cáncer de riñón.

Este síntoma no suele presentarse hasta las últimas etapas porque los bultos renales son difíciles de sentir cuando son pequeños. Esto se debe a que los riñones se encuentran muy atrás en el abdomen. “Es posible que ni siquiera vea o sienta el bulto a medida que crece el tumor”, dice Healthline.

Una vez que se descubre un bulto, un médico realizará pruebas de diagnóstico, como una ecografía o una tomografía computarizada (TC) para determinar cuál es el bulto y, con suerte, la causa. Recuerde, no todos los bultos son cáncer. “En la mayoría de los casos será necesaria una biopsia para confirmar el diagnóstico”, explica la fuente. 

Dolor en la parte inferior de la espalda

Hay muchas razones por las que una persona puede comenzar a sentir dolor en la espalda baja, en particular los mayores de 40 años. Se asocia más comúnmente con lesión musculoesquelética o degeneración del disco, según comentan en Healthline, pero también puede ser un síntoma de cáncer de riñón. “Aproximadamente el 41 por ciento de las personas con CCR informan dolor de espalda. Pero la mayoría de las personas no experimentan dolor de espalda hasta que el cáncer se encuentra en las últimas etapas”, escribe la fuente.

El dolor asociado con el cáncer de riñón puede ser un dolor sordo o un dolor punzante agudo. Varía dependiendo de los pacientes. “Algunas personas comentan que sienten presión en lugar de dolor, o dolor agudo”. De cualquier manera, si experimenta un dolor repentino que dura más de unos pocos días, debe consultar con su médico para determinar la causa.

Por lo general, se localiza en un lado del flanco o justo debajo de las costillas. Healthline explica que un “flanco” es el área entre la parte inferior de la espalda y la parte inferior de las costillas. Algunas personas también lo describen como dolor en el costado.

Sangre en la orina

La sangre en la orina generalmente se conoce como hematuria y es uno de los síntomas más comunes del cáncer de riñón, como menciona Healthline. Según la Kidney Cancer Association (Asociación de Cáncer de Riñón), esto ocurre en alrededor del 40 al 50 por ciento de los pacientes.

La sangre en la orina puede ser bastante alarmante y definitivamente se notará, incluso si es una pequeña cantidad. “Incluso una pequeña cantidad de sangre puede causar un cambio de color como rosa, marrón o incluso rojo”, escribe Healthline“La presencia de sangre puede ser inconsistente, apareciendo día por medio. A veces, la cantidad de sangre es tan pequeña que solo se puede detectar durante un análisis de orina (examen microscópico de la sustancia) ”, agrega la fuente.

La fuente también señala que la presencia de sangre en la orina no significa automáticamente que tenga cáncer de riñón. También podría ser causado por una infección de la vejiga o del riñón, cálculos renales, quistes o una lesión en el riñón. No importa cuál sea la causa, si nota sangre en la orina, debe consultar a un médico. 

Fatiga

Todos nos sentimos fatigados de vez en cuando, y la mayoría de las veces es el resultado de una mala noche de sueño o de una madrugada y un día ajetreado. Cuando se trata de cáncer, particularmente cáncer de riñón, la fatiga es uno de los síntomas más comunes. Healthline explica que la fatiga asociada con el cáncer de riñón es diferente a simplemente sentirse cansado. “La fatiga relacionada con el cáncer es persistente e interfiere con las actividades diarias. También puede intensificarse a medida que pasa el tiempo ”, escribe la fuente.

Desafortunadamente, la fatiga tiende a empeorar a medida que comienza el tratamiento. Healthline señala que entre el 70 y el 100 por ciento de las personas que se someten a tratamientos contra el cáncer informan que la fatiga es uno de los efectos secundarios. “Muchas personas con cáncer dicen que la fatiga es uno de los síntomas más difíciles de manejar”, como menciona la fuente.

Anemia

La anemia es otro posible signo de cáncer de riñón, ya que afecta aproximadamente al 21 por ciento de los pacientes, dice Healthline. Este síntoma también se conoce a veces como recuento bajo de glóbulos rojos. “Normalmente, sus riñones le indican a su cuerpo que produzca glóbulos rojos”, escribe la fuente. “El cáncer puede interferir con esa orden. La anemia también puede causar un empeoramiento de la fatiga, dificultad para respirar, mareos y piel de aspecto pálido ”, agrega también la fuente.

Pérdida de peso injustificada

A la mayoría de nosotros nos encantaría poder perder algunos kilos de forma rápida y sencilla aquí y allá, pero la pérdida de peso inesperada no es motivo de alegría porque normalmente significa que algo más grave está sucediendo. De hecho, es uno de los primeros signos de advertencia del cáncer de riñón.

Healthline señala que el 28 por ciento de las personas con cáncer de riñón informan de pérdida de peso. “Esto suele suceder rápidamente, ya que el tumor se disemina a otros órganos”, agrega la fuente.

Pérdida de apetito

Este síntoma a menudo se presenta en relación con lo comentado en el apartado anterior sobre la pérdida de peso inesperada, puesto que con esta, también puede aparecer la pérdida de apetito (que también se debe al cáncer de riñón). Las personas que padecen cáncer de riñón pueden perder repentinamente el interés en comer, lo que contribuye a su pérdida de peso, según comentan en Healthline.

La fuente también señala que una persona puede tener una “sensación general de malestar”, lo que también desanima a los enfermos a comer. 

Fiebre

La fiebre es uno de esos síntomas engañosos que no puede apuntar, como tales, a ninguna enfermedad o afección en particular cuando aparece por sí sola porque es un síntoma vago, a la vez que universal. Sin embargo, si tiene fiebre que no parece mejorar o sigue reapareciendo en oleadas, probablemente no se deba a un resfriado u otra infección. Podría ser el resultado de un cáncer de riñón, según señalan en WebMD.

Desde Healthline también comentan que: “Estas fiebres generalmente no son causadas por una infección y, por lo general, aparecen y desaparecen”.

Hinchazón de piernas y tobillos

WebMD explica que, a menudo, el cáncer de riñón no muestra muchos síntomas en las primeras etapas, pero una vez que la enfermedad progresa y el tumor crece, el cuerpo comenzará a mostrar signos como hinchazón en los tobillos y las piernas.

Vena hinchada en el escroto

Este síntoma es específico de los hombres que en realidad tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de riñón. La Sociedad Canadiense del Cáncer señala que uno de los síntomas en los hombres es “una vena grande e inflamada (llamada varicocele) puede aparecer repentinamente en el escroto de un hombre mayor si un tumor de riñón cambia el flujo de sangre al escroto”.

¿Es posible encontrarlo temprano?

Según la American Cancer Society, es posible detectar el cáncer de riñón en una etapa temprana, aunque ya hemos dicho que los síntomas no suelen aparecer hasta que el tumor ha crecido. La mayoría de las veces, el cáncer no se detecta hasta que alcanza una etapa más avanzada.

La fuente afirma que la razón de este fenómeno, es que, al principio, el cáncer de riñón puede crecer sin causar mucho dolor. La segunda razón por la que generalmente se diagnostica tarde es que “los riñones están profundamente ubicados dentro del cuerpo, por lo que los tumores de riñón pequeños no se pueden ver ni sentir durante un examen físico”, escribe la fuente. Por último, no existen pruebas de detección que puedan identificar quién está en riesgo o si una persona en riesgo desarrollará cáncer de riñón.

Riesgos y prevención

Como muchos otros cánceres, existen factores específicos que pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cáncer de riñón. Healthline enumera los siguientes como los factores de riesgo más comunes, “la edad (a medida que envejece, aumenta la probabilidad de cáncer de riñón), el tabaquismo, la obesidad, la presión arterial alta, el tratamiento para la insuficiencia renal, ciertos factores genéticos o hereditarios” y el sexo masculino .

Si bien no existe una forma segura de prevenir el cáncer de riñón, hay algunas cosas que podemos hacer para protegernos y reducir nuestro riesgo. Healthline aconseja mantener una presión arterial adecuada, a través de opciones de estilo de vida como una dieta saludable y ejercicio regular, así como medicamentos, si es necesario. También debe evitar fumar porque la exposición a “sustancias cancerígenas nocivas puede” aumentar las “posibilidades de que una persona desarrolle cáncer de riñón”.

Si tiene antecedentes familiares de cáncer, manténgase al tanto de las visitas regulares al médico, y tome nota de los posibles factores de riesgo que podrían aumentar sus probabilidades de padecer cáncer de riñón.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X