Las causas más comunes de las ojeras

Todos hemos estado en esa situación: salimos de la cama a rastras luego de pasar una noche casi sin dormir y ¡confirmamos que nuestra imagen es el reflejo de cómo nos sentimos en realidad! Las ojeras, si bien tienen una apariencia alarmante, no son una casusa de preocupación médica. La falta de sueño es la razón principal de que aparezcan, pero hay muchos otros motivos. Las ojeras pueden ser un indicador de costumbres poco sanas, de causas hereditarias, o bien de que el cuerpo tiene alguna deficiencia.

Alergias

Las alergias pueden pasarle factura a nuestro cuerpo —desde estornudos y ojos llorosos, a picazón en la garganta y sinusitis—. La congestión nasal también es un síntoma común de las alergias estacionales y podría estar contribuyendo a la aparición de ojeras.

Según WebMD, “la congestión nasal puede llevar a la inflamación de los vasos sanguíneos cerca de los ojos y de la nariz, y hacer que la piel se vea más oscura”. Tener picazón o frotarse los ojos, también puede destacar la decoloración. La fuente agrega que las ojeras pueden aparecer especialmente prominentes durante la temporada de la fiebre del heno.

Estrés

El estrés es el responsable de una gran variedad de problemas en el cuerpo, incluidas las fastidiosas ojeras. El estrés crónico puede privar a las personas del sueño; y la falta de un merecido descanso “puede hacer que la piel luzca más pálida y los ojos más hundidos, lo cual podría resaltar las ojeras aún más, indica WebMD.

Además, cuando el cuerpo sufre de estrés, una mayor cantidad de sangre fluye hacia los órganos vitales, lo que puede hacer que el rostro se vuelva más pálido —y que se acentúen las ojeras—.  Cuando el estrés es muy elevado, pueden dañarse los capilares alrededor de los ojos y generar sangrado. La sangre, al oxidarse, toma un color violeta oscuro.

Deshidratación

La falta de sueño no es la única insuficiencia que puede casuar ojeras. Cuando no se bebe suficiente agua, las células de la piel pueden encogerse y causar sequedad y pérdida de elasticidad.

Y como la piel que se encuentra debajo de los ojos ya es muy fina de por sí, Livestrong indica que “se vuelve transparente en caso de deshidratación, lo que hace que las ojeras sean más visibles”.

Factores hereditarios

¿Y esas ojeras? Puede que las hayas heredado de tu mamá. Según Women’sHealth, las orejas pueden ser la consecuencia de una condición hereditaria llamada hiperpigmentación periorbitaria.

La fuente indica que es particularmente común entre las personas con tonalidades de piel más oscuras, “ya que tienen mayor concentración de melanina en la piel y, en ocasiones, producen pigmentación adicional debajo de los ojos”.

Exposición solar

Tomar sol puede darte un bronceado radiante, pero también puede ser el culpable de tus ojeras. La Clínica Mayo dice que exponerse al sol “hace que tu cuerpo produzca más melanina, el pigmento que le da color a la piel”. Women’sHealth agrega que demasiada exposición a los rayos ultravioletas puede “dañar y destruir el ADN de la piel”. Las ojeras se vuelven más pronunciadas como resultado del daño, que afecta a los vasos de las membranas debajo de los ojos.

Adelgazamiento de la piel

El envejecimiento también cumple un rol muy importante en la formación de las ojeras. Al envejecer, la piel pierde naturalmente un poco de la grasa y del colágeno que le dan sostén, lo cual puede evidenciar aún más los vasos sanguíneos debajo de los ojos.

Women’s Health señala que la elasticidad de la piel también se pierde, lo que conduce a una mayor flacidez, que hace que las bolsas debajo de los ojos sean más evidentes.

Hábitos poco saludables

El hígado no es la única parte del cuerpo que se ve afectada por la ingesta de alcohol. Según WebMD, las ojeras pueden ser más pronunciadas ya que “el alcohol permite que los pequeños vasos sanguíneos de la piel se dilaten, o expandan”.

Fumar es otro hábito poco saludable que puede aumentar la formación de bolsas debajo de los ojos. La fuente señala que las bolsas aparecerán tanto con los cigarrillos tradicionales como con los electrónicos.

Anemia

Las ojeras también pueden indicar un problema de salud subyacente, como, por ejemplo, anemia —la falta de glóbulos rojos saludables, o hemoglobina, que transportan oxígeno a las células—.

La causa más común de la anemia es la deficiencia de hierro, que, según WebMD, “afecta la circulación sanguínea y puede conducir a la formación de ojeras”. Las mujeres están particularmente en riesgo de desarrollar deficiencia de hierro debido al ciclo menstrual y a la insuficiencia de nutrientes en la dieta.

Fatiga

La fatiga como consecuencia de dormir en exceso o de permanecer despierto hasta tarde, es la causa más común de la aparición de las ojeras. Probablemente, es la primera suposición que hace la gente cuando ve a una persona con ojeras.

Según Healthline, “la privación del sueño puede causar que la piel se vuelva pálida y apagada, lo cual hace que los tejidos oscuros y los vasos sanguíneos que se encuentran debajo de la piel sean más visibles”.

La fuente también sugiere que la sombra oscura que la gente aparentemente ve debajo de los ojos, podría deberse a la hinchazón de los párpados. La hinchazón se debe a la falta de sueño, que genera acumulación de líquidos debajo de los ojos.

Cansancio ocular

Quienes trabajamos frente al ordenador todo el día, sabemos muy bien lo que significa el cansancio ocular. Mirar fijamente la pantalla, ya sea del ordenador, del teléfono o incluso de la televisión, genera cansancio ocular. “El cansancio puede hacer que los vasos sanguíneos alrededor de los ojos se agranden”, escribe Healthline. “Como consecuencia, la piel alrededor de los ojos puede oscurecerse”.

Demasiado sodio o cafeína

Visto que la cafeína actúa como una inyección de energía que recibimos por la mañana, es lógico pensar que debería ayudar a reducir la aparición de las ojeras, pero, en realidad, podría ser una de sus causas.

Reader’s Digest indica que aquellas personas que ingieran alimentos con un alto contenido de sal antes de ir a dormir, se despiertan con bolsas debajo de los ojos. “Ciertos alimentos que contienen mucho sodio y cafeína hacen que el cuerpo retenga líquidos, lo cual afecta la piel debajo de los ojos y hace que se vean más oscuros”, explica la fuente.

Para muchas personas, e incluso para mí, sería muy difícil prescindir del café por las mañanas. Para aquellos que simplemente no pueden privarse del café por las mañanas, Ami Mallon, educadora corporativa global de Osmosis Skincare, le dijo a Reader’s Digest que la niacinamida (una forma de vitamina B) podría ser la solución que te permita continuar con la ingesta de cafeína y eliminar las ojeras al mismo tiempo. “Ayuda a aumentar el flujo de sangre en las zonas que anteriormente podrían haber estado estancadas”. La niacinamida también posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias”, le dijo Mallon a Reader’s Digest. “El extracto de gayuba también es magnífico para aclarar la piel de forma natural, y puede ayudar a iluminar la zona debajo de los ojos”.

Tu maquillaje

Tal como sucede con el café, muchos ven el maquillaje como un tratamiento para las ojeras, ya que ¡nos ofrece la oportunidad de cubrirlas! Si bien el maquillaje funciona de maravillas para cubrir esas pequeñas manchas e imperfecciones que no queremos mostrar, también puede ser nuestro peor enemigo. Hay muchos productos disponibles, pero no todos son de buena calidad. Algunas veces depende de la calidad del producto, pero también puede depender de la sensibilidad de la piel de cada uno. Todos somos únicos, y lo que funciona para uno, puede no funcionar para otro.

“Se supone que el maquillaje debe cubrir las imperfecciones y la decoloración, pero si tu cuerpo no tolera una marca de maquillaje en particular, puede causar el efecto contrario. Ya sea el delineador, el rímel, el corrector o los polvos, el maquillaje puede casuar irritación o una reacción alérgica”, le dijo a Reader’s Digest Rebecca Lee, enfermera registrada y fundadora de RemediesForMe.com, un recurso de medicina natural. Si notas que tienes ojeras y no se debe a ninguna de las causas mencionadas en esta lista, considera cambiar los productos de maquillaje.

Estructura ósea

Desafortunadamente, la estructura ósea no es algo que pueda modificarse, por lo cual, si esta es la causa, no hay mucho para hacer. Según Good Housekeeping, que entrevistó al doctor Bruce Katz, M.D., director de Juva Skin & Laser Center en Nueva York, la forma del rostro de la persona podría ser la causa de las ojeras. “Cuando una persona tiene arrugas muy marcadas debajo de los ojos, la sombra y las hendiduras pueden dar la apariencia de un color más oscuro, pero no se debe a las venas o a los pigmentos, dice Katz. La única solución es que un especialista certificado rellene las arrugas.

Venas

La piel de los párpados es la más fina del cuerpo. La tonalidad azulada tan común se debe a que las venas son visibles a través de la piel. “Las venas azules debajo de los ojos también son oscuras, y dan la apariencia de círculos oscuros debajo de los párpados y de los ojos, pero, en realidad, son solo las venas debajo de la piel”, dijo el doctor Bruce Katz, M.D., a GoodHousekeeping.

Frotarse los ojos

Rascarse o frotarse la zona alrededor de los ojos, ya sea con mayor o menor intensidad, obviamente genera un poco de irritación, lo que puede causar ojeras. La dermatóloga certificada Tsippora Shainhouse, M.D., que atiende en Berverly Hills, le dijo a Reader’sDigest que una opción para reducir los vasos sanguíneos que podrían aparecer luego de rascarse o frotarse de forma excesiva, es utilizar una crema hemorroidal debajo de los ojos. Si bien este truco no es del todo tentador, puedes quedarte tranquilo, ya que es una cura que ha demostrado ser efectiva a lo largo del tiempo, y muchas modelos la usan antes de una sesión de fotos. Si tienes tiempo libre, también puedes aplicar rodajas de pepino frías en los ojos. Reader’s Digest explica que, dado que el pepino tiene un gran contenido de sodio, absorbe el agua debajo de los ojos y reduce la apariencia de hinchazón.

Eccema

Este punto está relacionado de algún modo con el tema que mencionamos anteriormente sobre rascarse y frotarse los ojos. Muchas personas sufren de eccema, una condición que hace que la piel se vuelva roja y tenga picazón. Si bien es más común en los niños, también puede darse en los adultos. Good Housekeeping indica que, si bien el eccema no conduce a la aparición de ojeras, rascarse o frotarse continuamente los ojos puede causarlas, tal como mencionamos anteriormente.

“Frotarse en exceso puede llevar a un aumento de la hinchazón e inflamación y a la ruptura de los vasos sanguíneos en la zona alrededor de los ojos, lo que puede dar a la piel una apariencia más oscura, casi como si se tratara de moretones”, dice el dermatólogo David E. Bank, M.D., director de The Center for Dermatology, Cosmetic & Laser Surgery en Mt. Kisco, Nueva York.

Posición para dormir

Esto puede sonar un poco inverosímil, pero según Harol Lancer M.D., un famoso dermatólogo, dormir en ciertas posiciones puede causar ojeras. Deja de culpar a la falta de sueño por las ojeras, ¡la posición en la que duermes también es responsable! Lancer le explicó a Reader’s Digest que aquellas personas que duermen boca abajo o de costado tienen un riesgo más elevado, dada la manera en que la almohada se dobla contra la cara, lo cual pone presión alrededor de los ojos.

El dermatólogo recomienda dormir boca arriba, siempre que sea posible. “Intenta dormir boca arriba, lo cual no solo es beneficioso para tu rostro, sino que, además, previene la formación de arrugas en el pecho. Cuando los ojos se hinchan en exceso, considera dormir con una almohada adicional. Elevar la cabeza hará que los líquidos se esparzan lejos de los parpados”, dice.

Retención de líquidos

Hemos mencionado brevemente este punto cuando hablamos de la fatiga, pero la piel alrededor de los ojos puede, efectivamente, retener líquidos. Esto es lo que hace que la hinchazón en los ojos y la congestión puedan conducir a una acumulación de sangre en las venas. En una entrevista en Reader’s Digest, el doctor Mahmoud Khattab, M.D., de Precision MD, explicó que la retención de líquidos no es consecuencia solamente de la fatiga. “Hay muchos motivos por los que tu cuerpo puede retener líquidos: inestabilidad de los niveles hormonales debido al ciclo menstrual o al envejecimiento, una dieta con un alto contenido de sal, tomar medicación que estimula la retención de líquidos, así como también los cambios climáticos (los días particularmente calurosos y húmedos)”, dice.

Además de las fluctuaciones hormonales, la retención de líquidos puede ser consecuencia de trastornos crónicos, como la enfermedad tiroidea, la enfermedad renal y los problemas del corazón. Estos trastornos aumentan la retención de líquidos y hacen que el párpado inferior se caiga ligeramente. Reader’s Digest indica que si esto sucede al tomar un medicamento nuevo, es necesario consultar al médico para que cambie la medicación.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X