Dormir ESP

¡A dormir, a dormir! ¡Antes de que las chinches vengan a por ti!

Todos nos hemos ido a la cama con la tranquilidad de que allí estaremos seguros y cómodos y de que podremos descansar. Sin embargo, cuando las chinches, esos pequeños insectos redondos de color marrón que se alimentan de sangre humana y animal, están al acecho; es muy difícil no perder aunque sea un poquito la calma.

Si bien son una molestia — es importante saber que no transmiten enfermedades y que no las favorecen los ambientes con poca higiene. No obstante, estos bichitos sí que saben cómo escabullirse en los equipajes. Aquí le presentamos ocho factores que debe tener en cuenta acerca de las chinches de cama…

1. Cómo ingresan a su hogar

Las chinches son insectos pequeños y astutos. Por lo general, se escabullen, sin que nadie lo note, en maletas; aunque pueden infestar su hogar si ya se han establecido en una manta o frazada, en un sillón o en una prenda reciclada.

Son planos y tienen forma ovalada — su tamaño es muy similar al de la semilla de una manzana y tienen el ancho de una tarjeta de crédito, lo cual les permite escurrirse por cualquier orificio. Sin embargo, cuando se alimentan con sangre, su cuerpo se hincha y adquiere una tonalidad rojiza.

2. ¿Dónde viven?

No verá rastros de chinches en sus paredes o techos debido a que estos insectos no pueden volar. Prefieren vivir en espacios ocultos en grandes grupos, pero prefieren no anidarse. En su lugar, la chinche hembra dejará cientos de huevos en mantas o frazadas, en muelles de colchones y en sillones y es muy probable que lo haga cerca de humanos o de animales de los cuales pueda alimentarse.

Debido a la gran cantidad de crías que dejan las hembras, es muy probable que éstas se dispersen por todo el mobiliario y la ropa de cama de la habitación e incluso por otras áreas cercanas.

3. Cómo detectarlas

Los huevos tienen el tamaño de una partícula de polvo, pero una vez depositados, las crías o ninfas saldrán en busca de sangre humana o animal durante la noche y cambiarán la piel hasta 5 veces después de cada festín. Estos insectos pueden alcanzar la madurez en alrededor de un mes.

Si bien tienden a permanecer escondidos, puede que localice alguno caminando por sus pisos o por alguna pared cercana a un sillón, a un respaldo de cama o a una frazada.

4. Peligros al viajar

Además de los robos, del agua no potable y de las quemaduras solares, los viajeros internacionales deben estar siempre atentos a la presencia de chinches. Los hoteles y sus habitaciones son su hábitat preferido.

Antes de deshacer sus maletas, corrobore que la habitación haya sido fumigada. Es fácil notar los rastros de piel mudada de las chinches, ya que tiene un color marrón traslúcido. Si este es el caso, mantenga cerrado su equipaje y exija un cambio de habitación.

5. Medidas preventivas después de un viaje

Si por error trajo chinches de recuerdo a su hogar después de un viaje, es muy probable que las encuentre dentro de su equipaje. Una vez en casa, se recomienda que inspeccione su valija al aire libre.

Para evitar que ésto le vuelva a pasar, cuando viaje, almacene las prendas en bolsas de plástico Ziploc y lávelas con agua caliente de inmediato al llegar a casa. Además, seque su ropa a altas temperaturas para quemar cualquier otro organismo presente en las telas.

6. Invitados sorpresa llegan a su hogar

Todos adoran traer a casa un souvenir de su viaje, aunque a nadie se le ocurriría traer chinches de cama.

Si alguno de estos insectos logró escabullirse en su equipaje, es posible que infeste su hogar con mucha rapidez. De ser así, notará la presencia de pequeños rastros rojizos en sus sábanas al igual que las picaduras en su cuerpo, las cuales, al principio, no dolerán pero después empezarán a picarle. Puede que hasta vea a estas pequeñas criaturas merodeando por su cama.

7. Cómo deshacerse de las chinches

Si comprueba la presencia de estas criaturas en su hogar, lo mejor que puede hacer es actuar con rapidez. Inmediatamente aspire y lave su ropa de cama, su colchón, el respaldo de su capa, las alfombras y las áreas circundantes para acabar con cualquier insecto que pueda andar dando vueltas.

Si se han convertido en una plaga, es probable que hasta vivan en los zócalos, en las paredes y en los interruptores. Revise cualquier sitio en el que puedan esconderse.

8. Mayor prevención

Almacenar su ropa de cama en bolsas herméticamente cerradas lo ayudará a prevenir un nuevo ataque de estas pequeñas invasoras. El control de plagas es ideal y su jardinero de confianza le sugerirá que consiga ciertas plantas que también pueden serle de gran utilidad a la hora de combatir las chinches.

Ciertas hierbas — como las hojas de nogal negro y el ajo, pueden ser utilizadas como insecticidas no químicos y pueden contribuir a la protección de su hogar contra estos insectos tan molestos. La pimienta de cayena de tierra también es un insecticida muy poderoso.

X