Causas Médicas Comunes de la Sudoración Nocturna

La sudoración nocturna es una ocurrencia muy común. El sudar durante el sueño se refiere a cualquier tipo de sudoración excesiva que lo haga sentir húmedo y cubierto de transpiración. Sin embargo, en muchos casos la sudoración nocturna no se atribuyen al uso de demasiadas sábanas o a la temperatura calurosa de la habitación.

Aquí hay 10 causas médicas comunes de la sudoración nocturna

1. Menopausia

Si usted es mujer y, a cierta edad, su sudoración nocturna puede contribuir a la menopausia o la perimenopausia. La sudoración nocturna es la contraparte nocturna de los sofocos de calor y son comunes durante la transición menopáusica a medida que cambian los niveles hormonales. Cuando experimente sudores nocturnos debido a la menopausia, es posible que se despierte sintiendo frío y sus sábanas estén empapadas por el sudor. Además de este desafortunado escenario, su corazón también puede latir con fuerza. Para ayudar a sobrellevar estos síntomas, baje la temperatura por la noche, use sábanas de bajo número de hilos (cuanto más alto sea el hilo, menos respiran) y pruebe algunos ejercicios de respiración profunda antes de acostarse y cuando se despierte de los sudores.

Despertarse en medio de la noche es bastante malo sin los sudores fríos, y puede ser difícil volver a dormir debido a eso. Si bien las mujeres menopáusicas o premenopáusicas pueden experimentar esto, los hombres, las mujeres más jóvenes y los niños también pueden tener sudores nocturnos debido a un desequilibrio hormonal si sufren de feocromocitoma, un trastorno de las glándulas suprarrenales.

2. Ciertos Medicamentos

La sudoración nocturna es a menudo un efecto secundario de los medicamentos recetados. Por ejemplo, los medicamentos para tratar la depresión, como los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), a menudo causan sudores nocturnos. Además de los antidepresivos, la Mayo Clinic indica que los medicamentos de terapia hormonal y los medicamentos que reducen el nivel de azúcar en la sangre también pueden causar sudores nocturnos.

También hay algunos medicamentos o tratamientos que pueden resultar sorprendentes que pueden causar sudores nocturnos, como la cortisona. La cortisona es un esteroide que reduce la inflamación y alivia el dolor, y se administra a través de una aguja. Se utiliza para tratar varias enfermedades y problemas de salud, desde el túnel carpiano y las variaciones de la artritis hasta la gota y el lupus. Asegúrese de informar a su médico si experimenta algo nuevo, como sudores nocturnos, poco después de comenzar a tomar nuevos medicamentos, ya que podría ser un efecto secundario. Es posible que usted y su médico necesiten experimentar con algunos medicamentos diferentes para encontrar el correcto.

3. Tuberculosis

Si bien los sudores nocturnos pueden ser causados ​​por una serie de problemas que se solucionan o manejan fácilmente, algunos son causados ​​por enfermedades graves y enfermedades como la tuberculosis. En siglos pasados, la tuberculosis era la causa más común de sudores nocturnos. Esta enfermedad potencialmente mortal y altamente contagiosa infectaba con mayor frecuencia los pulmones y causaba sudores nocturnos intensos.

La sudoración nocturna es un síntoma leve de la tuberculosis, generalmente provocada por una fiebre acompañante. Otros síntomas pueden ser mucho peores, como tos con sangre, dolor de pecho, dificultad para respirar y fiebre alta. Además de esto, según la Mayo Clinic, la tuberculosis también puede afectar los riñones, la columna vertebral y el cerebro. La forma en que la enfermedad afecta estas otras áreas de su cuerpo varía. El número de casos de tuberculosis y muertes en los Estados Unidos. Ha disminuido drásticamente a lo largo de los años, pero hay otras áreas en el mundo donde la enfermedad todavía está causando estragos, causando aproximadamente 1.5 millones de muertes este año.

4. Abscesos

Las infecciones bacterianas, como los abscesos graves, incluidos el apéndice, los forúnculos, las amígdalas y los brotes de diverticulitis—son fuentes comunes de sudoración nocturna a medida que el cuerpo trata de combatir la fuente de infección. Los escalofríos nocturnos y los sudores de los abscesos generalmente se acompañan de fiebre. Estas infecciones llenas de pus pueden ser extremadamente dolorosas y pueden hincharse y llegar a ser muy grandes.

Hay dos tipos de abscesos, cutáneos o de la piel e internos. Los abscesos de la piel crecen debajo de la piel y son mucho más fáciles de identificar que los abscesos internos porque se puede ver la infección y el área que está afectando. Muchos abscesos de la piel desaparecen naturalmente, pero en algunos casos,  se puede requerir de un antibiótico. O bien, su médico puede tener que drenar la infección haciendo una pequeña incisión sobre el área hinchada. Pero los abscesos internos pueden tardar más en diagnosticarse. El paciente tendrá dolor en el área general de la infección, puede tener fiebre y, en general, sentirse enfermo. Estos abscesos internos a menudo se desarrollan como una complicación de una condición preexistente.

5. SIDA y HIV

Las personas infectadas con el VIH o que tienen SIDA podrían experimentar sudoración nocturna tan severa y profusa que la ropa de cama, las sábanas y las mantas están completamente saturadas y empapadas de transpiración al despertar. Si bien los sudores nocturnos no siempre son un signo de infección, aquellos que viven con el VIH tienen un mayor riesgo de infección, y esas infecciones pueden ser bastante graves. Los sudores nocturnos generales son incómodos, pero si también hay fiebre presente, es probable que sea un signo de infección.

En las primeras dos semanas de estar infectado con el VIH, muchas personas tendrán síntomas similares a los de la gripe, incluidos los sudores nocturnos. A medida que el virus se asienta en el cuerpo, la respuesta natural del cuerpo es defenderse, lo que resulta en varias formas de enfermedad. Los escalofríos y erupciones cutáneas también podrían ocurrir durante esta fase. Es importante consultar a su médico si es estaba o está en riesgo de exposición y experimenta nuevos sudores nocturnos o síntomas similares a los de la gripe.

6. Medicamento Contra la Migraña de Baja Calidad

Algo tan simple como la aspirina o el acetaminofén, que se toman para tratar un dolor de cabeza severo o fiebre baja, a menudo resultará en sudoración nocturna, así como enrojecimiento o enrojecimiento de la piel del cuello y la cara. Asegúrese de seguir las instrucciones de la etiqueta sobre cuánto puede tomar y con qué frecuencia. Nunca aumente su dosis por encima de las recomendaciones a menos que su médico se lo indique.

Es posible que pueda prevenir o disminuir la gravedad de los sudores nocturnos que son el resultado de tomar analgésicos de bajo grado alternando el tipo de medicamento que toma. En lugar de tomar la dosis recomendada cada 4 a 6 horas (o lo que especifique en la etiqueta), tome un tipo diferente de analgésico cuando sea el momento de otra dosis y cambie de uno a otro. Esto podría ayudar a reducir los sudores nocturnos. Por supuesto, debe hablar con su médico acerca de hacer esto de antemano, y si necesita medicación regular para los dolores de cabeza o la fiebre, puede haber una condición médica que los esté causando. Otros medicamentos que esté tomando podrían causar una mala interacción con los analgésicos, lo que también provocaría sudores nocturnos.

7. Cáncer

La transpiración nocturna también es una señal de advertencia temprana de ciertos tipos de cáncer, siendo el más común el linfoma, una forma de cáncer que ataca las células del sistema linfático. La profusa sudoración nocturna a menudo se acompaña de fiebre y pérdida de peso severa y drástica. La sudoración también puede ocurrir durante el día, dependiendo de la causa y la situación.

Si bien la sudoración nocturna puede ser una señal de advertencia de cáncer, también puede ser causada por tratamientos contra el cáncer. Según el Instituto Nacional del Cáncer, varios tipos de tratamientos contra el cáncer pueden provocar sudores nocturnos y sofocos, incluida la terapia hormonal, la quimioterapia, la radiación y los medicamentos para prevenir o controlar el cáncer. Los medicamentos comunes que causan sudoración son el tamoxifeno, los inhibidores de la aromatasa, los opioides, los antidepresivos tricíclicos y los esteroides. Puede ser incómodo y vergonzoso cuando suda mucho, pero este efecto secundario a menudo no se considera grave o un riesgo significativo para la salud. Siempre es mejor informar a su médico cualquier efecto secundario que experimente de su tratamiento contra el cáncer.

8. Problemas Neurológicos

El sudar es una función normal y natural para controlar la temperatura de su cuerpo y enfriarlo cuando hace calor. También puede ser una reacción cuando estás nervioso o ansioso. Pero a veces, la sudoración nocturna puede deberse a una afección médica. Las afecciones neurológicas comunes, como el accidente cerebrovascular y la neuropatía autónoma y la enfermedad de Parkinson, pueden hacer que los pacientes sean propensos a los sudores nocturnos. Dado que la sudoración está relacionada con los nervios y con su funcionamiento, los nervios dañados causados ​​por muchas de estas afecciones neurológicas darán como resultado señales defectuosas enviadas a las glándulas sudoríparas, lo que hará que trabajen en exceso y causen sudoración nocturna profusa.

En realidad, no es muy común que los sudores nocturnos sean el resultado de problemas neurológicos, pero es posible para algunas personas y situaciones. El seguimiento de la frecuencia con la que se despierta empapado en sudor, así como otros síntomas que ha comenzado a experimentar recientemente, ayudará a su médico a encontrar la causa. Aunque no es común debido a afecciones neurológicas, estas afecciones pueden ser bastante graves y deben investigarse. Vaya a su médico para que pueda encontrar la causa subyacente.

9. Hiperhidrosis Crónica

La hiperhidrosis idiopática, o sudoración excesiva, es en realidad una condición médica caracterizada por la producción de exceso de sudor por parte del cuerpo. Esto se considera una afección crónica, aunque no hay una causa médica concreta relacionada con ella que no sea la genética o los antecedentes familiares. Las personas con esta afección sudan con facilidad y con frecuencia. Lo que una persona normal sin la afección considera una temperatura fría, las personas con hiperhidrosis idiopática pueden sentir que hace demasiado calor o sudar independientemente de la temperatura.

La hiperhidrosis no es una amenaza seria para su salud, pero puede ser incómoda y vergonzosa cuando la persona no puede controlar o evitar sudar. Dicho esto, algunas personas sudan mucho porque tienen una causa subyacente que podría ser grave. Los médicos a menudo se refieren a esto como hiperhidrosis secundaria. Si no existe una afección médica o un medicamento que le haga sudar, hay algunas cosas que pueden ayudar a reducir la sudoración excesiva, incluidos los antitranspirantes recetados y los cambios en el estilo de vida.

10. Hipoglucemia

Aquellos que sufren de hipoglucemia, una condición que causa niveles bajos de glucosa en la sangre, pueden experimentar sudores nocturnos tanto en la etapa prediagnosticada como en las etapas posteriores. La caída en los niveles de azúcar en la sangre durante la noche puede llevarlo a sudar profusamente y, a veces, puede provocar pesadillas y dolores de cabeza. Además de los niveles bajos de azúcar en la sangre que causan sudores nocturnos, muchos medicamentos recetados para tratar la hipoglucemia también pueden causar sudoración nocturna como efecto secundario.

La hipoglucemia puede interferir con la forma en que funcionan los nervios,  lo que se denomina neuropatía autonómica (explicada anteriormente en este artículo). Los nervios dañados no envían las señales adecuadas a las glándulas sudoríparas, lo que resulta en sudores nocturnos. Las personas que tienen una condición de neuropatía autonómica e hipoglucemia son propensas a sudar más fácilmente de ciertos alimentos y durante el ejercicio ligero. Para las personas con diabetes que luchan con el nivel alto de azúcar en la sangre, el medicamento para reducir el azúcar en la sangre podría hacer que tenga hipoglucemia por la noche, lo que resulta en  sudores nocturnos y ansiedad. Si esto sucede, hable con su médico sobre sus opciones para prevenir o reducir la cantidad de sudor.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X