Cálculos en las amígdalas o tonsilolitos: ¿Qué son y cómo se eliminan?

Es fácil olvidar lo complejo que es el funcionamiento interno de tu boca. Disfrutas de tu comida, bebes tu té y te cepillas los dientes todos los días, y rara vez piensas en ello. Eso es hasta que el dolor, la molestia y la irritación llaman a la puerta. Las amígdalas también suelen pasarse por alto, hasta el momento en que les ocurre algo.

Una de las pocas cosas que pueden hacer que se maldigan las amígdalas es lo que se conoce como cálculos en las amigdanas o tonsilolitos. Pero, ¿qué son, qué las provoca, cuáles son sus síntomas y qué puedes hacer para deshacerte de ellas? Sigue leyendo y descúbrelo.

¿Qué son los cálculos en las amigdalas?

Los tonsilolitos no siempre son fáciles de detectar y pueden variar mucho en forma y tamaño. Pero ¿qué son exactamente?

En la parte posterior de la garganta del ser humano común hay un par de masas de tejido blando llamadas amígdalas. Las amígdalas, que forman parte del sistema linfático, suelen ayudar a atrapar las bacterias y los virus que entran en el cuerpo a través de la boca.

Los cálculos en las amigdalas, denominados médicamente tonsilolitos, son masas blancas o amarillentas que a veces se desarrollan en la superficie de la amígdala. Los cálculos de amígdalas pueden tener un tamaño muy variable, por lo que son muy difíciles de diagnosticar sin ayuda profesional.

¿Qué causa los cálculos en las amigdalas?

¿Recuerdas que antes mencionamos que la función de las amígdalas es atrapar bacterias, virus y residuos? Los cálculos de amígdalas son el resultado de que las amígdalas retengan esos residuos durante demasiado tiempo.

A veces, las células muertas, el moco, los alimentos e incluso la saliva pueden quedar atrapados en los diversos túneles y fosas que componen las amígdalas. Si esos restos quedan atrapados durante el tiempo suficiente, se endurecen y se convierten en cálculos dentro las amígdalas. Las amígdalas grandes, los problemas crónicos de sinusitis, la amigdalitis crónica y la mala higiene dental pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cálculos en las amígdalas.

Ahora que sabemos lo que son y lo que los causa, es el momento de analizar precisamente lo que se siente al padecerlos.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos en las amígdalas?

El hecho de que no pueda ver un cálculo en las amigdalas con sus propios ojos no significa necesariamente que esté libre de síntomas.

Aparte de la aparición de restos blancos o amarillos en las amígdalas, los afectados también pueden experimentar mal aliento, dolor de garganta o problemas para tragar. La tos persistente, el dolor de oído y la inflamación de las amígdalas también se asocian a los cálculos en las amigdalas.

Como eliminar los cálculos en las amígdalas

Si cree que puede estar experimentando uno o más de los síntomas anteriores, asegúrese de ponerse en contacto con su médico. También es una buena idea llevar un diario para ayudar a controlar cualquier síntoma persistente.

Ahora que entendemos qué son los cálculos en las amígdalas y qué las causa, echemos un vistazo a las formas efectivas de deshacerse de los cálculos en las amígdalas.

Gárgaras de agua salada

Detectar cálculos en las amígdalas no es el fin del mundo. De hecho, hay varios remedios caseros que puedes probar con seguridad en casa antes de necesitar una receta o un procedimiento médico invasivo.

Hacer gárgaras con una taza de agua salada caliente durante 10 o 15 segundos puede ayudar a aflojar los cálculos de las amígdalas. Además, hacer gárgaras con agua salada también puede aliviar algunos de los molestos síntomas de los cálculos en las amígdalas, como el dolor o el picor de garganta.

Removerlos manualmente

No se recomienda eliminar manualmente los cálculos de amígdalas más resistentes con un objeto doméstico duro, como un cepillo de dientes. Hay muchas cosas que pueden salir mal. Hacerlo puede provocar una infección, una hemorragia o una lesión en el tejido blando que compone las amígdalas.

En su lugar, si insiste en un enfoque más proactivo para eliminar los cálculos de las amígdalas, pruebe un waterpik o un irrigador de agua a baja presión. Cuando se dirige correctamente, el suave chorro de agua puede ayudar a eliminar los cálculos de forma segura y eficaz. Ten en cuenta que, una vez aflojadas, los cálculos de las amígdalas pueden suponer un peligro de asfixia (especialmente en los niños).

Criptolisis de amígdalas con láser

Si los remedios caseros no surten efecto, hay más opciones. Una visita a su médico podría ponerle en la lista de candidatos para un procedimiento de criptolisis de amígdalas con láser.

Aunque es un poco invasiva, la criptolisis de amígdalas con láser requiere muy poco tiempo de recuperación y sirve para eliminar el desarrollo de cálculos en las amigdalas de una vez por todas. Logra esta hazaña mediante el uso de un láser y un anestésico local para librar a sus amígdalas de los agujeros, grietas y hendiduras que las componen.

Criptolisis por coblación

La criptolisis por coblación es otro procedimiento médico que suele utilizarse en los casos en que la criptolisis de amígdalas con láser se considera insuficiente.

La criptolisis por coblación también puede realizarse mientras el paciente está totalmente despierto y suele ser el último recurso para remediar el desarrollo constante de cálculos en las amigdalas, antes de una amigdalectomía completa. Este procedimiento requiere mucho menos tiempo de recuperación que una amigdalectomía tradicional y está diseñado para librar toda la superficie de la amígdala de grietas y hendiduras de una vez por todas.

Amigdalectomía

La amigdalectomía se utiliza tradicionalmente para tratar la infección e inflamación de las amígdalas, aunque su popularidad ha disminuido. El procedimiento consiste en la extirpación quirúrgica completa de las amígdalas, eliminando así la amenaza de los cálculos en las amigdalas.

El tiempo de recuperación de una amigdalectomía puede ser extenso. Los pacientes que se recuperan deben evitar las actividades extenuantes y guardar al menos unos días de reposo en cama. Todo ello sin dejar de soportar un dolor de garganta de moderado a intenso durante un máximo de dos semanas, náuseas o vómitos, fiebre leve, etc.

Cómo prevenir los cálculos en las amígdalas

La única forma de librarse por completo del riesgo de desarrollar piedras en las amígdalas es extirparlas por completo. Pero hay otras medidas que puedes tomar para ayudar a reducir el riesgo.

Practicar una buena higiene bucal con una rutina diligente de cepillado y uso de hilo dental ayudará. Hacer gárgaras con agua salada regularmente también puede ayudar. Invertir en un waterpik e integrar el enjuague bucal en tu rutina de higiene dental también son formas probadas de prevenir el desarrollo y la recurrencia de las piedras en las amígdalas.

Un apunte más sobre los cálculos de las amígdalas

Puedes hacer gárgaras con agua salada, cepillarte los dientes con regularidad e incluso comprar un Waterpik, pero eso no es ni mucho menos un plan infalible. El hecho es que algunas personas son más propensas a desarrollar cálculos en las amígdalas que otras.

Controlar las amígdalas para detectar signos de cálculos y estar al día en todas las visitas anuales al médico y al dentista es la mejor manera de protegerse contra esta molesta afección. Esperamos que lo que has aprendido hoy te ayude a tener una boca más sana.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X