Frío ESP

¿Sufro de congelación de invierno?

1. ¿Qué es la congelación?

No es broma cuando el Señor Frío ataca sus dedos, su nariz, sus orejas y dedos de los pies tan severamente que hace que se congelen.

La congelación se produce cuando los tejidos de la piel, generalmente las extremidades, están expuestos a las bajas temperaturas durante largos períodos y se congelan literalmente. La congelación se produce en condiciones muy frías cuando el cuerpo contrae los vasos sanguíneos de los brazos y de las piernas para poder enviar más sangre hacia los órganos vitales con el fin de mantenerlos vivos.

image_code

Si su piel se ve blanca o amarilla grisácea, está muy fría y tiene un tacto duro o ceroso, usted sufre de congelación. La piel también puede picar, quemar o sentirse entumecida. La congelación profunda o severa puede provocar ampollas y endurecimiento. Mientras el área se ablanda, la carne se vuelve roja y dolorosa.

2. “Frost Nip” vs. congelación

Aunque las heladas pueden señalar el comienzo de la más severa congelación, estas ocurren como manchas blancas que se forman en la piel y la vuelven insensible — generalmente en los dedos de las manos, en los dedos de los pies, nariz y en los oídos. La congelación se produce ya que la piel exterior y las primeras capas de tejidos superficiales se congelan.

3. Los síntomas comunes de la congelación incluyen…

Piel que cambia de blanco a gris oscuro.

Textura cerosa y endurecimiento de las capas exteriores de la piel.

El desarrollo de ampollas negras o gris oscuras.

4. Otros síntomas de congelación pueden incluir…

Inflamación o hinchazón de los dedos, nariz o puntas de las orejas.

Una picazón persistente o sensación de ardor que causa fuertes dolores cuando se intenta calentar la zona afectada.

5. Para evitar la congelación

Proteja su piel de los elementos con guantes gruesos, sombreros, orejeras, calcetines calientes y botas a prueba de agua.

Retire cualquier ropa húmeda tan pronto como sea posible y gradualmente seque las zonas afectadas que estén húmedas y frías.

6. Si está expuesto al frío durante largos períodos de tiempo…

Proteja su cara y su nariz con un pañuelo caliente, seco o con las manos enguantadas.

Proteja sus manos congeladas por algún blindaje o póngalas en sus axilas.

Si sus dedos o pies están congelados absténgase de caminar, ya que podría causarse más daño.

7. Para tratar la congelación siga estos consejos:

En primer lugar, seque completamente las áreas heladas.

Muy lentamente caliente las áreas congeladas al sumergirlas en agua tibia entre 104 y 107.6-grados Fahrenheit (por encima de 40 -grados Celsius).

Nunca use calor directo (es decir, cojín de calefacción ni chimenea) pues puede quemar la piel sensible.

Luego envuelva completamente el área afectada con una manta caliente y séquela.

8. Cuándo buscar asistencia de emergencia para la congelación.

La ayuda médica de emergencia será necesaria en casos en los que el dolor persista o en los que el entumecimiento siga presente.

Si la piel no vuelve al color normal.

Si las ampollas empeoran o se desarrollan después de haber calentado el área afectada.

Share This Article

X