Higiene ESP

Ocho consejos para pasar del champú tradicional al método “No-Poo” con mayor facilidad

Cada vez nos da más curiosidad (y preocupación) saber qué colocamos en nuestros cuerpos, por lo que muchas personas buscan alternativas para reducir la cantidad de químicos e ingredientes artificiales que incorporan a sus vidas. Por eso, recurren a productos naturales que reemplazan todo, desde jabón de tocador hasta dentífrico y champú.

Los champús tradicionales contienen sulfato y parabeno, dos sustancias químicas que aparentemente tienen un impacto negativo tanto en nuestro bienestar como en el del planeta, al igual que otros tantos ingredientes químicos. Como consecuencia, muchas personas vuelven a sus orígenes y prueban métodos de higiene naturales como el “No-Poo,” que implica reducir la frecuencia de lavado del cabello utilizando soluciones naturales a base de bicarbonato de sodio y vinagre de sidra de manzana. Si le despierta curiosidad, lo invito a que lea con atención la siguiente guía detallada sobre cómo pasar del champú tradicional al método “No-Poo.”

1. Hora de elegir

Las personas eligen el método “No-Poo” por diversas razones, entre las que se encuentran deshacerse de los ingredientes químicos de los champuses naturales y evitar que sus cabelleras luzcan secas, quebradizas y con aspecto graso. Al lavarnos todos los días con champú, le quitamos aceites naturales esenciales al cabello (también conocidos como sebo), que muchos expertos aseguran que es lo que hace que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo produzcan cantidades excesivas de grasa para compensar esa resequedad.

Al recurrir a alternativas más suaves, se cree que la producción de aceites se regulariza y, como consecuencia, no hace falta lavarse el cabello tan seguido. Con el tiempo, notará que un poco de agua será más que suficiente para completar el proceso de lavado. Los resultados de optar por este método son variados pero en base a nuestra lectura hemos descubierto que las personas con cabello lacio ahora tienen más volumen y ondas naturales, mientras que las que tienen cabello ondulado lo notan más brillante y manejable, con un aspecto general más saludable.

man shower

2. Hora de comprar los ingredientes

Para el método “No-Poo” se necesitan algunas cosas: bicarbonato de sodio, vinagre de sidra de manzana y recipientes para almacenar y aplicar los preparados. Es probable que ya tenga a mano el bicarbonato (¡no se le ocurra utilizar la caja abierta que tiene guardada hace años en la puerta del refrigerador!) pero si debe comprarlo, cualquier marca será útil. No se preocupe por conseguir uno libre de aluminio, ya que cualquiera funcionará.

En cuanto al vinagre de sidra de manzana, le recomendamos que compre uno de buena calidad como el de Bragg porque también puede usarlo en sus comidas (además, el vinagre tarda más en gastarse que el bicarbonato de sodio). También necesitará dos recipientes para almacenar las soluciones. Recomendamos que sea uno con una abertura pequeña (como el de una loción o de una botella de champú usada) o, en el mejor de los casos, uno que tenga un aplicador a presión y otro que tenga un rociador.

Apple Cider Vinegar

3. Hora de preparar las soluciones

La solución de bicarbonato irá en la botella con abertura pequeña o con aplicador a presión. La proporción de agua que necesite dependerá de la cantidad de cabello que tenga la persona. Comience por mezclar una taza de agua con una cucharada de bicarbonato de sodio dentro del contenedor. Si después de un rato nota que el preparado es muy seco, coloque dos cucharadas de bicarbonato por cada taza de agua. Puede hasta preparar el doble de solución si el recipiente tiene capacidad para ello.

La mezcla de sidra de vinagre irá en la botella con rociador. Mezcle dos cucharadas de aceite de vinagre por cada taza de agua dentro de la botella. También puede agregar unas gotitas de su aceite esencial preferido para disimular el olor fuerte del vinagre (nuestro favorito es el de ylang ylang). Una vez que las mezclas estén hechas, ¡está todo listo para comenzar con el lavado!

Baking Soda

4. Limpieza

Al igual que el lavado tradicional, el método “No-Poo” tiene dos pasos, lavado y acondicionador. Para el lavado, necesitará la mezcla a base de bicarbonato de sodio. En la ducha, aplique la mayor cantidad de mezcla de bicarbonato que pueda de modo tal que cubra todas las raíces.

Concéntrese en las raíces más que en las puntas y masajee suavemente el cuero cabelludo para distribuir el preparado de forma equitativa por toda la superficie de la cabeza. Cubrir las raíces con bicarbonato lo ayudará a evitar que sienta graso el cabello más tarde. Después de masajearlo durante un rato, ya está listo para enjuagar y pasar a la segunda etapa: acondicionar.

shower

5. Acondicionador

Para el segundo paso, necesitará la mezcla de vinagre de sidra de manzana. Se cree que este tiene propiedades naturales limpiadoras y humectantes (hidratantes) y es muy beneficioso incluso para aquellos que usan champú tradicional.

Para acondicionar, aplique la mezcla de vinagre en el cabello y concéntrese en las puntas más que en las raíces. Recomendamos que use la botella con rociador para aplicar con mayor precisión. Rocíe el cabello de manera tal que sature el largo, masajee suavemente como hizo con el bicarbonato de sodio y, una vez que haya terminado con este paso, enjuague el cabello por última vez.

shutterstock_192633185

6. Desenredar

Al no disponer de los acondicionadores tradicionales, algunas personas sienten que les cuesta cepillar su cabello después de usar el método “No-Poo.” Le brindaremos algunos consejos para evitar esta situación. Primero use un peine de dientes gruesos y comience a peinar las puntas de abajo para arriba.

También puede recurrir a un cepillo desenredante especial (nosotros utilizamos el Tangle Teezer y nunca más volvimos a usar uno común). Otra opción es esperar hasta que el cabello esté seco para peinarse. Muchos expertos aseguran que no debería peinarse el cabello mientras está mojado porque este es su estado más débil. Después de un poco de experimentación, sabrá qué le funciona mejor.

shutterstock_144397432

7. Seguimiento

No hace falta que sea cuidadoso a la hora de probar el método “No-Poo.” Algunas personas eligen incorporarlo de forma gradual a su rutina y siguen usando un champú tradicional una o dos veces a la semana. Haga lo que le resulte más cómodo y vea cuánto tiempo aguanta entre cada lavado.

No espere ver resultados instantáneos. Puede tomarle bastante tiempo (incluso un par de meses) “re-entrenar” su cabello y regular la producción de aceites naturales. Por lo general, depende de ciertos factores ambientales y de la frecuencia con la que solía usar un champú tradicional. Puede que al principio sienta que el cabello luce graso pero esto es parte del proceso de adaptación. No se desanime y trate de esperar al menos cuatro meses antes de decidir si el método “No-Poo” es o no para usted.

shutterstock_237448573

8. Viajes

Una de las cosas más difíciles del método “No-Poo” es continuar usándolo durante los viajes. Si viaja en automóvil, llevar un par de recipientes de tamaño de viaje no será un gran problema pero si tiene que viajar en avión sólo con equipaje de mano, estará sujeto a las restricciones de líquidos sin mencionar que llevar un polvo blanco en su maleta puede despertar sospechas en los controles de seguridad.

Lo más recomendable es que, en lo posible, compre bicarbonato de sodio y vinagre de sidra de manzana en su destino de llegada. Si esto no es posible, puede empacar las soluciones ya preparadas en el equipaje registrado (sólo asegúrese de que los recipientes no goteen) dentro de una bolsa hermética para tener protección adicional. En el peor de los casos, use champú durante el viaje pero busque uno suave, de tipo vegetal y aplique cantidades pequeñas sólo en las raíces. Además, evite los acondicionadores de marcas comerciales.

shutterstock_278917388

Share This Article

X