Demencia vs. Enfermedad de Alzheimer: Las Mayores Diferencias Para Recordar

En el mundo de la medicina, los términos “Alzheimer” y “demencia” se lanzan a menudo indistintamente. Sin embargo, se refieren a dos cosas diferentes: una de ellas es más bien una categoría, la otra es una enfermedad específica.

Aunque muchos de los síntomas, incluyendo la pérdida de memoria y la confusión, pueden ocurrir tanto en las enfermedades demenciales como en el Alzheimer, existen algunas diferencias. Saber cuáles son puede ayudar a los médicos a diagnosticar correctamente el problema y a administrar cualquier tratamiento disponible. Aquí están las 12 maneras de diferenciar entre demencia y Alzheimer.

La Demencia No es Una Enfermedad

Según Healthline, la demencia es un síndrome, a diferencia de su contraparte, el Alzheimer, que es una enfermedad. Un síndrome, señala la fuente, es cuando un grupo de síntomas no conduce a un diagnóstico específico. “La demencia es un término general utilizado para describir los síntomas que afectan la memoria, la realización de actividades cotidianas y la capacidad de comunicación”, señala la fuente.

El sitio reconoce que los síntomas pueden “superponerse”, pero es importante tratarlos como entidades separadas para abordarlos mejor medicamente y por otra parte. Tanto los jóvenes como las personas mayores pueden desarrollar demencia o Alzheimer (aunque esta última es mucho más común en los mayores, más adelante).

Puedes Tener Más de un Tipo de Demencia

Mientras la enfermedad de Alzheimer actualmente se encuentra bajo el paraguas de la demencia, la Asociación de Alzheimer de Chicago señala que existe algo llamado “demencia mixta”, que es cuando “se producen simultáneamente en el cerebro anomalías relacionadas con más de una causa de demencia”.

La fuente señala que los estudios han demostrado que esto puede ocurrir más de lo que se pensaba previamente. Esta versión mixta a menudo implica el Alzheimer junto con lo que se conoce como demencia vascular, que antes se conocía como demencia “post-accidente cerebrovascular” y se caracteriza por el deterioro del juicio y la dificultad para organizarse (a diferencia de la pérdida de memoria).

Otras Enfermedades Pueden Desencadenar la Demencia

Mientras el Alzheimer es una enfermedad en sí misma, los síntomas de la demencia pueden resultar de otras enfermedades, señala Alzheimers.net. Por ejemplo, según la fuente, las causas comunes de demencia son la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

Este último ejemplo (la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob) es en realidad una enfermedad neurodegenerativa mortal, mientras que la enfermedad de Huntington provoca la muerte de las células cerebrales (y suele aparecer en pacientes de 30 a 40 años, mientras que la demencia suele considerarse una condición del envejecimiento). Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson, que es asociada frecuentemente con los temblores, normalmente desarrollarán demencia durante un largo periodo de tiempo tras el diagnóstico inicial.

El Alzheimer no es Reversible

Alzheimers.net explica que una vez que alguien es diagnosticado con Alzheimer, la perspectiva es bastante triste. “Es degenerativo e incurable en ese momento”, señala la fuente. La fuente dice que la esperanza de vida media de un paciente tras el diagnóstico de Alzheimer es de unos 8-10 años.

Mientras tanto, añade la fuente, hay algunas causas de demencia (no mencionadas ya), como una interacción negativa de medicamentos o una deficiencia vitamínica, que en realidad pueden revertirse con el diagnóstico y el tratamiento adecuados. “Hasta que se haga un diagnóstico adecuado, el mejor enfoque para cualquier demencia es el compromiso, la comunicación y el cuidado amoroso”, añade el sitio.

Los Síntomas Tempranos Pueden Variar

Una publicación del blog de la Clínica Mayo explica que puede haber algunas “claras diferencias” entre el Alzheimer y otras formas de demencia en las etapas tempranas. Una forma del síndrome llamada demencia de cuerpos de Lewy (DCL), que puede imitar los síntomas de diversas enfermedades, no presenta la pérdida de memoria asociada al Alzheimer, explica la clínica.

La DCL es la segunda forma más común de demencia (seguida del Alzheimer), señala la fuente, y en lugar de olvido puede estar marcada al principio por alucinaciones y confusión. Sin embargo, la fuente explica que, a medida que la demencia avanza, puede ser más difícil distinguir un tipo de otro.

La Edad de Inicio Puede Ser Diferente

La Clínica Mayo afirma que una friolera de 95 por ciento de los pacientes con Alzheimer tienen 65 años o más (esto se basa en su afirmación de que sólo el 5 por ciento de los pacientes desarrollan lo que se conoce como Alzheimer de inicio temprano antes de los 65 años).

Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, algunas otras enfermedades que pueden desarrollarse en etapas tempranas de la vida pueden conducir a la demencia, por lo que los síntomas pueden aparecer en la mediana edad. Aunque, entre las personas más jóvenes (al menos en el Reino Unido), el Alzheimer sigue siendo la forma más prevalente de demencia, seguida de la demencia vascular, señala youngdementiauk.org.

El Alzheimer Puede Causar Deterioro Físico

Como señala Healthline, existen algunas similitudes entre la demencia “normal” y el Alzheimer, memoria nublada, el impacto de las habilidades cognitivas y los problemas para comunicarse correctamente.

Sin embargo, el Alzheimer puede ir más allá de una simple disminución de la memoria o de la capacidad de pensar, añade la fuente. La enfermedad puede hacer que el paciente tenga problemas para tragar, así como dificultad para caminar en las últimas etapas.

Puedes Ver el Alzheimer de Cerca

En el caso de la enfermedad de Alzheimer (y de la DCL), los profesionales médicos pueden ver realmente los cambios en el tejido cerebral bajo el microscopio, según el Instituto Nacional del Envejecimiento.

La fuente dice que las proteínas beta-amiloides se forman entre las neuronas,  que se asocia a la enfermedad. Señala que una forma de estas proteínas, en particular, llamada beta-amiloide 42, “se cree que es especialmente tóxica”, y que los niveles anormalmente altos de la proteína hacen que se agrupe y forme placas que interfieren con la función celular.

El Proceso de Diagnóstico Puede Diferir

Puede haber más involucrados para llegar a un diagnóstico de Alzheimer frente a otras formas de demencia. Además de revisar tu historial médico y descartar otras afecciones, puedes ser evaluado por un neuropsicólogo con formación en afecciones cerebrales, señala la Clínica Mayo.

Sin embargo, podrías someterte a pruebas de imagen cerebral que podrían indicar una pérdida progresiva de células cerebrales que se asocian a la enfermedad de Alzheimer. Aunque, es difícil distinguir el deterioro normal de las células cerebrales con el Alzheimer mediante escáneres, por eso no es normalmente utilizado en el diagnóstico. Los investigadores están trabajando en otros métodos para distinguir el Alzheimer, como el uso de un escáner que puede detectar una proteína anormal llamada tau.

El Alzheimer Sólo se Diagnostica Correctamente Después del Fallecimiento

En cuanto al último punto sobre la posibilidad de que los médicos vean los efectos del Alzheimer en el tejido cerebral, esto sólo puede confirmarse después de que el paciente haya fallecido, señala LiveScience.com.”El Alzheimer sólo puede diagnosticarse con total precisión después de la muerte, cuando se examina a fondo el cerebro durante una autopsia”, explica la fuente.

Señala que un análisis microscópico del tejido cerebral revelará las “placas y ovillos”, las cuales son las proteínas que hemos mencionado que están relacionadas con la enfermedad de Alzheimer. Hasta que el paciente fallezca, los médicos no pueden descartar otras causas, pero pueden dar un diagnóstico de demencia basado en ciertos criterios.

Ciertas Formas de Demencia Pueden Fluctuar de Manera Diferente

Un artículo publicado en el Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría explica que la DCL puede provocar cambios repentinos en el comportamiento que son diferentes a la enfermedad de Alzheimer.

Mientras que los pacientes con DCL también tienen cúmulos de proteínas anormales en sus cerebros, el estudio detallado en el sitio menciona que “la cognición fluctuante en la DCL tenía una calidad espontánea, periódica y transitoria”, en comparación con las fluctuaciones asociadas con el Alzheimer, que tienen un “cambio de estado más duradero en forma de días ‘buenos’ y ‘malos'”.

Los Tratamientos no Curarán el Alzheimer

Existen medicamentos aprobados para disminuir los síntomas de la pérdida de memoria, pero en el caso del Alzheimer, no salvarán al paciente. “En el caso de la mayoría de las demencias progresivas, incluida la enfermedad de Alzheimer, no hay cura ni tratamiento que desacelere o detenga su progresión”, afirma la Asociación de Alzheimer.

Dicho esto, la fuente señala que los fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para la pérdida de memoria incluyen dos tipos de medicamentos: los inhibidores de la colinesterasa (donepezilo [Aricept], rivastigmina [Exelon] y galantamina [Razadyne]) y la memantina (Namenda) para tratar los síntomas cognitivos del Alzheimer. El tratamiento administrado depende del estadío de la enfermedad. (Para más información, lea sobre los Grandes Avances en La Investigación del Alzheimer).

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X