Razones comunes para un recuento elevado de enzimas hepáticas

Así que su médico le ha dicho que tiene un recuento elevado de enzimas hepáticas… ¿y ahora qué? Este incremento podría estar asociado a una enfermedad, o a otro problema de salud, pero será un médico quien evalúe los síntomas y descarte las posibles causas.

En algunos casos, será necesario realizar más análisis para determinar la razón exacta del recuento elevado de enzimas hepáticas. Puede tratarse de algo relativamente menor que puede ajustarse fácilmente, o puede ser algo más grave que requiere más supervisión médica.

Aquí hay siete cosas que debe saber si tiene un recuento alto de enzimas hepáticas (sin ningún orden en particular) …

Pastillas para el dolor

Los analgésicos de venta libre -en particular, el paracetamol (Tylenol)- pueden hacer que el recuento de enzimas hepáticas sea elevado. Además de los analgésicos de venta libre, los medicamentos recetados para el colesterol (es decir, las estatinas) también pueden ser los culpables.

Mientras tanto, LiveStrong explica que el paracetamol puede estresar el hígado “en casi cualquier dosis”. El ibuprofeno (Advil) -otro analgésico de venta libre- también puede causar estrés en el hígado (incluso en la dosis recomendada). En cambio, el efecto de la aspirina en el hígado está directamente relacionado con la dosis, añade la fuente. En otras palabras, la aspirina en dosis bajas debería ser su recurso para aliviar el dolor si su elevado recuento de enzimas hepáticas le impide tomar otro tipo de medicamento para su artritis u otras molestias (como los dolores de cabeza).

Insuficiencia cardíaca

Esta es una causa más preocupante de un recuento elevado de enzimas hepáticas, porque significa que el corazón no está bombeando la sangre como debería, señala la Clínica Mayo (Mayo Clinic). Ciertas condiciones, como la enfermedad de las arterias coronarias, pueden estresar el corazón y hacerlo demasiado débil para bombear eficientemente, señala la fuente.

“No todas las afecciones que conducen a la insuficiencia cardíaca pueden revertirse, pero los tratamientos pueden mejorar los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y ayudarlo/a a vivir más tiempo”, añade la fuente. Aunque el médico puede rastrear la causa de los problemas cardíacos (como la insuficiencia cardíaca congestiva), las enzimas hepáticas elevadas no siempre se relacionan con el corazón.

Enfermedad del hígado graso no alcohólico

La Clínica Cleveland (Cleveland Clinic) afirma que la enfermedad del hígado graso no alcohólico es una de las causas más comunes de un recuento elevado de enzimas hepáticas, y que dicha enfermedad puede variar en gravedad. La enfermedad del hígado graso consiste en el almacenamiento de grasa extra en el hígado. La enfermedad es “mayormente silenciosa”, por lo que a menudo se descubre incidentalmente a través de pruebas rutinarias para otro problema de salud (por ejemplo, análisis de sangre como parte de su examen físico anual).

Aunque la enfermedad suele pasar desapercibida como una afección benigna hasta que se descubre, puede ser grave si se presenta en forma de esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), añade la fuente. “La esteatohepatitis no alcohólica puede evolucionar hacia la fibrosis y conducir a una enfermedad hepática terminal”, advierte la fuente.

Hepatitis

MedicineNet.com explica que el análisis del recuento de enzimas hepáticas es una de las tres formas en que los médicos evalúan a los pacientes con hepatitis (o inflamación del hígado). “Si el hígado está lesionado (como en el caso de la hepatitis vírica), las células hepáticas derraman las enzimas en la sangre, lo que eleva los niveles de enzimas en la sangre y es una señal de que el hígado está dañado”, señala la fuente.

La hepatitis suele estar causada por una infección vírica, pero también existe una forma autoinmune de la enfermedad, la cual hace que el sistema inmunitario de su propio cuerpo ataque a su hígado -por lo demás, sano-. Hay varios tipos de hepatitis; cada uno con sus propias posibles causas.

Enfermedad hepática alcohólica

El Instituto Nacional de Abuso del Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism) afirma que un historial de consumo excesivo de alcohol puede ser el responsable de su elevado recuento de enzimas hepáticas. Sin embargo, diagnosticar la enfermedad hepática alcohólica (“hepatopatía alcohólica)” a veces puede ser un desafío para los médicos, dado que los pacientes a menudo minimizan su consumo de alcohol, señala la fuente.

El diagnóstico médico se basa entonces en pruebas de laboratorio de tres enzimas hepáticas específicas: gamma-glutamiltransferasa (GGT), aspartato aminotransferasa (AST) y alanina aminotransferasa (ALT). Los médicos buscarán niveles de AST que sean significativamente más altos que los de ALT. La fuente explica que los estudios han demostrado que en, aproximadamente, el 80 por ciento de los casos de hepatopatía alcohólica, el nivel de AST es más del doble que el de ALT. La GGT es otro indicador del consumo excesivo de alcohol, “pero la GGT está presente en muchos órganos y también aumenta con otras drogas”, añade la fuente.

Enfermedad celíaca

Se trata de una afección en la que el sistema digestivo es sensible al gluten (el cual se encuentra en cereales como el trigo, el centeno y la cebada), lo que provoca una serie de síntomas desagradables. También puede provocar que el recuento de enzimas hepáticas esté desajustado, señala la Universidad de Medicina de Chicago (University of Chicago Medicine).

La fuente también señala que los niveles de enzimas hepáticas deberían volver a la normalidad poco después de eliminar los productos con gluten (esto es, entre un mes y un año). Si no lo hacen, es posible que tenga otro problema entre manos. Si un cambio en la dieta (es decir, una dieta sin gluten) no hace que los niveles de enzimas disminuyan -y no hay ninguna otra causa evidente-, es posible que los médicos tengan que realizar una biopsia de hígado.

Problemas de tiroides

El hipotiroidismo (o el bajo funcionamiento de la glándula tiroidea) se produce cuando esta glándula no produce suficientes hormonas tiroideas, las cuales son responsables de una serie de funciones en el cuerpo (incluyendo la función hepática), señala EveryDay Health.

El hígado y la tiroides están muy relacionados. “No sólo el hígado desempeña un papel en el proceso químico que desarrolla las hormonas tiroideas, sino que el hipotiroidismo no tratado puede causar – con el tiempo- problemas en la función hepática”, explica la fuente. El médico puede pedir una prueba de panel hepático para buscar problemas (como niveles irregulares de enzimas hepáticas GGT) para determinar un curso de tratamiento.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X