Razones por las que le falta energía

¿Usted se queda sin energía, aunque haya dormido bien y parezca tener buena salud?

Estar cansado/a todo el tiempo es frustrante (especialmente cuando no hay una explicación para la pérdida de energía). Por suerte, puede ser que la culpable de su fatiga sea una de las siguientes 10 sencillas razones…

1. Uso de dispositivos electrónicos antes de acostarse

Permítame decirlo así: una persona que está enchufada… pues bueno: seguirá enchufada durante un tiempo. Es cierto, cada vez hay más estudios que prueban que el uso de aparatos electrónicos antes de acostarse (como teléfonos inteligentes, laptops, computadoras, ver la televisión o jugar a videojuegos) activa la respuesta de lucha o huida, manteniéndonos en un estado de estrés. Es posible que usted no pueda dormir debido al aumento de la presión arterial y del pulso, incluso horas después de haber usado aparatos electrónicos. Así que desconéctese al menos 3 horas antes de la hora de dormir.

2. Dieta deficiente

Reducir las calorías puede ayudarle a perder los kilos que no quiere, pero una alimentación inadecuada le causará un grave desgaste de energía. Lo mismo ocurre con una dieta llena de azúcares y carbohidratos refinados: ¡le causará agotamiento! En su lugar, consuma una dieta equilibrada de frutas y verduras frescas, proteínas magras y carbohidratos complejos para mantenerse alimentado/a durante todo el día. Eso significa 3 comidas, ¡además de tentempiés nutritivos!

3. ¿Se siente deprimido/a últimamente?

La depresión es un trastorno emocional que se manifiesta predominantemente en la fatiga inexplicable, la falta de apetito y los sentimientos negativos, todo lo cual contribuye a esa falta de energía que puede estar sintiendo. Los pacientes con depresión deben hablar con un médico e iniciar un plan de tratamiento para nivelar el estado de ánimo y la energía mediante el ejercicio, el asesoramiento y, en algunos casos, la prescripción de medicamentos.

4. Infección urinaria persistente o infección por hongos

Por lo general, las mujeres sabemos cuándo tenemos una infección por hongos o del tracto urinario (ITU, por su abreviación). Sin embargo, si ha tratado una ITU -o una infección por hongos- recientemente, es posible que persista, aunque ya no tenga síntomas. Si la infección sigue presente, es posible que sienta una fatiga extrema. Hable con su médico para asegurarse de eliminar la infección por completo.

5. Apnea del sueño

Aunque crea que duerme a pierna suelta durante la noche, puede que no sea así. Es posible que sufra de apnea del sueño -una afección que detiene brevemente su respiración varias veces cada noche, interrumpiendo su sueño profundo, aunque usted no sea consciente de ello-. Una forma de saberlo con seguridad es preguntar a su cónyuge: ¿no lo/a deja dormir por la noche a causa de sus ronquidos causados por la apnea del sueño? Si es así, puede ser el momento de perder peso, dejar de fumar o consultar en una clínica del sueño sobre el uso de un dispositivo CPAP, para mantener las vías respiratorias abiertas durante el sueño.

6. Problemas de tiroides

El hipotiroidismo es el resultado de una tiroides poco activa. La tiroides es la glándula responsable de controlar el metabolismo (o la velocidad a la que el cuerpo convierte los alimentos en energía). Las personas con hipertiroidismo tienen un metabolismo lento, que las deja sin energía, y son propensas a ganar peso. Si sospecha que tiene un problema de tiroides, pida a su médico que compruebe sus niveles hormonales.

7. Puede tener anemia

La anemia es una forma segura de sentirse fatigado/a (especialmente para las mujeres, quienes pueden sufrir anemia debido a la pérdida de sangre durante la menstruación). La anemia provoca una grave carencia de hierro, la cual se traduce en un bajo recuento de células sanguíneas (y necesitamos glóbulos rojos para transportar oxígeno y energía a sus tejidos y órganos). Para combatir la anemia, incorpore a su dieta semanal algunos alimentos ricos en hierro (como el marisco, los frijoles, los cereales integrales y el hígado de vaca).

vchal / Shutterstock

8. Diabetes

En las primeras fases de la enfermedad, muchas personas padecen diabetes sin siquiera saberlo. La diabetes hace que el exceso de azúcares permanezca en el torrente sanguíneo porque no pueden ser transferidos a la insulina para su absorción -y aprovechamiento de energía- por parte de las células. Esto provocará una fatiga total del sistema. Si tiene antecedentes familiares de diabetes o tienes sobrepeso, hable con su médico para que le haga pruebas.

9. Demasiada cafeína

La cafeína -en el café, en los tés con cafeína, en los refrescos, en las bebidas energéticas, en ciertos medicamentos y en el chocolate- puede proporcionar el estímulo que necesita cuando ha dormido poco. Sin embargo, se puede exagerar bebiendo demasiada cafeína, lo que provoca una aceleración del ritmo cardíaco, de la presión arterial y, en última instancia, causa agotamiento. Si toma demasiada cafeína, es posible que tenga que reducirla.

10. Deshidratación

Una solución muy sencilla y rápida, si siente fatiga, es beber agua. Si no se toma una cantidad de líquidos adecuada, la deshidratación es un factor común que reduce la energía. Un signo revelador de la deshidratación es la orina. Si es de color amarillo oscuro, significa que no está bien hidratado/a y que necesita beber más agua.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X