Sistema Nervioso ESP

Los 10 Tumores Cerebrales más Comunes

Existe aproximadamente 23.000 nuevos diagnósticos de cáncer cerebral cada año en los Estados Unidos. Estas masas cerebrales se desarrollan cuando las células cancerosas anormales se acumulan en un área — en este caso, el cerebro. Los tumores cerebrales primarios se originan en las células y los tejidos que componen el cerebro y el sistema nervioso central.

La ciencia médica no puede precisar exactamente ¿qué causa el desarrollo de los tumores cerebrales?. Sin embargo, ocuren factores comunes que hacen a algunas personas ser más susceptibles que a otras. Por ejemplo, la edad pone a personas entre 65 años de edad en 4 veces mayor riesgo de desarrollo de tumores cerebrales. También los pacientes con trastornos genéticos existentes, como la neurofibromatosis o síndrome de Li-Fraumeni y los niños que reciben tratamientos de radiación en el área de la cabeza son más propensos a tumores en la edad adulta.

En total, aparecen aproximadamente 100 tipos diferentes de tumores cerebrales, llamados así por el tipo de células que los originan. Los más comunes son los siguientes…

1. Gliomas

Aproximadamente el 30% de todos los tumores cerebrales son gliomas, los cuales se originan en el cerebro o la columna vertebral. Los gliomas también constituyen el 80% de todos los tumores cerebrales malignos. Este tumor se llama glioma porque se desarrolla en las células gliales — específicamente el astrocitoma, ependimoma, oligodendroglioma o una combinación de éstos. A medida en que un glioma crece, puede causar dolores de cabeza, náuseas, vómitos, convulsiones y problemas de visión si pone presión sobre el nervio óptico. El tratamiento y la eliminación depende de la ubicación de los tumores. Por ejemplo, dependiendo de qué tan cerca está del cerebro del paciente, el tumor puede sólo ser parcialmente removido para evitar daño cerebral.

2. Los Craneofaringiomas

Los craneofaringiomas más a menudo afligen a los niños, adolescentes y adultos jóvenes. Estos tumores se forman cerca de la base del cerebro, normalmente por encima de la glándula pituitaria, causando un efecto dominó de los problemas de salud mientras crecen— incluyendo problemas de visión o pérdida total de la visión (si empujan el nervio óptico), aumento de peso, retraso en el desarrollo físico y niveles hormonales atrofiados.

3. Linfomas

Los tumores de linfoma pueden desarrollarse en el cerebro en respuesta al cáncer del sistema linfático debido a la enfermedad de Hodgkin que se produce cuando los glóbulos blancos (o linfocitos) se vuelven cancerosos. Estos tipos de linfomas cerebrales pueden también desarrollarse en individuos con sistemas inmunitarios bajos — como resultado del SIDA o después de una cirugía mayor (es decir, trasplante de órganos).

4. Hemangioblastomas

Los hemangioblastomas son típicamente genéticos, lo que significa que es propenso en las personas con antecedentes familiares de von Hippel Lindau (vHL) un síndrome caracterizado por el desarrollo de quistes (o tumores) llenos de fluidos en diferentes zonas del cuerpo. Los tumores hemangioblastomas se desarrollan a menudo en el tallo cerebral de adolescentes mayores y adultos jóvenes, pero estos no tienden a difundirse. Estos tumores rara vez se vuelven cancerosos y representan sólo el 2% de los tumores cerebrales lo cual los hace difíciles de tratar.

5. Meningiomas

Los meningiomas representan el 25% de los tumores del cerebro en adultos. Se desarrollan en los tejidos (membranas) que rodean y protegen el cerebro, invaden el tejido cerebral circundante y ocurren incluso después de ser removidos quirúrgicamente. Sin embargo, afortunadamente, la mayoría de los meningiomas son benignos o no cancerosos.

6. Neurinomas Acústicos

Los neuromas acústicos se desarrollan más a menudo en individuos mayores. Y porque afectan el equilibrio y la audición (ambos comunes en el envejecimiento) a menudo no son diagnosticados durante períodos prolongados. Estos tumores de crecimiento lento tienden a desarrollarse en el nervio que va desde las orejas hasta el cerebro que es la razón por la cual la audición y el equilibrio son afectados. El signo más revelador de un tumor de neuromas acústicos es la pérdida de la audición en un oído.

7. Tumores de la Región Pineal

Los tumores de la región pineal son raros, siendo sólo el 1% de todos los tumores de cerebro. Crecen en la glándula pineal, situada justo detrás de la parte superior del tallo cerebral, restringiendo la producción de la hormona melatonina en el cuerpo. Los síntomas comunes de los tumores de la región pineal incluyen inflamación y presión dentro del cráneo, problemas con la coordinación y el equilibrio, la ampliación de la cabeza, los dolores de cabeza, vómitos y problemas de vista.

8. Tumores de la Célula Germinal

La mayoría de los tumores de células germinales se desarrollan fuera del cerebro (en el pecho o el abdomen), pero el 2% aún representan tumores cerebrales que se aferran en el área pineal del cerebro, bloqueando la circulación del fluido. Los tumores de las células germinales crecen sobre todo en pacientes de 10 a 18 años de edad. Por suerte, porque este tipo de tumor emite ciertas sustancias químicas; los médicos pueden averiguar la existencia de los tumores de células germinales mediante un simple examen de sangre.

9. Tumores Pituitarios

Los tumores pituitarios representan el 10% de todos los tumores de cerebro. Se desarrollan en la glándula pituitaria que se encuentra justo debajo del cerebro y directamente detrás de los ojos. Debido a que la glándula pituitaria es el control maestro del cuerpo, lo que significa que gestiona la liberación de la hormona en el torrente sanguíneo, enviando mensajes a los órganos vitales como el de la tiroides, ovarios y testículos, los tumores pituitarios pueden causar toda una serie de problemas de salud —, de pérdida de la visión a la pérdida o ganancia de peso y de los cambios de humor a la reducción de la libido. Afortunadamente, la mayoría de los tumores pituitarios son benignos.

10. Tumores Neuroectodérmicos Primitivos

Los tumores neuroectodérmicos primitivos (o PNETs) crecen cuando un exceso de células se desarrolla y se acumulan en el útero, convirtiéndose en cancerosos en la niñez y la adultez temprana. El meduloblastoma, el más común de los PNET se desarrolla en el cerebelo y puede propagarse rápidamente a otras áreas del cerebro así como a la médula espinal. Los síntomas de los PNETs incluyen problemas de visión y balance, dolores de cabeza matutinos, náuseas, vómitos, convulsiones, cambios de humor y aumento o pérdida de peso inexplicable.

Share This Article

X