Indicaciones de Baja Inmunidad

¿Eres tú propenso a contraer algún resfriado o gripe en un radio de 5 millas? Para muchas personas, la temporada de influenza se caracteriza por tos, dolor de garganta y resfriados que duran de uno a otro, desde fines del otoño hasta fines del invierno. Una gran cantidad de profesionales de la salud consideran los siguientes ocho signos como indicaciones de vulnerabilidad individual a la gripe.

Aquí hay ocho indicaciones de que tu sistema inmunológico no es tan fuerte como podrías pensar…

1. Estás Constantemente Enfermo

Numerosos expertos dicen que el signo más obvio de baja inmunidad es si continuamente tienes algo. Ten en cuenta que el adulto estadounidense promedio sufre de 2 a 4 resfriados, mientras que los niños contraen un promedio de 6 a 8 episodios de enfermedad durante la temporada de resfriados y gripe (desde fines del otoño hasta fines del invierno), si te enfermas con más frecuencia, es una gran señal de que los poderes de tu sistema inmunológico para combatir los gérmenes son bajos.

2. Agua Potable de Mala Calidad

Beber agua del grifo, como otros 25 millones de estadounidenses, es una práctica común. Sin embargo, los científicos de la Facultad de Medicina de Dartmouth advierten que no se debe asumir que el agua potable está limpia y libre de químicos. Por ejemplo, los investigadores encontraron que el agua del pozo promedio de una ciudad de EE. UU. contiene arsénico y, aunque la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. debe considerar que los niveles son seguros, se cree que el elemento químico debilita la respuesta inmunitaria al virus H1N1 y otras cepas de gripe.

3. Estás Constantemente Estresado

Si no tienes tiempo de inactividad entre el trabajo, la familia y las obligaciones sociales, la Asociación Estadounidense de Psicología advierte que el estrés a largo plazo comprometerá tu salud inmunológica. Esta es la razón por la que a menudo te enfermas después de un gran proyecto de trabajo o un examen escolar. Y si ya estás enfermo, el estrés crónico puede exacerbar los síntomas de un resfriado o gripe existente, lo que hace que el virus persista por mucho más tiempo.

4. Tienes Antojo de Azúcar

Una debilidad por las cosas dulces no solo pone en riesgo tu salud bucal y tu cintura, sino que una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition muestra que, si cedes a esas tentaciones de dulces, refrescos, productos horneados y otros refrigerios azucarados refinados, —tu inmunidad es probable que sea baja porque el azúcar debilita la respuesta de los glóbulos blancos (eliminación de gérmenes)—. Esto significa que si consumes más de 100 gramos (aproximadamente el equivalente a 3 latas de refresco) por día, es probable que tu sistema inmunológico no pueda combatir los gérmenes y las bacterias de la gripe.

5. Fosas Nasales Secas

Es posible que le temas a una nariz tapada y goteante. Sin embargo, cuando las cavidades nasales están húmedas, e incluso mocosas, es una señal de que el cuerpo está luchando contra la gripe. Puedes pensar que la mucosidad es un boleto de ida fuera del cuerpo si eres un germen o virus desagradable. Por otro lado, si tu nariz está seca como un hueso, los gérmenes persisten y los resfriados y las gripes pueden volverse más frecuentes. Para humedecer las vías respiratorias nasales durante la noche, usa un humidificador en tu dormitorio.

6. Llevas Kilos de Más

Esos kilos de más pesan sobre tu cuerpo, incluido tu cerebro, tu corazón, tus articulaciones e incluso tu respuesta inmunológica. Si eres obeso, se produce una reacción metabólica en cadena en tu cuerpo, que comprende tu equilibrio hormonal y la absorción de nutrientes, lo que provoca una inflamación crónica y te deja propenso a todo tipo de gérmenes e infecciones. De hecho, un estudio de 2009 publicado en los Institutos Nacionales de Salud concluyó que las anomalías metabólicas relacionadas con la obesidad aumentaban el riesgo de contraer el virus de la influenza pandémica A (H1N1).

7. Tienes Energía Cero

Claro, es normal sentirse cansado en otoño a medida que el cuerpo se adapta a la nueva estación. Sin embargo, después de algunas semanas, si todavía te sientes letárgico y todo lo que quieres hacer es dormir, es probable que tu inmunidad necesite un refuerzo. Restablece tu sistema inmunológico con una dieta saludable, ejercicio regular y 8 horas de sueño por noche.

8. Estás Deshidratado

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu médico te receta beber muchos líquidos (es decir, té de hierbas y agua) cuando estás luchando contra la gripe? El cuerpo usa fluidos como un medio para desintoxicar y erradicar gérmenes y otras toxinas. Así que da una mirada a tu orina: si es de color amarillo oscuro, —necesitas beber más agua y té de hierbas para fortalecer tus superpoderes para combatir los gérmenes.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X