Desaciertos de belleza que toda mujer ha cometido

Cuando se aplica correctamente, el maquillaje y otros productos de belleza pueden hacer maravillas en el aspecto de una mujer. Cuando se aplica incorrectamente, sin embargo, el maquillaje puede en realidad opacar la belleza natural de una mujer. La mayoría de nosotras aprendió a aplicarse su propio maquillaje en las etapas tardías de la escuela primaria o en los primeros años de la escuela secundaria. Cuando somos introducidas por primera vez al mundo del maquillaje, queremos experimentar tanto como sea posible. Eso significa, montones de color, capas de maquillaje y sombras brillantes. La mala noticia: esos garrafales errores de belleza son un perjuicio para su belleza natural. La buena noticia: todas hemos hecho lo mismo.

Todas las mujeres, en algún momento de sus vidas, han sido culpables de al menos uno (es probable que de más) de los siguientes errores de belleza. Esperemos que todas hayamos aprendido la lección y que estos errores no vuelvan a suceder:

1. Bronceado falso

Una crema hidratante mejorada o con un toque de color puede definitivamente darle a su piel un brillo natural y radiante. La mayoría de productos de auto-bronceado en el mercado, sin embargo, hacen que su piel se vea color naranja y con aspecto artificial. Aplicar innumerables capas de loción bronceadora falsa sobre su cuerpo y rostro no le harán lucir como si hubiera sido tocada por el sol – la hará lucir como Oompa Loompa de la película “Charlie y la Fábrica de Chocolate”. Así que hágase (y a su pareja) el favor y arroje ese autobronceador a la basura.

Además, estos productos no sólo dan un aspecto poco natural, sino que las investigaciones sugieren que también pueden conllevar algunos riesgos para la salud. Muchas de las sustancias químicas de estos productos están indicadas como “solo para uso externo”, pero muchas mujeres ingieren accidentalmente trazas de estas sustancias químicas de diversas maneras, lo que puede ser peligroso. Las investigaciones recientes también muestran que las cremas hidratantes con color y los tratamientos tópicos para potenciar el bronceado también pueden dañar el ADN del cuerpo, lo que puede tener consecuencias graves.

2. Delineador de labios

Hubo una tendencia, no hace muchos años, que nos tenía a todas las mujeres convencidas de que nuestros labios delineados con un lápiz dos tonos más oscuro que nuestro brillo labial nos daría un labios similares a los de Angelina Jolie. Pero, no nos llevó mucho tiempo darnos cuenta de que ese no era el caso. Afortunadamente, la mayoría de nosotras ha eliminado el delineador de labios de sus carteras de maquillaje. Si no es así, confíe en mí, está fuera de moda.

Recuerde que utilizar correctamente el delineador de labios puede ser un reto, incluso para las expertas en maquillaje. En general, las expertas en belleza recomiendan utilizar un tono de delineador de labios similar al del lápiz labial o el brillo de labios -si decide seguir utilizándolo-. Aun así, recuerde que “menos es más”, y que prescindir por completo del delineador es probablemente mejor. Se necesita mucha práctica para aplicar bien el delineador de labios, y lo más probable es que vea la luz y se deshaga de él antes de que su habilidad llegue a ese nivel.

3. Exceso de sombra de ojos

No se veía bien en Mimi de Drew Carey y, para ser honesta, tampoco en ninguna de nosotras. La sombra de ojos excesiva y vibrante de color es bastante mala de por sí, pero esa fase en los años 90 donde era genial alargar la línea de sombra hasta la parte inferior de las cejas fue, por lejos, una de las peores tendencias de maquillaje del siglo. El único momento en el que el maquillaje debería ser utilizado de esta manera es en Halloween.

Si le gusta el efecto de la sombra de ojos, recuerde que cuanto menos utilice, más natural será su efecto. Empiece aplicando una capa inferior, utilizando un tono neutro para poner la base. A continuación, ponga el aplicador en la sombra más oscura, dele unos golpecitos en el borde de la caja o en el lavabo para aflojar el exceso, y limítese a la línea de las pestañas y al pliegue contiguo para terminar.

4. Piel quemada por el sol

¿Recuerda los fines de semana de playa en la escuela secundaria y la universidad cuando se plantaba en la orilla durante 8 horas sin aplicarse ningún tipo de bloqueador solar? Las consecuencias de esos fines de semana en nuestra piel fueron probablemente peores para nuestra salud que cualquier otra cosa que hayamos hecho en nuestra adolescencia. ¿Lo peor de todo? Irse de la playa literalmente quemada por haber estado expuesta a ese horno de sol todo el día no hizo que su piel se viera mejor (y todo el mundo sabe lo dolorosa que puede ser una quemadura de sol).

Por supuesto, (a no ser que haya vivido bajo una roca) es probable que también sepa que su salud a largo plazo está corriendo serios riesgos al exponerse al sol durante horas y horas. La exposición excesiva a la radiación UVA y UVB está relacionada con el cáncer de piel, y ciertamente no es un riesgo que merezca la pena correr sólo para tener un poco más de brillo bronceado durante el verano.

5. Demasiado colorete

La cantidad apropiada de colorete esparcido a lo largo de sus pómulos realmente puede mejorar la forma de su rostro y hacerla lucir despierta y fresca. Sin embargo, cuando se aplica incorrectamente (como pasa a menudo con el colorete), esta pieza de maquillaje puede hacerle lucir demasiado recargada. Una cara ruborizada apropiadamente no mostrará una línea visible de donde se ha aplicado el maquillaje. Además, debe ser uno o dos tonos más oscuros o brillantes que su piel (según el look que quiera lograr.)

Más consejos para aplicar el colorete: adapte su técnica a la forma de su rostro. Si tiene un rostro alargado, empiece por el interior de las mejillas y vaya subiendo hacia las sienes. Si tienes un rostro ovalado, limite el colorete a las “manzanas” de sus mejillas. Lo mismo ocurre con los rostros redondos. Si utiliza estas técnicas creará un aspecto general más natural; si lo hace bien, casi nadie notará que lleva colorete.

6. Morderse las uñas

Incluso si no usa mucho maquillaje, todavía puede que sea (y probablemente es) culpable de este error de belleza. Morderse las uñas es a menudo el resultado de los nervios, el estrés o la excitación, pero el peaje que le cuesta a la salud de las uñas es bastante considerable. No hay ninguna razón para pagar $30 por una manicura bonita si se va a morderse las uñas y se estropearan al día siguiente. No hay nada más horrible que una mujer con las uñas en astillas y desiguales.

Claro, todas somos culpables de habernos mordido las uñas de vez en cuando; pero hacer un esfuerzo consciente para mantener sus dedos fabulosos hará mucho en el perfeccionamiento de su rutina de belleza. Puede suprimir este hábito cubriendo sus uñas con vendas para que acabe con la boca llena de cinta médica si intenta mordisquearse las uñas. Otra técnica consiste en apartar un dedo que no vaya a morder, y luego repetirlo hasta que deje de ponerse las uñas en los dientes de manera automática.

7. Demasiada base de maquillaje

La mayoría de nosotras luchamos por mantener nuestra piel con un aspecto suave y claro, y todas somos culpables de confiar demasiado en nuestra base de maquillaje para solucionar nuestros problemas de piel. Si sufre de enrojecimientos, manchas u otras imperfecciones de la piel, la respuesta no está en más base de maquillaje. Demasiada base de maquillaje es muy perceptible para los demás (y en las fotos), y cuanto más utilice, menos coincidirá su rostro con el resto de su cuerpo.

Aquí tiene un consejo para mantener sus niveles de maquillaje en el rango óptimo: cuando termine de maquillarse, ponga el brazo delante de la cara y mírese en el espejo. Si su brazo tiene un color significativamente diferente al de su cara, está usando más base de maquillaje de la que necesita (se supone que no debe tener un efecto pronunciado en el color de su piel). Cuando se trata de la base de maquillaje (y de la mayoría de los demás tipos de maquillaje), “menos es más”.

8. Cejas demasiado depiladas

Esta fue otra tendencia de maquillaje que se hizo popular a mediados de los años noventa. Alguien influyente cogió unas pinzas y, de repente, todas las mujeres de entre 15 y 40 años se depilaban las cejas hasta hacerlas desaparecer. ¿El resultado final? Muchas mujeres acabaron dibujando sus cejas en la cara, creando un aspecto tan poco natural como de mal gusto.

Cuando se depile las cejas, concéntrese en los pelos “fugitivos” o “extraviados” que sean mucho más largos que el resto. También querrá mantener el puente de la nariz limpio y sin pelos, y asegurarse de que sus cejas tengan un grosor y un aspecto uniformes. Si prefiere unas cejas más finas, no pasa nada, pero evite eliminar tanto vello que prácticamente no quede nada. La gente que la mire a la cara se dará cuenta de que algo parece no estar bien… pero probablemente no sabrán precisar qué y, como sus cejas se fugaron, también lo hará usted.

9. Demasiado delineador de ojos

En pequeñas dosis, el delineador de ojos puede ser muy eficaz para hacer que sus ojos se vean grandes y bonitos. Lamentablemente, muchas mujeres han abusado (y todavía lo hacen) del delineador de ojos. Demasiada cantidad de producto (especialmente en las mujeres mayores) puede hacerlas lucir ridículas. El delineador de ojos también es conocido por resaltar las imperfecciones alrededor de los ojos, lo cual no es ideal para las mujeres mayores. Demasiado delineador en adolescentes puede hacerlas parecer exageradas, falsas y desesperadas por llamar la atención.

Aquí tiene un consejo ganador de los profesionales: si no puede (o no quiere) deshacerse del delineador de ojos por completo, utilice una cantidad muy pequeña de maquillaje marrón oscuro. Tiene un efecto mucho más sutil que el negro. Aplíquelo sólo en la parte exterior de sus ojos. Esto hará que parezcan más grandes sin enterrarlos completamente bajo gruesas coberturas de maquillaje.

10. Lápiz labial rojo

Para aquellas de ustedes que juran por su lápiz labial rojo, lo siento por lo que están a punto de leer. El lápiz de labios rojo le queda bien a muy pocas mujeres. Hay tantas cosas malas alrededor del lápiz labial rojo que no sé ni por dónde empezar. En primer lugar, a menos que tenga unos dientes muy blancos, el lápiz de labios rojo va a hacer que sus dientes se vean sucios y amarillos. En segundo lugar, cada vez que se aplica ese brillo rojo rubí corre el riesgo de tenerlo todo sobre los dientes. En tercer lugar, si no tiene el tono de piel adecuado, el lápiz labial rojo creará un contrapunto indecoroso entre sus labios y el resto de su tez.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción? En general, la mayoría de las mujeres se ven mucho mejor con un brillo de labios “desnudo” o rosa claro, que con lápiz labial. No hay nada de malo en querer que sus labios parezcan más sanos y voluminosos, y los colores neutros lo conseguirán de forma mucho más natural que cualquier tono de barra de labios roja del mercado.

11. Dormir con maquillaje

Este error de belleza es probablemente uno de los más comunes y algo que casi todas las mujeres probablemente han hecho, al menos, una o dos veces. Es el pecado por antonomasia porque es terrible para nuestra piel. Desmaquillarse después de un largo y duro día -o de unos cuantos cócteles- puede parecer una tarea tediosa, pero es extremadamente importante. Dormir con el maquillaje puesto no sólo estropeará sus bonitas fundas de almohada, sino que obstruirá sus poros y provocará una piel sucia y aceitosa, así como la proliferación de bacterias que causan acné. Al igual que usted, su piel necesita poder respirar y recuperarse después de cada día.

12. Pintar sobre el esmalte de uñas viejo

Si usted es una persona que usa esmalte de uñas con frecuencia, probablemente se habrá dado cuenta de que el esmalte a veces puede desteñir en las uñas. Esto ocurre si se deja demasiado tiempo o si no se utiliza una capa de base. Puede ser un poco embarazoso porque se nota bastante y la única manera de disimularlo es ponerse más esmalte. Desgraciadamente, eso sólo empeora el problema, porque la única manera de que el desteñido desaparezca es dejar que las uñas respiren, y entonces suele desaparecer por sí solo.

Ambos errores suelen cometerse por pereza. La mayoría de las veces, la persona no quiere tomarse el tiempo de quitarse el esmalte de uñas y, en su lugar, se limita a volver a aplicar una nueva capa por encima, o no aplica una capa de base antes de ponerse su esmalte de color (dos cosas importantes que hay que acostumbrarse a hacer.

13. No limpiar las brochas

No usaría un paño sucio para lavar los platos ni andaría por ahí con la ropa sucia, así que ¿por qué usaría una brocha sucia para maquillarse la cara? La razón más obvia para limpiar las brochas es la higiene. Sabemos que es tedioso, pero Southern Living aconseja lavar las brochas de maquillaje con la misma frecuencia con la que lavaría los platos. Entendemos que eso no es precisamente realista, así que un objetivo más alcanzable es tratar de lavarlas una vez a la semana. Para limpiarlas, utilice un poco de champú clarificador suave o champú para bebés.

A simple vista no puede verse, pero si observara las brochas de maquillaje sucias bajo un microscopio, vería una acumulación de bacterias, aceites y productos, que pueden causar todo tipo de problemas en la piel, incluidas las manchas.

14. No usar crema hidratante

La crema hidratante es como el protector solar: es algo que tendemos a olvidar poner debajo del maquillaje, ¡pero es súper importante! Sabemos que puede ser tedioso recordarlo, pero no ponérsela provocará una piel seca, ¡y eso no tiene nada de bonito! Lo mejor para nuestra piel es beber mucha agua y usar crema hidratante.

Como muchas cosas relacionadas con el maquillaje, la cantidad de opciones puede ser abrumadora. Southern Living señala que, aunque hay muchas cremas hidratantes diferentes, muchas de ellas ofrecen algo distinto, así que lo mejor es decidir qué es lo que busca. Si su piel es seca, elija una crema hidratante con ácido hialurónico. Si quiere una que le ofrezca protección e hidratación, elija una con propiedades de antienvejecimiento. Una vez que se acostumbre a ponerse crema hidratante todos los días, le resultará más fácil. Lo ideal es lleve crema debajo del maquillaje durante el día, use crema por la noche y un sérum.

15. Alisar y rizar el cabello húmedo

A todos nos ha pasado alguna vez: tiene poco tiempo así que, en lugar de esperar a que el pelo se seque del todo -o salir de la casa sin peinar-, cae en la tentación y utiliza un dispositivo caliente sobre el pelo húmedo. ¡Órale! Se dará cuenta de que el daño se ha producido por el aroma y, probablemente, la emisión de vapor. Secar el pelo es totalmente tedioso y molesto, pero también es completamente necesario.

Antes de utilizar cualquier tipo de calor, ya sea un secador de pelo, una plancha o un rizador, debe usar siempre un protector térmico. Hay muchos tipos diferentes entre los que elegir. “El calor de los secadores, las planchas, las tenacillas y las varillas puede agrietar el cabello si no está bien protegido con un producto. El resultado es el encrespamiento, la sequedad y los mechones quebradizos”, escribe Cosmopolitan.

16. Rímel en las pestañas inferiores

Recuerdo haber tenido este debate con mi hermana mientras crecía, ¿nos ponemos máscara en las pestañas inferiores? Probablemente muchas mujeres no podrían responder a esa pregunta con total certeza. La respuesta correcta es no. El rímel se utiliza para acentuar los ojos, así que cuando hay rímel en las pestañas inferiores se pronuncian cosas que no queremos como las patas de gallo y las ojeras.

Según la revista Allure, esta misma regla se aplica también al delineador de ojos. No se ponga delineador en las pestañas inferiores porque sólo hará que sus ojos parezcan más pequeños y -de nuevo- llamará la atención sobre las ojeras. La regla para el rímel de pestañas es aplicar una bonita máscara oscura en las pestañas superiores porque “hará que el blanco de los ojos parezca más claro y blanco”, dice la maquilladora Sandy Linter en conversación con la revista Allure.

17. Máscara de pestañas grumosa

Otro problema común de la máscara de pestañas es que se pone grumosa. Entendemos que el maquillaje es caro y puede ser difícil justificar el gasto de mucho dinero en algo tan superficial como el maquillaje, pero recuerde que “obtiene lo que paga”. La máscara de pestañas es un elemento básico. Incluso las personas que no se maquillan mucho usan máscara de pestañas, así que merece la pena gastar un poco más de dinero en ella.

Muchas mujeres tienen problemas con la máscara de pestañas grumosa. Después de unas horas de uso, acaba en el párpado o con grandes secciones de las pestañas pegadas. Evite utilizar una máscara de pestañas espesa que se ponga grumosa y sea difícil de separar una vez aplicada. Para empezar, saque el cepillo del tubo y limpie el exceso de rímel. A continuación, aplíquelo suavemente sobre las pestañas y mueva el cepillo de un lado a otro para separarlas. Para asegurarse de que no hay grandes secciones de pestañas pegadas, antes de que la máscara se seque, vuelva a peinar las pestañas con un cepillo de dientes viejo o un peine de pestañas. Esto también debería ayudar a eliminar cualquier exceso de suciedad en las pestañas. Everyday Health aconseja, también, aplicar otra capa después de esto y peinar una vez más.

18. Lavarse demasiado el pelo

Siempre miro a las mujeres con un pelo largo y abundante y me pregunto cómo lo hacen. Puede sonar extraño, pero la respuesta de estas mujeres es siempre la misma: ¡no se lave el pelo todos los días! Lavarse el pelo con demasiada frecuencia tiene, en realidad, el efecto contrario al deseado. Aunque no queremos que nuestro pelo esté tan sucio que huela y tenga un aspecto horrible, cada tipo de cabello tiene un umbral diferente. Por ejemplo, yo tengo un pelo fino que se engrasa mucho más rápido que el de una persona con un pelo extremadamente grueso.

A pesar de nuestros diferentes tipos de cabello, todos tenemos una cosa en común. Todos los cabellos producen aceites naturales que son realmente buenos para ellos. Cuando nos lavamos el pelo con demasiada frecuencia, le quitamos esos aceites naturales. La mejor pauta a seguir es lavar el cabello cada dos o tres días, cuando sea posible. Puede meterse en la ducha y lavarse el resto del cuerpo, pero no use champú y acondicionador todos los días.

19. Dibujar el delineador de ojos más allá del párpado

Este estilo en particular se conoce como “ojo de gato” o, a veces, “Cleopatra”, y digamos -señoras- que es mejor dejar este look en manos de los profesionales. No es exactamente un “estilo de maquillaje cotidiano”, pero he visto que, a menudo, es tratado así. Las mujeres lo utilizan para animar su maquillaje y puede quedar bien a veces, pero es fácil pasarse y no es precisamente apropiado para el día a día.

El error que la gente suele cometer al intentar hacer este look es que llevan el delineador demasiado lejos del ojo y crean un efecto alado. Everyday Health aconseja a las personas (especialmente a las principiantes) que utilicen un lápiz en lugar del habitual delineador líquido. Esto se debe a que, aunque el delineador líquido queda mejor con este estilo en particular, requiere una mano muy firme y mucha habilidad. Para conseguir el efecto adecuado, “dibuje una línea a lo largo de la raíz de las pestañas desde la esquina interior a la exterior. En el extremo exterior, incline sutilmente la línea hacia arriba. Extienda la línea no más allá de un cuarto de pulgada del límite del ojo (o sólo un poco más, para un look más dramático)”, escribe la fuente. Como guía, siga su ceja. No lleve la línea más allá del borde de la ceja.

20. Utilizar maquillaje viejo

Como hemos dicho antes, el maquillaje es súper caro, así que a mucha gente no le gusta gastar mucho dinero en productos de belleza. Lo entendemos perfectamente. Por desgracia, esto hace que la gente se aferre a los productos durante mucho más tiempo del que deberían. Los productos de maquillaje son como los alimentos: tienen una vida útil. Esto también puede ser un problema para las personas a las que no les importa el precio, pero tienden a comprar más de la cuenta y luego no quieren ser derrochadoras tirando los productos antes de que se acaben. La parte de la ecuación que consiste en no derrochar es estupenda, pero utilizar productos caducados en la piel no es saludable.

Southern Living ofrece una guía sobre la vida útil de algunos productos básicos: el colorete, los polvos y la sombra de ojos deben tirarse después de dos años. La máscara de pestañas sólo puede utilizarse hasta tres meses después de su compra y la mayoría de los productos para los labios sólo duran un año. Productos como la base de maquillaje, el corrector y el delineador de ojos deben tirarse después de seis meses.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X