Condiciones de Salud relacionadas con la pérdida de peso

Tendemos a centrarnos tanto en la obesidad y el sobrepeso que se pasa por alto la delgadez crónica o la pérdida repentina de peso. Llevar unos kilos de más suele estar relacionado con complicaciones de salud, pero tener un peso inferior al normal, o perder repentinamente kilos sin una explicación obvia, puede ser un signo de un problema mayor.

Mientras que algunas personas son delgadas por naturaleza (y eso está perfectamente bien), otras pueden tener factores que contribuyen a ello y que pueden requerir una visita a la consulta del médico. Estas son algunas condiciones de salud que pueden causar una pérdida de peso inesperada.

1. Tiroides hiperactivas

Una tiroides hiperactiva, o hipertiroidismo como se conoce en la comunidad médica, se produce cuando la tiroides produce demasiada cantidad de una hormona llamada tiroxina, señala la Clínica Mayo. Esto hace que el metabolismo del cuerpo aumente y queme calorías más rápido, lo que luego conduce a una caída repentina de peso o a tener un peso crónicamente bajo.

La clínica señala que una tiroides hiperactiva altera el equilibrio químico del organismo, lo que puede provocar otros síntomas como ansiedad y mayor sensibilidad al calor. En las mujeres puede provocar ciclos menstruales irregulares o un cabello quebradizo. El hipertiroidismo puede ser más difícil de diagnosticar en los adultos mayores, pero se puede rastrear un aumento del ritmo cardíaco, explica la clínica.

2. Diabetes

Según la Clínica Mayo, es posible que, además de la pérdida de peso, tengas síntomas inexplicables que te puedan hacer pensar en la diabetes. Una caida repentina de peso en la báscula puede significar que su cuerpo no está produciendo la hormona necesaria para procesar la glucosa en sangre y convertirla en energía. Por ello, el cuerpo empieza a quemar las reservas -como la grasa y el músculo- para seguir adelante.

La diabetes también puede provocar deshidratación y pérdida de líquidos debido a la micción frecuente, y es posible que se experimente un hambre extrema sin aumentar de peso, señala la clínica. Algunos expertos afirman que hay que dar la alarma si se pierde más del 5 por ciento del peso medio del cuerpo (o más de 3 kilos) en menos de 6 meses.

3. Depresión

La depresión es una condición de salud que no sólo puede conducir al aumento de peso, sino también a la pérdida de peso. En algunos casos, las personas que sufren de depresión pueden utilizar la comida como una forma de hacer frente a sus sentimientos de vacío y tristeza, mientras que otros tienen dificultades para reunir la energía para hacer cualquier cosa, y mucho menos para cocinar ellos mismos una comida.

Antes de ir demasiado lejos, diferenciemos entre tristeza y depresión. Healthline describe la depresión como “sentirse triste, perdido o vacío durante al menos dos semanas”. La fuente también afirma que estos sentimientos serán tan graves que afectarán a las actividades cotidianas como ir al trabajo y a la escuela o, en este caso, a la alimentación. Las personas con depresión pueden sufrir a menudo falta de apetito porque “la depresión afecta a las mismas partes del cerebro que controlan el apetito”. Esto conduce inevitablemente a una pérdida de peso involuntaria.

4. Enfermedad inflamatoria intestinal: Enfermedad de Crohn

La enfermedad inflamatoria intestinal es una condición de salud extremadamente incómoda y dolorosa. Según la Clínica Mayo, es un término utilizado para describir todos y cada uno de los trastornos que causan una inflamación persistente en el tracto gastrointestinal. Suena divertido, ¿verdad?

Una de las enfermedades intestinales inflamatorias más comunes es la enfermedad de Crohn, que también resulta ser una de las peores por su inflamación. Suele afectar al intestino delgado y al colon, pero puede aparecer en cualquier parte del tracto gastrointestinal. “La inflamación se extiende con frecuencia a las capas profundas del tejido intestinal. Luego está la colitis ulcerosa, que es cuando se tiene inflamación y úlceras en el revestimiento del intestino grueso y el recto”, escribe SELF citando a la Clínica Mayo.

Además de todos los síntomas incómodos que suelen desencadenar ciertos alimentos y que hacen que la gente dude en comer, la enfermedad inflamatoria intestinal “altera la grelina, la hormona del hambre, y la leptina, la hormona de la saciedad”, escribe Healthline. Esta alteración hormonal provoca una disminución del apetito y conduce a la pérdida de peso.

5. Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca puede provocar problemas digestivos, es decir, la incapacidad del intestino delgado para absorber los nutrientes esenciales que se desencadenan al consumir el gluten presente en muchos productos de trigo. A pesar de tener un apetito normal y comer lo suficiente, las personas con esta enfermedad pueden sufrir una pérdida de peso inexplicable.

La enfermedad celíaca también puede causar diarrea y pérdida de densidad ósea, lo que probablemente puede atribuirse a la pérdida de kilos. La enfermedad celíaca puede ser difícil de diagnosticar y muchas personas la padecen sin saberlo debido a sus escasos síntomas, señala la Clínica Mayo. Los signos también pueden variar en función de la edad.

6. Enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison es una afección menos conocida que está causada por una respuesta autoinmune del organismo. Es un trastorno que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen suficiente cantidad de la hormona cortisol y aldosterona, explica la Clínica de Cleveland, lo que hace que el propio sistema inmunitario del cuerpo ataque sus órganos y tejidos.

Estas hormonas desempeñan un papel importante en el funcionamiento de nuestro cuerpo, por lo que cuando no se producen puede causar una serie de problemas como dolor abdominal, períodos anormales, antojos de alimentos salados, deshidratación, depresión, diarrea, pérdida de apetito, náuseas, sensibilidad al frío, vómitos y pérdida de peso inexplicable, dice SELF.

La Clínica Mayo explica que la pérdida de peso se produce con la enfermedad de Addison debido a su efecto sobre la corteza, que es una parte de las glándulas suprarrenales. “La corteza es la capa exterior de estas glándulas, y produce un grupo de hormonas llamadas corticosteroides”, escribe SELF. “Los corticosteroides incluyen los glucocorticoides, que influyen en la capacidad de tu cuerpo para convertir el combustible de los alimentos que comes en energía”. Cuando el cuerpo no produce suficientes glucocorticoides, tiene problemas para procesar los nutrientes, lo que conduce a la pérdida de peso.

7. Enfermedad de úlcera péptica

Es posible que observe que la enfermedad de úlcera péptica también figura en la lista de enfermedades que pueden provocar un aumento de peso, ya que en algunos casos las personas encuentran sorprendentemente un alivio de sus úlceras estomacales cuando comen. Sin embargo, también hay personas que descubren que comer empeora el dolor. Si este es el caso, comerán menos e inevitablemente perderán peso.

“Las úlceras pépticas son llagas abiertas que se desarrollan en el revestimiento interior del estómago y en la parte superior del intestino delgado. Causan dolor y aumentan la producción de ácido, lo que provoca reflujo. Dado que el principal síntoma de las úlceras pépticas es el dolor de estómago, a menudo provocan una disminución del apetito”, afirma Lisa Ashe, doctora en medicina interna certificada por la junta directiva de Reader’s Digest.

8. Afecciones coronarias

Un informe del New Yorker explica que los cambios de peso pueden ser una complicación de la insuficiencia cardíaca (que se refiere a un corazón ineficaz, que no debe confundirse con un infarto). Señala que la pérdida rápida de peso en un periodo de pocos meses “es una señal muy grave y puede indicar la necesidad de una intervención quirúrgica”. El informe sugiere que los pacientes que hayan sufrido una insuficiencia cardíaca lleven un registro de su peso cada día (el aumento repentino de peso también es una señal de alarma).

La Clínica Mayo también recomienda tomarse en serio los signos de pérdida de peso. Un descenso repentino de peso puede indicar una enfermedad de las arterias coronarias, presión arterial alta y otras afecciones, ninguna de las cuales es una buena noticia. Reducir el consumo de sal y hacer más ejercicio puede ayudar en algunos casos, según la clínica.

9. Demencia

A menudo se confunde la demencia con la enfermedad de Alzheimer, pero en realidad la demencia no es una enfermedad, sino un conjunto de síntomas. El Instituto Nacional del Envejecimiento describe la demencia como “la pérdida del funcionamiento cognitivo -pensamiento, memoria y razonamiento- y de las capacidades de comportamiento hasta tal punto que interfiere en la vida y las actividades diarias de una persona”. Puede afectar a la memoria, las habilidades lingüísticas, la percepción visual, la resolución de problemas, la autogestión y la capacidad de concentración.

La capacidad de comer y alimentarse es una de las actividades diarias que pueden verse afectadas por la demencia. “Puede que simplemente se olviden de comer”, dice el doctor Peter LePort, cirujano bariátrico y director médico del Centro Quirúrgico de Pérdida de Peso MemorialCare en el Centro Médico de Orange Coast en Fountain Valley, California, al hablar con SELF. “Puede que a veces ni siquiera registren que tienen hambre, o que no sepan qué hacer para resolver el problema”.

La Clínica Mayo amplía la información explicando que las personas con demencia a veces no pueden oler o saborear como antes y, en algunos casos, pueden incluso tener problemas para tragar o distraerse fácilmente mientras comen. Todo esto puede contribuir a la pérdida de peso causada por la demencia.

10. Artritis reumatoide

Healthline describe la artritis reumatoide como una enfermedad autoinmune que hace que el sistema inmunológico ataque las articulaciones del cuerpo, lo que provoca una inflamación. Aunque los síntomas más comúnmente asociados con esta condición de salud son, obviamente, la hinchazón y el dolor en las articulaciones, también puede causar la pérdida de peso. Esta inflamación crónica hace que el metabolismo se acelere, con lo que se queman más calorías y se pierde peso.

“La enfermedad estimula la inflamación, lo que conduce a una sobreproducción de un grupo de proteínas llamadas citoquinas y a un aumento de la tasa metabólica en reposo”, escribe Reader’s Digest. Básicamente, el cuerpo quema más grasa y calorías de las necesarias, por lo que los pacientes pierden peso sin siquiera intentarlo. O en algunas personas, la pérdida de peso puede ser un efecto secundario de la medicación utilizada para la artritis reumatoide.

11. Demasiado estrés o ansiedad

El actor y director Woody Allen dijo en una ocasión que no necesita hacer ejercicio porque “mi ansiedad actúa como aeróbico” y puede que tenga razón. El estrés tiene efectos físicos diferentes en cada persona, y algunos responden con la pérdida de peso.

Calm Clinic, un recurso en línea sobre la ansiedad con sede en EE.UU., afirma que la pérdida de peso es común en las personas con ansiedad y menor tolerancia al estrés porque probablemente no se come tanto. El estrés puede suprimir el apetito y acabar provocando la pérdida de tejido muscular. Los tics nerviosos -como las sacudidas de piernas y el movimiento constante- también pueden quemar calorías, señala la clínica.

12. Parásitos

El mero hecho de pensar en los parásitos produce náuseas y, lo que es peor, son más comunes de lo que la mayoría de la gente cree. Los parásitos de los que más se habla son las tenías, los ascárides, los anquilostomas y los oxiuros. La Revista Reader’s Digest señala que miles de personas contraen este tipo de parásitos a través del agua o de alimentos contaminados, ya sea cuando viajan o incluso en su casa en los Estados Unidos.

“Los parásitos pueden tardar semanas y meses, a veces años, en revelarse”, afirma el doctor Niket Sonpal, profesor adjunto de medicina clínica en el Touro College de Medicina Osteopática a Reader’s Digest. La fuente explica que los síntomas comúnmente asociados a los parásitos, como las náuseas, los vómitos y la diarrea, pueden provocar una pérdida de peso involuntaria.

13. Pérdida de masa muscular

La pérdida de músculo se produce de forma natural a medida que la gente envejece. De hecho, Reader’s Digest escribe que el 45% de las personas mayores de Estados Unidos lo experimentan, sobre todo si se descuidan al levantar pesas o con otras formas de ejercicio. “Este tipo de atrofia muscular es la sarcopenia, que puede empezar ya a los 40 años y causar una pérdida de peso inexplicable y una reducción de la fuerza, la energía y la movilidad”, dice Abby Sauer, dietista registrada de Abbott al hablar con la fuente.

Hay algunos casos en los que las hormonas de una persona influyen en la cantidad de masa muscular que es capaz de alcanzar, pero en su mayor parte la atrofia muscular está causada por una mala nutrición y la falta de actividad. “Los adultos mayores suelen necesitar más proteínas para construir la misma cantidad de músculo, ya que el cuerpo se vuelve menos eficiente en el procesamiento de proteínas”. La mejor manera de mantener el músculo es añadiendo pesas al entrenamiento y haciendo ejercicio de forma regular.

14. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (también conocida como EPOC) es una forma de enfermedad pulmonar que incluye el enfisema y la bronquitis crónica, explica Healthline. “El enfisema daña lentamente los sacos de aire de los pulmones, dificultando la respiración. La bronquitis crónica provoca la inflamación de las vías respiratorias que llevan el aire a los pulmones. Esto produce mucosidad, tos y problemas respiratorios”, escribe Healthline.

Cuando la EPOC está en sus primeras fases, los síntomas suelen ser bastante leves, con algo de falta de aire, sibilancias, opresión en el pecho y tos leve, pero a medida que la enfermedad avanza los síntomas se agravan. Según Healthline, las últimas fases de la EPOC pueden provocar una pérdida de peso porque la respiración dificultosa quema calorías. La Clínica Cleveland señala que una persona con EPOC quemará 10 veces más calorías que una persona sin EPOC sólo por su respiración dificultosa.

15. Efectos secundarios de los medicamentos

Irónicamente, algunos medicamentos destinados a controlar la depresión y la ansiedad también pueden tener efectos secundarios negativos, como la pérdida de peso. Mental Health Daily, un popular blog de salud, afirma que hay un puñado de medicamentos que pueden quemar kilos, pero la mayoría de los fármacos provocan un aumento de peso.

El blog señala un antidepresivo en el mercado que está vinculado a la pérdida de peso, ya que acelera el metabolismo (quema más calorías) y aumenta la energía como resultado. Otros tratamientos que pueden llevar a la pérdida de peso son los antiinfecciosos, los anticancerígenos, los broncodilatadores (para las dificultades respiratorias) y los fármacos para el TDAH. Esto, por supuesto, no recomienda de ninguna manera que estos medicamentos se utilicen en lugar de una dieta adecuada y ejercicio para controlar el peso.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X