Síntomas comunes de la anemia: ¿Es usted anémico? 

¿Siente que está anémico? Los signos y síntomas de este trastorno sanguíneo común varían ampliamente según lo que cause su anemia, pero existen varias señales de advertencia que, cuando se tratan lo suficientemente temprano, pueden acelerar drásticamente el proceso de tratamiento.

Los síntomas que se enumeran a continuación se han dividido en 4 categorías: síntomas comunes de anemia, síntomas causados por deficiencia de hierro, síntomas causados por deficiencia de vitamina B12 y síntomas causados por intoxicación crónica por plomo.

Ocho síntomas comunes de anemia son …

1. Fatiga

La fatiga es un síntoma muy común de anemia. De hecho, a menudo es uno de los primeros signos de un problema de salud, ya que las personas experimentan una pérdida inexplicable de energía y reservan una cita con su médico por ese mismo motivo.

Según la Clínica Mayo, algunas anemias, como la anemia por deficiencia de hierro o la deficiencia de vitamina B12, causarán fatiga extrema debido a la baja hemoglobina. Sin embargo, la fatiga a menudo puede ser el resultado de muchos otros problemas de salud (es decir, hemorragia interna). Tomar un multi-vitamínico con hierro o comer alimentos con alto contenido de hierro (es decir, carne roja) puede aumentar los niveles de hierro, lo que ayuda a resolver la anemia. 

2. Aumento significativo de la frecuencia cardíaca, especialmente con el ejercicio

Según una investigación del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI), la anemia está afectando al sistema cardio-vascular (y al corazón) porque el cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una sustancia esencial que transporta oxígeno desde los pulmones a los diversos tejidos y órganos. Esto significa que si el nivel de hierro es bajo, el suministro de oxígeno y el funcionamiento de los órganos también se ven afectados.

La disminución del suministro de oxígeno a los tejidos y órganos afectará drásticamente el sistema cardio-vascular y sus tejidos relacionados. Los pacientes con anemia producen una cantidad drásticamente reducida de glóbulos rojos, que no contienen la hemoglobina adecuada para el transporte de oxígeno en sangre. La falta de sangre oxigenada resultará en una fatiga extrema debido a un suministro inadecuado de oxígeno por parte del sistema cardio-vascular y, a largo plazo, eventualmente dañará los órganos del cuerpo (es decir, el cerebro y el corazón). 

3. Dolor de cabeza y dificultad para respirar, específicamente al hacer ejercicio

Además de la sensación de fatiga extrema y debilidad muscular debido a la falta de sangre rica en oxígeno, la anemia también puede causar dolor de cabeza, aturdimiento y dificultad para respirar, especialmente si se pone de pie repentinamente, o después de un esfuerzo físico. Para aquellos con anemia severa, los tejidos y órganos del cuerpo carecen de la sangre y el oxígeno adecuados para funcionar de manera eficiente. A largo plazo, las células del cuerpo comenzarán a morir, una condición conocida como isquemia.

Aquellas personas con anemia severa, o anemia de células falciformes pueden experimentar isquemia grave debido al flujo sanguíneo bloqueado, particularmente en las extremidades (sobre todo en los pies) y eventualmente pueden requerir la amputación del pie. Los síntomas más comunes de estos paciente anémicos suelen ser fatiga y problemas para respirar. Esto dificulta mantener los niveles de energía óptimos para las actividades habituales y puede tener efectos muy negativos en la vida diaria.

4. Mareos

El mareo, o una sensación de aturdimiento repentino, a menudo se relaciona con la anemia en etapa temprana y, a menudo, es un síntoma que impulsa la primera visita al médico. Los mareos pueden estar relacionados con alteraciones del cerebro, problemas de visión, trastornos del oído interno (vértigo) e incluso del sistema gastrointestinal. Sin embargo, para las personas con anemia, que se caracteriza por un recuento bajo de glóbulos rojos o hemoglobina, los mareos también son bastante comunes.

La anemia da como resultado una producción reducida o bloqueada de glóbulos rojos y / o hemoglobina, que es la responsable del transporte de oxígeno en sangre a los tejidos y órganos esenciales. Cuando los niveles de oxígeno en la sangre disminuyen, el cuerpo mostrará signos de fatiga inexplicable, debilidad muscular, aumento de la frecuencia cardíaca, piel pálida, dificultad para respirar y mareos o aturdimiento. Incluso pueden producirse convulsiones.

5. Tono pálido de piel

La piel pálida es otro signo común de anemia. Esta tez pálida, o palidez, a menudo indicará una disminución del flujo sanguíneo o una menor producción de glóbulos rojos. Una tez repentinamente pálida debe notificarse a su médico de inmediato, especialmente si es un indicio de anemia, una afección sanguínea caracterizada por una producción reducida de glóbulos rojos (y hemoglobina).

La piel pálida es menos común en pacientes con anemia aguda, que a menudo ocurre con pérdida de sangre (es decir, lesión, cirugía o hemorragia interna). La anemia crónica (o gradual) es mucho más común y se produce cuando el cuerpo no produce (o el cuerpo destruye) glóbulos rojos adecuados. La anemia crónica puede desarrollarse debido a una serie de condiciones de salud, como hipotiroidismo (tiroides hipoactiva), insuficiencia renal crónica y cáncer de huesos.

6. Calambres en las piernas

Los calambres en las piernas, a menudo durante el esfuerzo físico, son otro síntoma común de anemia. Sin embargo, los calambres en las piernas son a menudo un síntoma que se disculpa fácilmente, ya que algunas personas con anemia experimentan calambres en las piernas, mientras que otras apenas experimentan ningún síntoma. Como se mencionó anteriormente, los calambres en las piernas en pacientes levemente anémicos a menudo solo ocurren con el esfuerzo físico. Considerando que, los pacientes con anemia severa pueden experimentar calambres dolorosos en las piernas, incluso en reposo.

Los pacientes levemente anémicos pueden experimentar calambres en las piernas aparentemente inocentes después de caminar, correr o estar de pie durante períodos prolongados. Sin embargo, si los calambres en las piernas se acompañan de otros síntomas, como dificultad para respirar, mareos, fatiga extrema e inexplicable, debilidad muscular y tez pálida, puede existir un caso de anemia. 

7. Insomnio

Si tiene problemas para dormir por la noche (insomnio), puede sufrir anemia. Según un estudio irlandés de 2008 titulado “Síndrome de piernas inquietas y trastorno del movimiento periódico de las extremidades en niños y adolescentes” publicado en la revista “Seminars in Pediatric Nursing”, el insomnio y otras dificultades para dormir (es decir, síndrome de piernas inquietas) son frecuentes en niños y adolescentes, como así como adultos y personas mayores debido a la deficiencia de hierro (o reservas bajas de hierro).

El estudio monitoreó a un grupo de pacientes ancianos en un hospital irlandés y encontró que la deficiencia de hierro (muchos con casos de anemia) causaba el síndrome de piernas inquietas. Cuando a los pacientes se les prescribieron suplementos de hierro, los síntomas del síndrome de piernas inquietas y el insomnio se redujeron significativamente. Un estudio de 2002 realizado en Nepal también descubrió que el síndrome de piernas inquietas tenía fuertes lazos con el estado personal de hierro, con reservas de hierro anormales que a menudo causan síndrome de piernas inquietas e insomnio en un grupo de bebés de 6 a 18 meses. El mismo estudio mostró una mejora notable en los trastornos de piernas inquietas durante el sueño después de prescribirse una terapia con complementos hierro. 

8. Dificultad para concentrarse

La hemoglobina es la proteína transportadora de oxígeno dentro de los glóbulos rojos. La falta de hemoglobina afecta no solo la producción de glóbulos rojos y el suministro de oxígeno sanguíneo a los órganos, músculos y tejidos corporales, sino que también la hemoglobina inadecuada afecta nuestro estado de ánimo, nivel de energía y capacidad para tomar decisiones y concentración. Esto sucede cuando hay deficiencias de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales  (es decir, ácido fólico, hierro y vitamina B12) que son necesarias para producir glóbulos rojos.

Cuando el cuerpo carece de estos nutrientes vitales, puede producirse anemia. Incluso si el trastorno sanguíneo es leve, los nutrientes inadecuados pueden hacer que el cuerpo básicamente se apague lentamente. El estado de ánimo puede deteriorarse y los pacientes sienten una irritabilidad extrema o mal humor. Los niveles de energía disminuirán inesperadamente, causando una fatiga extrema e inexplicable. Y la capacidad de concentrarse, tomar decisiones y concentrarse puede disminuir por completo.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X