Principales causas de dolor abdominal en la parte inferior derecha

El dolor de abdomen es un  motivo común de consulta médica, bien sea en una cita en el ambulatorio médico  o en el servicio de emergencias. De acuerdo a los resultados obtenidos por la Encuesta Nacional de Atención Médica Ambulatoria de Estados Unidos, este dolor ocasiona un 1,5% del total de visitas al médico. Además, una investigación hecha  por la Facultad de Medicin 

La Universidad de Connecticut concluye que es la causa del 5% de la totalidad de visitas a los servicios de emergencia hospitalarios. De estas últimas, en torno al 10% necesitó cirugía.

Las 10 principales causas  de dolor en la región inferior derecha del abdomen son:

1. Apendicitis

La palabra apendicitis se refiere al proceso inflamatorio del apéndice. Este es órgano hueco con la forma de un gusano, que sobresale del colon ascendente, que es el primer segmento del intestino grueso. La función específica de este órgano es desconocida. Los síntomas de la apendicitis pueden ser: fiebre, náuseas, vómitos y pérdida del apetito anorexia). Usualmente, estos episodios se resuelven mediante la extirpación quirúrgica del apéndice (apendicectomía).

Si no se corrige a tiempo, el órgano puede romperse y la infección se propaga al resto del abdomen (peritonitis). De acuerdo a una investigación recientemente realizada en Finlandia, publicadaen la Revista de la Asociación Médica Americana,  tratar la apendicitis con antibióticos es tan eficaz como la apendicectomía.

2. Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La causa de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es  una infección en la porción superior del tracto reproductivo femenino. El Centro de Control y  Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos estima que cada año 1,.5 millones de mujeres sufren EIP.as causas más comunes de la inflamación pélvica son doas enfermedades de transmisión sexual (ETS): la clamidia y la gonorrea. Algunos de los síntomas que se suelen asociar  a la EIP son  sangrado o flujo vaginal,  fiebre, vómito, dolor en la espalda y también dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia).

En algunos casos, los síntomas se presentan con una intensidad leve o incluso están  ausentes. Dependiendo de la severidad de los síntomas, las pacientes con EIP pueden tratarse con antibióticos intravenosos u orales. Las complicaciones ocasionadas por esta enfermedad incluyen el dolor crónico en la pelvis, la infertilidad y el embarazo ectópico. Esta última complicación ocurre fuera de la cavidad uterina y se considera una emergencia quirúrgica o médica.

3. Cáncer de colon

El cáncer de colon se refiere al cáncer que afecta al intestino grueso (o  colon). Frecuentemente este tipo de patología evoluciona de pólipos, los cuales son crecimientos del tejido que reviste al colon que protruyen en el lumen (cavidad) del órgano. Hay muchas variedades de pólipos del colon, si bien el pólipo adenomatoso es el más común. Dichos pólipos son considerados precancerígenos y pueden acabar desarrollando cáncer de colon. Algunos síntomas asociados a este tipo de cáncer involucran cambios del hábito intestinal (diarrea o constipación) o en el grosor de las excreciones fecales (pueden ser tan delgadas como un lápiz),  sangrado por el recto o  sangre en las muestras fecales,  fatiga y pérdida de peso sin explicación aparente. 

El cribado para este tipo de cáncer debería comenzar a los 50 años, utilizando métodos como:  el examen de sangre oculta en heces, un enema de bario, una sigmoidoscopia flexible, una colonoscopia o una colonoscopia virtual. De estas pruebas, lal mejor es la colonoscopia, debido a que permite inspeccionar por completo el colon y a la vez puede extirpar los pólipos, por lo que es un método diagnóstico y terapéutico.

4. Cálculos renales

Los llamados cálculos renales, o nefrolitiasis, son pequeños depósitos de minerales duros formados dentro de uno o ambos riñones. Se originan cuando hay un volumen urinario disminuido y/o una concentración excesiva de sustancias capaces de formar cálculos excretados por la orina. Dichas sustancias  incluyen los fosfatos y oxalatos de calcio, el ácido úrico, la estruvita y la cistina. Algunos de los  síntomas que se asocian a este padecimiento son la presencia de hematuria (orina con sangre),  disuria (dolor durante la micción), náusea y vómito, así como orinar con poca frecuencia y cantidad.

El diagnóstico de  nefrolitiasis se hace usualmente mediante una tomografía computarizada (TC) del abdomen. Por lo general, los cálculos renales son tan pequeños que pueden expulsarse al orinar. El tratamiento usual consiste en incrementar el consumo de agua mientras se prescriben medicamentos para el dolor. A algunos pacientes se les solicita que cuelen su orina para así obtener los cálculos y hacerles análisis. Aquellos que sean muy grandes para expulsarse de forma natural  pueden tratarse con métodos de litotricia o extraerlos quirúrgicamente.

5. Hernia inguinal

La hernia inguinal, o que está en la ingle, se refiere a una condición en la cual parte del intestino atraviesa un punto débil en la pared muscular del abdomen. Esta clase de hernia es la más frecuente y puede formarse bilateral o unilateralmente. Los hombres son muchos más propensos a padecer hernias inguinales en comparación con las mujeres. Los síntomas y signos referidos por esta patología incluyen una masa o bulto en la entrepierna, una sensación dolorosa sobre dicho bulto y, en ocasiones, testículos hinchados o doloridos. Cuando el paciente está de pie el bulto se hace más evidente, especialmente si tose o  hace esfuerzo.

Para el diagnóstico de una hernia de este tipo basta con un examen físico. Para repararlas se indica usualmente realizar una cirugía, sea abierta o  laparoscópica. Actualmente, lo común es que estos procedimientos sean por laparoscopia. Dichas cirugías se realizan para prevenir la aparición de complicaciones, como encarcelación o estrangulación de la hernia.

6. Diverticulitis

El término diverticulitis se refiere a la inflamación o  infección de uno o más sacos pequeños (divertículos) del colon. Al envejecer, los músculos de las paredes del intestino grueso se debilitan y se forman pequeños sacos en el colon, denominados  diverticulosis. A esta patología se asocian síntomas como el dolor abdominal, la fiebre, náuseas, vómitos, pérdida de apetito (anorexia) y  cambios notables en el hábito intestinal (lo más frecuente es el estreñimiento, pero puede haber diarrea también).

Los casos de sintomatología leve pueden ser tratados de manera ambulatoria desde casa, con una dieta a base de líquidos claros y el uso de antibióticos orales  entre 7 y 10 días. En casos graves, se requiere hospitalización y el tratamiento incluye dar al paciente reposo intestinal, usar medicamentos para manejar el dolor y aplicar antibióticos por vía intravenosa. Entre las complicaciones asociadas a la diverticulitis está que se formen abscesos y haya hemorragias. Dichas complicaciones, sumado a que haya episodios recurrentes de diverticulitis, pueden requerir como solución la extirpación quirúrgica de las partes afectadas del colon.

7. Embarazo ectópico

El embarazo ectópico, también llamado tubárico, se refiere a aquel que ocurre cuando el óvulo fecundado alcanza tejidos localizados fuera de la matriz o útero y se implanta allí. La ubicación más frecuente es en alguna de las trompas de Falopio.,Otros lugares en los que podría registrarser esta patología son el cérvix, los ovarios y la propia cavidad abdominal.

Un embarazo ectópico sucede cuando la gestación no puede llegar hasta el momento del parto  porque el crecimiento del tejido mal implantado puede ocasionar que la trompa de Falopio se rompa, provocando una importante pérdida de sangre, riesgo mortal para la madre. Se asocia a esta patología el síntoma de sangrado vaginal. Para comprobar el diagnóstico se puede realizar un ultrasonido en la pelvis . Es necesario proceder a una extracción quirúrgica de emergencia del tejido ectópico para prevenir las complicaciones que amenazan la vida de la gestante.

8. Enfermedad inflamatoria intestinal

Una enfermedad inflamatoria intestinal es un proceso inflamatorio crónico parcial o total del aparato digestivo que se puede presentar de dos maneras: como colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn. Algunos síntomas asociados a esta patología son la diarrea, la fatiga, la fiebre, sangre en las heces, apetito disminuido y  pérdida involuntaria de peso. La causa específica de esta enfermedad es desconocida. Se diagnostica con facilidad a través de una biopsia de tejido obtenida durante una colonoscopia.

No hay cura para esta enfermedad intestinal. El propósito del tratamiento habitual es disminuir la inflamación, mediante  la aplicación de la sulfasalazina y corticosteroides. Los casos graves a veces requieren de una colectomía parcial (extirpar parte del colon). Las complicaciones de esta patología pueden incluir la  obstrucción intestina y la formación de fístulas (se forma una conexión entre partes del cuerpo que normalmente no existe).

9. Endometriosis

La endometriosis se produce cuando el tejido que en condiciones normales reviste el útero crece fuera del mismo. Puede ocurrir en los ovarios, también en las trompas de Falopio o incluso en los intestinos. La causa de esta afección aún se desconoce. Entre los síntomas que se asocian a dicha patología se incluyen períodos abundantes (menorragia) e infertilidad. Esta enfermedad puede ser diagnosticada  a través de una cirugía laparoscópica, con la que  se visualiza todo el contenido abdominal. Dicho procedimiento quirúrgico se caracteriza por la inserción de un tubo ligero y delgado a través de una incisión pequeña que el médico realiza en el abdomen.

La endometriosis no tiene cura, pero con una tratamiento adecuado se pueden aliviar los síntomas. La pauta habitual suele incluir medicamentos para el dolor y también la aplicación de terapias hormonales. Para los casos más graves puede considerarse extirpar quirúrgicamente el útero (histerectomía) y ambos ovarios (ooforectomía). El deterioro de la fertilidad de la paciente es la complicación principal de esta afección.

10. Aneurisma de aorta abdominal

Un aneurisma de aorta abdominal (AAA) consiste en la dilatación de un segmento de la porción inferior de la arteria aorta, la cual es la más grande del cuerpo. Dicha afección ocurre por debilidad de los músculos que componen las paredes del vaso sanguíneo. Su causa específica es todavía desconocida. Sin embargo, se ha descrito que algunos factores de riesgo para su desarrollo incluyen el hábito de fumar, tener una presión sanguínea alta (hipertensión) y ser del género masculino. Los casos de AAA suelen ser asintomáticos hasta que se produce la ruptura de la arteria. Entre los síntomas que sugieren la ruptura de la aorta se incluyen los mareos, las náuseas, el vómito, un síncope (desmayo), tener una frecuencia cardíaca elevada (taquicardia) y el shock.

Desafortunadamente, el 90% de los casos de ruptura de AAA son mortales. En ocasiones, puede detectarse esta afección de modo incidental durante un estudio de diagnóstico por imagen realizado por otra razón. De ser así, debe hacerse un seguimiento periódico del tamaño de la dilatación. Un AAA menor a 5,5cm puede considerarse para ser operado.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X