Cancer ESP

10 Síntomas y Tratamientos para el Cáncer de Huesos

Aproximadamente 3.010 adultos serán diagnosticados con cáncer de huesos este año. Más de 1.400 morirán a causa de esta enfermedad. Existen varios tipos de cáncer óseo. Sin embargo, el cáncer óseo primario, que resulta cuando un tumor crece dentro de un hueso; y el cáncer óseo secundario, que es causado cuando las células cancerosas se propagan desde otra parte del cuerpo hasta los huesos adyacentes; son los más frecuentes.

El aspecto más desafortunado del cáncer óseo, o de cualquier tipo de cáncer; es que los pacientes a menudo no se dan cuenta del problema hasta que es demasiado tarde. ¡No sea uno de ellos! No ignore estos síntomas reveladores del cáncer óseo…

1. Dolor en los Huesos

El dolor crónico es común para aquellos con cáncer de huesos. Un dolor continuo puede resultar en un tumor cancerígeno — ya sea emanándo desde el interior del hueso o ligamento afectado, o desde el tumor que presiona sobre un órgano o nervio cercano, o dolor como resultado del tratamiento del cáncer (por ejemplo, radiación o quimioterapia).

2. Inflamación

El cáncer óseo primario se da cuando un tumor (tejido anormal) echa raíces dentro de un hueso. El tumor que crece tiene efectos inflamatorios, a menudo causando hinchazón y sensibilidad en y cerca de la zona afectada, donde el cáncer está presente.

3. Fracturas de Hueso

Los huesos en los cuales el cáncer ya se ha arraigado, pueden a menudo debilitarse a medida que el cáncer crece. Este deterioro óseo puede provocar una fractura con muy poco trauma o presión. Por ejemplo, sólo con ponerse de pié o poner presión sobre un hueso afectado puede causar que éste se rompa. Debido a que los tumores pueden propagarse localmente, los huesos cercanos pueden debilitarse y ser propensos a fracturas también.

4. Pérdida de Peso Repentina

La pérdida de peso involuntaria e inexplicable, que no es resultado del estrés, de cambios en la dieta ni de ejercicio, puede ser una señal temprana de cáncer. También puede notar la pérdida de peso en combinación con pérdida del apetito y estreñimiento (o la incapacidad para eliminar los desechos del cuerpo).

5. Fatiga

La fatiga o agotamiento físico, mental y emocional sin razón aparente puede ser indicativo de un problema subyacente, como el cáncer. Las personas con cáncer tienen un cansancio permanente y duradero que no mejora con el descanso. Si constantemente se siente agotado, sin ninguna explicación, es momento de hablar con su médico.

6. Anemia

La anemia a menudo indica una afección de salud subyacente, como el cáncer de huesos. Puede ocurrir cuando el cuerpo produce demasiados glóbulos blancos para luchar contra la enfermedad (por ejemplo, cáncer), resultando en la producción reducida de glóbulos rojos sanos.

7. Pérdida del Apetito

A medida que un tumor canceroso crece y se extiende, el cuerpo se agotará, dando como resultado una disminución de energía, actividad y apetito. Muchos pacientes con cáncer pierden el deseo de comer porque la comida ya no huele tan bien ni es tan apetitosa como antes. Esto ocurre cuando las células cancerosas en su cuerpo absorben los nutrientes de los alimentos y dejan poco para energizar las células sanas.

8. Dificultad para Dormir

Un síntoma muy revelador del cáncer de huesos es el dolor óseo. Esto causará a menudo dificultad para dormir, si el paciente se siente extremadamente incómodo y propenso al dolor por la noche. El dolor nocturno a menudo se ve agravado debido a un cáncer masivo o a la hinchazón que presiona incómodamente las articulaciones y los órganos circundantes.

9. Infecciones Frecuentes

A menudo el cáncer causa que el cuerpo aumente la producción de glóbulos blancos para luchar contra el mismo. De esta manera, el cuerpo será propenso a la fiebre, la rigidez muscular y a los síntomas generales de gripe, ya que pueden dejarlo susceptible a infecciones y otras enfermedades debido a la baja inmunidad.

10. Tratamientos para el Cáncer de Huesos

Los tratamientos prescritos para el cáncer de huesos siempre se basan en el tamaño y ubicación de su cáncer. Los tratamientos también dependerán de si el cáncer se ha propagado desde el hueso afectado a algún tejido circundante. Los tratamientos más comunes para el cáncer de hueso incluyen una combinación de cirugía para extirpar el cáncer, quimioterapia para prevenir y destruir las células cancerosas y evitar que se propaguen y vuelvan a crecer, y la terapia de radiación administrada localmente utilizando rayos de alta energía en el área específica para eliminar las células cancerosas y evitar que éstas crezcan y se multipliquen.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X